“Anarquía total”: Informe revela la cruda realidad de la infame prisión Rikers Island

·4  min de lectura

Las condiciones peligrosas y disfuncionales en Rikers Island son "de otro nivel" y "peores que cualquier cámara de tortura", según los entrevistados para una nueva exposición sobre la infame prisión de Nueva York, donde los detenidos supuestamente han tomado el control de algunas áreas.

Rikers, un complejo de cárceles que comprende ocho edificios y está ubicado en una isla cerca de Manhattan en East River, ha estado bajo fuego durante décadas por diferentes razones de derechos humanos. Una investigación de The New York Times publicada el lunes reveló que el sistema ya en dificultades había alcanzado niveles increíbles de caos alimentado por una pandemia, con detenidos presuntamente supervisando varios segmentos y guardias que se negaban a presentarse o promulgar políticas disciplinarias.

"Rikers ha sido durante mucho tiempo disfuncional, decrépito y peligroso", dijo al Times Zachary Katznelson, director ejecutivo de la Comisión Independiente de Justicia Penal y Reforma del Encarcelamiento de la Ciudad de Nueva York.

“Lo que vemos hoy es el siguiente nivel. Es una incapacidad para brindar incluso los servicios básicos, algo que no hemos visto en mucho tiempo, si es que nunca".

Según el artículo del Times, los incidentes durante este verano han incluido un caso de un detenido que secuestró un autobús y embistió un edificio; otro que agarró las llaves de un oficial para cortarle la cara y el cuello y otro más que derribó la rejilla de su celda para apuñalar al hombre en la habitación contigua.

“Rikers alberga a más de 4 mil 800 detenidos en un día determinado, la mayoría de los cuales están a la espera de juicio y no han sido condenados por ningún delito. La mayoría no comete actos violentos y un número significativo lucha con enfermedades mentales”, informó el Times. “Doce detenidos, la mayoría en Rikers, han muerto este año, lo que convierte a 2021 en el año más mortífero en el sistema penitenciario de la ciudad de Nueva York desde 2015.

"Se ha castigado a cuatro capitanes y ocho agentes penitenciarios por no realizar correctamente su trabajo en relación con esas muertes".

El mes pasado, luego de la orden de la gobernadora Kathy Hochul de expandir las audiencias judiciales remotas dada la situación en Rikers, la ACLU de Nueva York calificó las condiciones en el complejo penitenciario como un "desastre humanitario".

En 2019, el consejo de la ciudad votó para cerrar el complejo Rikers en su apariencia de entonces y se elaboraron planes para reemplazarlo con cuatro edificios correccionales diferentes. La decisión siguió a un informe de la comisión dos años antes, encabezada por un juez jubilado de Nueva York, que emitió recomendaciones que iban desde la liberación previa al juicio de más personas hasta el cierre total de la isla.

Ese juez, Jonathan Lippman, que escribió en 2019 con Taylor Nims en Law360, se refirió al suicidio en 2014 de Kalief Browder, un adolescente del Bronx acusado de robar una mochila. La muerte del joven galvanizó aún más el movimiento por la reforma de Rikers.

“Kalief pasó tres largos años en varias cárceles de Rikers, donde fue brutalizado por guardias y otros detenidos por igual, antes de que se desestimaran los cargos en su contra”, escribieron los dos. “Atormentado por su experiencia con Rikers, se ahorcó después de ser liberado".

Según la última investigación del Times, la actual "anarquía total" dentro del complejo es difícil de comprender.

"Los detenidos en algunos edificios han tomado un control casi total sobre unidades enteras, decidiendo quién puede entrar y salir, según muestran los registros y entrevistas", informó el periódico. “En otros edificios, han entrado y salido de las salas de descanso del personal y áreas restringidas de manera similar, con algunas reglas en contra de fumar tabaco y marihuana.

“A veces han contestado teléfonos que se suponía que debían estar atendidos por guardias. Varios robaron llaves y las utilizaron para liberar a otros detenidos, quienes luego cometieron diversos actos de violencia”.

Incluso antes de las revelaciones de esta semana, Lippman y Nims advirtieron en 2019 que historias trágicas como la de Browder ejemplificaban “no solo la miseria de las cárceles mismas, sino también otros problemas en el sistema de justicia de la ciudad de Nueva York, incluidos retrasos en los casos que pueden durar años y un sistema de fianza en efectivo que permite a los ricos pagar por su libertad mientras esperan el juicio, pero encierra a los pobres que no pueden pagar la fianza".

“Estos daños recaen de manera desproporcionada sobre personas afroamericanas, destrozando familias y comunidades. El costo humano es enorme”.

Leer más: Hallan mujer muerta fuera de casa de su madre

“El costo financiero de este sistema disfuncional también es enorme: según el Contralor de la Ciudad de Nueva York, en 2018 el costo de alojar a alguien en una cárcel de Rikers durante un año fue de 302 mil dólares. El costo sigue aumentando”, escribieron.

Un portavoz de la NYCLU le dijo a The Independent el lunes que no tenía a nadie disponible para comentar sobre el informe del Times.

Relacionados

Bill de Blasio: el alcalde de Nueva York hizo un mal uso de los detalles de seguridad y la policía de Nueva York lo encubrió, dice un informe

Nueva York: Mujer ataca con agua hirviendo a sordo y después lo apuñala

Mujer escapa de un acosador corriendo a su apartamento en Nueva York, en video estresante

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.