Angela Merkel visitó una de las zonas devastadas por las inundaciones y pidió acelerar el combate al cambio climático

·4  min de lectura
La canciller alemana Angela Merkel y Malu Dreyer, ministro presidente de Renania-Palatinado, hablan con un residente afectado durante su visita a la aldea de Schuld, devastada por las inundaciones.
Christof Stache

PARIS – El dramático balance de por lo menos 183 muertos provocados por las inundaciones de la semana pasada en Alemania, causaron consternación en la canciller Angela Merkel, que visitó hoy el Land de Renania-Palatinado, una de las regiones más golpeadas del país.

Quién era Hello Kitty, la narcotraficante que aterrorizó Río de Janeiro con solo 20 años

Después de constatar los inmensos daños dejados por las que calificó de “inundaciones del siglo” en Europa del oeste, Merkel, que se hallaba en Estados Unidos en el momento de la catástrofe, pareció incapaz de ocultar su emoción.

Es una situación surrealista y fantasmagórica. Casi diría que el idioma alemán tiene dificultad para hallar palabras que describan la devastación que se produjo”, confió la canciller en conferencia de prensa, después de haber recorrido el pueblo de Adenau. Merkel prometió que “el gobierno federal y las regiones actuarán en conjunto para devolver progresivamente el orden” en las zonas devastadas.

Angela Merkel conversa con los trabajadores de emergencia y rescate.
Christof Stache


Angela Merkel conversa con los trabajadores de emergencia y rescate. (Christof Stache/)

Más de 300 personas seguían desaparecidas hoy a la noche solo en el cantón suburbano de la ciudad de Bonn, que cuenta con unos 600.000 habitantes. Decenas de miles de alemanes se han visto afectados tanto por la destrucción de sus casas como por los cortes en el suministro de electricidad, gas o líneas telefónicas. Sin hablar de rutas destruidas, puentes derrumbados y pueblos bajo los escombros.

El vicecanciller y ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, anunció la adopción, la semana próxima, de una ayuda de emergencia que debería elevarse a unos 300 millones de euros. El gobierno federal también promete un vasto programa de reconstrucción de varios miles de millones de euros.

Una excavadora retira los escombros durante las tareas de limpieza en Altenahr, Alemania.
Una excavadora retira los escombros durante las tareas de limpieza en Altenahr, Alemania.


Una excavadora retira los escombros durante las tareas de limpieza en Altenahr, Alemania.

A juicio de Merkel, no parece haber dudas sobre las causas de la catástrofe: “La suma de todos los episodios a los que asistimos en Alemania y la fuerza con la que se producen… todo deja pensar (…) que existe una conexión con el cambio climático”, declaró. “Debemos apurarnos. Debemos ir aun más rápido en la lucha contra el cambio climático”, insistió.

Encuentran una antigua “alcancía” vikinga llena de monedas de 1000 años de antigüedad

La posición de Merkel coincide con la de otros dirigentes europeos cuyos países también fueron azotados por las intemperies de la semana pasada. En total el balance provisorio en Europa del oeste se eleva a 190 muertos y centenares de desaparecidos pues, en Bélgica, el número de decesos se elevaba anoche a 31.

Pero, el cambio climático, que según los expertos juega un papel importante en los fenómenos meteorológicos extremos como las lluvias torrenciales o los aplastantes calores, no es el único responsable. La excesiva urbanización, la falta de sensibilización y preparación a los riesgos o incluso las alertas demasiado tardías de las autoridades también son evocadas para explicar semejante drama.

Una fotografía tomada el 15 de julio de 2021 muestra automóviles apilados junto al agua en una rotonda en la ciudad belga de Verviers, luego de que fuertes lluvias e inundaciones azotaran Europa occidental y mataran al menos a dos personas en Bélgica.
FRANCOIS WALSCHAERTS


Una fotografía tomada el 15 de julio de 2021 muestra automóviles apilados junto al agua en una rotonda en la ciudad belga de Verviers, luego de que fuertes lluvias e inundaciones azotaran Europa occidental y mataran al menos a dos personas en Bélgica. (FRANCOIS WALSCHAERTS/)

Y si bien el agua parecía descender hoy en el oeste alemán, el país sigue en pie de guerra debido a nuevas crecidas en el sur y el este, donde el distrito de Berchtesgaden decretó el “plan catástrofe”. Las inundaciones también afectaron a la vecina Austria, en particular la ciudad de Hallein, mientras que las regiones de Salzburgo y Tirol se encuentran en estado de alerta.

En todo caso, la catástrofe en Alemania asumió un tono mucho más político que en los países vecinos, no solo porque el país se encuentra en plena campaña electoral para las elecciones legislativas del 26 de septiembre, que deben designar al sucesor de Angela Merkel. Hoy, el jefe del partido conservador de la canciller (CDU) y favorito en los sondeos, Armin Laschet, cometió un error político que podría costarle muy caro: Laschet fue filmado riéndose durante un homenaje del presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, a las víctimas de las inundaciones.

Golpe al bitcoin: destruyen con una aplanadora más de 1000 máquinas para minar criptomonedas

“Laschet se divierte mientras el país sufre”, escribió el popular diario sauf.

Las imágenes se volvieron virales en pocos minutos provocando la indignación nacional y obligando al interesado a presentar excusas por su comportamiento “inapropiado”. La polémica asumió características de escandalo debido a que Laschet es, además, dirigente del Land de Renania-del-Norte-Westfalia, una de las dos regiones más castigadas por las inundaciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.