Andrés Larroque, sobre la misa kirchnerista en Luján: “Quizá fue precipitada la convocatoria”

·3  min de lectura
Así se vio la Basílica de Luján en la misa por el ataque a Cristina Kirchner
Así se vio la Basílica de Luján en la misa por el ataque a Cristina Kirchner - Créditos: @presidencia

El secretario general de La Cámpora y ministro bonaerense, Andrés “Cuervo” Larroque, volvió a desmentir hoy que la misa en la Basílica de Luján, realizada por el Frente de Todos (FdT) el sábado para pedir por “paz y fraternidad” tras el atentado a Cristina Kirchner, haya tenido intenciones partidarias. No obstante, admitió que “quizá fue precipitada la convocatoria” por lo que la oposición no asistió.

Ante las quejas del arco opositor que calificó el evento como una intención de “transformar a la Basílica de Luján en una unidad básica” del FdT, Larroque explicó en declaraciones radiarles la postura del oficialismo.

“No hay que dramatizar, el otro día [por el sábado] se dio un impulso natural de ir a Luján por lo que significa la Virgen para el pueblo argentino y por todo lo que ocurrió, pero desde ya fue precipitada la convocatoria”, explicó en una entrevista con radio La Red.

Además, aclaró que ese fue el tono porque el llamado a realizar la misa se dio “en el marco de la consternación y salió una iniciativa rápida por parte del intendente de Luján”, Leonardo Boto.

Larroque dijo que “no hay que dramatizar” si el sábado la oposición no pudo asistir, por lo que “se verá en otra ocasión” y destacó: “Desde nuestra parte, tenemos la predisposición de generar ese marco [de encuentro] porque la situación es muy delicada”.

En cuanto a la nueva amenaza de muerte contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, Larroque dijo: “Estremece un poco. Antes los sectores más violentos de la sociedad estaban en el subsuelo, no en el nivel político y la radicalización que se fue dando en el clima político en la Argentina generó condiciones para que esas personas, que no actúan acorde a la democracia, hagan algo como lo que ocurrió el otro día”.

Luego, dijo que el objetivo de ahora en más para la dirigencia es “demostrar que la democracia tiene vitalidad” y que esas actitudes violentas “deben volver a ser expresiones marginales”.

Por último, dijo que para que se afiancen los canales de diálogo entre los diferentes frentes políticos, “el radicalismo también debería retomar el rol histórico que tuvo” ya que siempre fue “colaborativo a crear marcos de diálogo democrático”.

Así, dijo que ese espacio se vio desplazado cuando se decidió la candidatura a presidente de Mauricio Macri en la colisión de Juntos por el Cambio.

“Recuerdo cuando hubo una discusión muy fuerte cuando se definió la candidatura a presidente de Mauricio Macri y hubo un sector del radicalismo en desacuerdo”, dijo. Larroque argumentó que esto originó “un reordenamiento de la oposición al peronismo donde la hegemonía la pasó a tener un sector más liberal radicalizado y el radicalismo pasó a ser un tercer sector”.

En ese sentido, destacó que el radicalismo “siempre fue colaborativo a crear marcos de diálogo democrático” y cerró: “Hoy la ecuación politica se ha desbalanceado y eso no es bueno”.