“Mucha angustia”: habló la madre que pidió de rodillas por la vuelta a clases presenciales

·2  min de lectura

Daniela Molina vive en La Calera, provincia de Córdoba, y tiene una hija de 11 años que desde marzo de 2020 cursa de manera virtual la Primaria. Este viernes, cuando el presidente Alberto Fernández visitó la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea), vio la posibilidad de acercarse y expresar su descontento.

Sin embargo, no pensó que su pedido llegaría tan lejos. Un vecino grabó su ruego de rodillas y casi llorando que le hizo a un funcionario para que regresen a la provincia las clases presenciales y el video se viralizó rápidamente en las redes sociales.

En diálogo con LA NACION, Daniela, madre de Lourdes, contó que no tenía previsto todo lo que sucedió. “Se dio porque la calle estaba cerrada y cada tanto pasaba un auto. Cuando lo vi, lo frené y sentí hacerle el pedido”, dijo.

Costantini explica por qué colapsó el edificio y cómo se construye sobre el mar

En un principio trascendió que el funcionario era Daniel Passerini, viceintendente de la ciudad de Córdoba, pero se trató del decano de la Universidad Nacional de Córdoba (UCN). “Cuando vi que era él le pedí que mi mensaje le llegue al gobernador [Juan Schiaretti] y al ministerio de Educación”, expresó.

En el video, Daniela se arrodilla frente al auto y le pide que abran las escuelas. “¡Por favor se lo pido! ¡Por favor se lo pido!”, exclama. Y con la ventanilla baja, el funcionario responde: “Los estamos educando”.

“Sí. Pero cómo, a través de un zoom que no todo el mundo tiene. Los niños necesitan ir a la escuela. Por favor se lo pido, si usted llega al gobernador, si usted llega al ministro, por favor dígale que una mamá de rodillas le pidió”, enunciaba la mujer.

-¿Qué sentiste al ver el video?

-Después de que me arrodillé, me senté en el cordón de la vereda y lloré con mucha angustia. Al verme en las redes sentí vergüenza, sobre todo por mi hija, que no se avergonzara de su madre. Pero hubo mucha gente que me hizo sentir muy bien”.

La espera de familiares de los desaparecidos en Miami, entre la angustia y la desesperación: “Necesitamos saber”

Cuando se le preguntó sobre cómo atravesó este tiempo la pandemia, Daniela expresó: “Gracias a Dios podemos tener internet en casa, pero mi hija era muy extrovertida y la virtualidad le cambió mucho su carácter”.

Contó que actualmente en Córdoba comenzaron con el sistema burbuja en el área de educación, donde una semana asiste a la escuela y otra se queda en su casa. “La educación iguala y la virtualidad expone la desigualdad. Hay materias como Música, Educación Física y Computación que sí o sí necesitan al docente con ellos”, fundamentó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.