ANALISIS-Un año después de la pandemia, el mundo del arte se adapta para sobrevivir

Brenna Hughes Neghaiwi y Barbara Lewis
·8  min de lectura
FILE PHOTO: Visitors take a picture in front of the installation "Plastic Tree" by Cameroonian artist Tayou at the Art Unlimited exhibition at the Art Basel fair in Basel

Por Brenna Hughes Neghaiwi y Barbara Lewis

ZÚRICH, 18 mar (Reuters) - El bullicio que reina cada verano en una elegante sala de exposiciones de Basilea, donde los coleccionistas aprovechan para hacerse con obras de arte y descubrir nuevos talentos, será sustituido este año por filas de suizos que mantienen la distancia social mientras esperan a recibir la vacuna de COVID-19.

El edificio Herzog & de Meuron acostumbra a acoger una de las mayores ferias de arte del mundo en junio, si bien el año pasado tuvo que ser cancelada debido a la pandemia y este año se ha trasladado a septiembre. El centro de congresos adyacente, por su parte, se ha convertido en un centro de vacunación.

El mundo del arte se tambalea por el impacto de as restricciones, las prohibiciones de viajar y las normas de distanciamiento social, y ferias como Art Basel han sufrido más que la mayoría. El negocio de la compra y venta de arte está teniendo que adaptarse para limitar los daños.

Las transacciones mundiales de obras de arte cayeron un 22% en 2020, hasta los 50.100 millones de dólares, según el informe sobre el mercado del arte de UBS y Art Basel publicado el martes, la mayor caída del mercado desde la última crisis financiera.

Pero el panorama fue desigual, ya que se mantuvieron las compras de los más adinerados, sobre todo de Asia.

A diferencia de la crisis financiera de 2007-2009, cuando muchos de los ricos del mundo perdieron dinero, los súper ricos se han enriquecido durante la pandemia, ya que los estímulos financieros y la volatilidad de los mercados han servido para aumentar sus fortunas.

Las grandes casas de subastas, encabezadas por Sotheby's y Christie's, ya estaban acostumbradas a las pujas telefónicas y a las ventas en línea, por lo que pudieron maniobrar con relativa facilidad para atraer a los clientes ricos en efectivo.

Ambas empresas informaron de un descenso general en sus negocios, pero registraron un récord en la actividad en línea y una notable resistencia entre los compradores asiáticos, mientras que se reforzaron las tendencias prepandémicas de interés por artistas negros, por mujeres y por creadores vivos.

Este año, esperan aprovechar la afluencia de jóvenes coleccionistas que han encontrado el mundo online más accesible que las antiguas salas de subastas, así como las ganas de los compradores más tradicionales por volver a los actos presenciales.

"Hay una enorme demanda reprimida de experiencias e incluso de gasto, una vez que haya un poco más de estabilidad y previsibilidad", dijo a Reuters el consejero delegado de Sotheby's, Charles Stewart.

"Tenemos el potencial para el mayor 'boom' de los últimos tiempos, suponiendo que lleguemos a un escenario en que la gente se sienta cómoda saliendo de su casa".

BEEPLE

Para Christie's, el año 2021 ha supuesto una confirmación espectacular del potencial de creación de riqueza del mundo virtual. Sin ir mas lejos, este mes ha acogido una venta de obras de arte digitales por la histórica cifra de 70 millones de dólares.

En una subasta en línea celebrada a lo largo de 14 días, las pujas por la obra del artista estadounidense Beeple comenzaron en 100 dólares y se dispararon rápidamente, con 22 millones de visitantes que acudieron a los últimos minutos de la puja.

Christie's planea seguir el éxito con más ventas de los llamados "tokens no fungibles" (NFT, por sus siglas en inglés), u obras de arte que sólo existen en forma digital.

Parece que cada vez hay más gente dispuesta a comprar obras de arte por Internet sin ver primero la obra real.

"Lo que hemos observado es simplemente un hecho sobre hábitos: los coleccionistas están más dispuestos que nunca a comprar a partir de una imagen", dijo Rachel Lehmann, cofundadora de la galería neoyorquina Lehmann Maupin.

Pero añadió que el espacio virtual supone un reto para los artistas y las obras de arte que no se traducen bien en una imagen digital.

EL GANADOR SE LO LLEVA TODO

Para la artista alemana ANTOINETTE, el confinamiento no fue del todo malo: la cancelación de los actos públicos le permitió una estancia prolongada en el castillo de Merseburgo, en el este de Alemania, donde estaba trabajando.

Utilizando sólo lápices, está creando intrincados dibujos en paneles de 5 metros de altura que forman parte de un proyecto de varios años sobre la identidad cultural europea titulado "ALTAR de Europa".

Los habitantes de la zona, socialmente distantes, pueden observar su trabajo a través de las ventanas, y ANTOINETTE dijo que se habían convertido en su red de relaciones.

"He llegado a sentirme parte de la comunidad", dijo la artista a Reuters.

Pero si se siente realizada artísticamente, financieramente su situación es peligrosa, ya que encargos como los de retratos se han agotado durante la pandemia.

Las galerías más pequeñas también están pasando apuros, según los expertos, porque la pandemia ha acelerado la concentración del mundo del arte en menos manos: compradores muy ricos y vendedores de alto perfil y establecidos. https://reut.rs/2LNUmNW

"En comparación con la última recesión, cuando la riqueza de todo el mundo bajó, en ésta la riqueza de los multimillonarios ha aumentado realmente", dijo la economista especializada en arte Clare McAndrew, autora del informe Art Market.

"Estas cosas son buenas para las ventas de arte (...). Pero nos devuelve a nuestro viejo problema de que la infraestructura está sobrecargada de gente y de que el ganador se lo lleva todo".

El informe de UBS y Art Basel encontró que las ferias representaron el 43% de las ventas de los marchantes de arte en 2019, pero solo el 22% en 2020, algo menos de la mitad de las cuales fueron generadas por eventos digitales.

"El mundo digital está concentrando la compra en lo que está de moda (en las redes sociales) y a través de las grandes galerías que emplean a más de 100 personas", dijo James Mayor, que dirige la Mayor Gallery de Londres desde que la tomó de manos de su padre en 1973.

Aunque siempre ha asistido a Art Basel, ha evitado su oferta digital, que, según él, no sustituye al evento real. Otros coinciden con este parecer.

"Hasta ahora los formatos digitales no lo han sustituido, ya que nos beneficiamos de la interacción cara a cara y del ambiente de una feria física", dijo a Reuters Stefan von Bartha, director de la galería von Bartha, con sede en Basilea.

No son sólo las galerías las que sufren.

En un año normal, los casi 100.000 visitantes de Art Basel contribuyen a aumentar la ocupación de las habitaciones de los hoteles hasta casi el pleno rendimiento durante los cuatro primeros días de la feria, es decir, entre un 35% y un 60% por encima de los niveles medios de la semana, según la oficina de turismo de Basilea.

BÚSQUEDA DEL ALMA

Galerías y asesores entrevistados por Reuters prevén una recuperación de la demanda de ferias y del turismo artístico tras la pandemia.

Art Basel ha programado una feria en Hong Kong para finales de mayo. Otras ferias importantes, como la TEFAF y Frieze, han manifestado que esperan seguir celebrando ferias en vivo en algún formato a finales de este año, complementadas con la participación digital.

Pero ya antes de la crisis de la COVID-19 algunos decían que había demasiadas ferias, y las galerías y los coleccionistas afirman que serán más selectivos, ciñéndose al enfoque más local que han experimentado durante el último año.

En Hong Kong las galerías informan de un fuerte negocio, ya que China se ha recuperado pronto de la pandemia y el apetito por el arte chino contemporáneo crece.

"La gente se ha acostumbrado mucho a la extravagancia de las grandes ferias y las grandes bienales que se celebran en tantas ciudades importantes", dijo Leo Xu, director de David Zwirner Hong Kong. "Sinceramente, no lo echo de menos".

La galería, una de las seis sedes internacionales de Zwirner, logró aumentar las ventas en 2020, dijo Xu, principalmente a través del contacto con ciudadanos chinos ricos y conocedores de la tecnología.

También en Hong Kong, la galería Villepin, dirigida por el ex primer ministro francés Dominique de Villepin y su hijo Arthur, abrió sus puertas en marzo del año pasado en pleno cierre de la pandemia y dijo que le había ido "muy bien".

En Nueva York, varios galeristas afirmaron que había aspectos positivos, como una revaluación muy necesaria que podría suponer la desaparición de las ferias de arte periféricas, mientras que Art Basel se recuperará casi con toda seguridad.

Sean Kelly, que dirige una galería de arte contemporáneo en Nueva York, dijo que la pérdida de ingresos de las ferias de arte se ha visto compensada por el ahorro de costes que supone no asistir a ellas.

"Tenemos que empezar a pensar en el coste de las ferias de arte, y no me refiero al coste financiero. Me refiero al coste físico y medioambiental", dijo.

(Información de Brenna Hughes Neghaiwi desde Zúrich; Barbara Lewis desde Londres y Joachim Herrmann desade Merseburgo, Alemania; editado por Mike Collett-White; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)