Ana Soria se coloca incoherentemente en el punto de mira ella solita

·3  min de lectura
Ana Soria, girlfriend of bullfighter Enrique Ponce, seen in the stands during the Virgen de las Angustias Bullfighting Festival at the Monumental de Frascuelo bullring on September 26, 2020 in Granada, Spain. 
 (Photo by Fermin Rodriguez/NurPhoto via Getty Images)
Tras un año de paz y vida madura junto a Enrique Ponce, Ana Soria se la juega exponiendo la pareja en Instagram de nuevo (Photo by Fermin Rodriguez/NurPhoto via Getty Images)

En la prensa del corazón no se habla de otra cosa, Ana Soria ha vuelto a activar su perfil de Instagram. La joven estudiante de abogacía ha tomado la decisión de regresar al mundo virtual con todo lo que conlleva tener redes sociales.

Ana era una chica anónima hasta que estalló el divorcio entre el torero Enrique Ponce y su exesposa Paloma Cuevas tras 24 años de matrimonio. El verano del amor donde Enrique y Ana hicieron pública su relación dejándose ver juntos fue el de 2020.

Les vimos disfrutar de tórridos besos en alta mar, por la playa y entonces se identificó a Ana Soria y, obviamente, la prensa no tardó en localizarla en redes sociales. Por aquel entonces, cuando todo era fresco y mágico (no me refiero solo a su relación amorosa sino a la relación de Ana con la prensa rosa) ella colgaba muchas fotos y vídeos junto a Enrique pero, con el tiempo, se hartó.

De Ponce se mofaban sin parar por sus intentos de ‘ir de joven’ bailando en TikTok o haciendo cambios de look al son de la música cuando, a ojos de la sociedad, quizá eso ya no le pega y lo hacía para encajar en la vida de Ana y su pandilla.

Sea como sea, Ana Soria y Enrique Ponce se esfumaron del panorama mediático y con ello, Soria cerró sus redes sociales. La presión y el ‘acoso’ de vivir en el ojo público le habría pasado factura personal a ella y, honestamente, no me extraña. Imagínate pasar de ser anónima a ser reconocida en todas partes y que la prensa te siga y fotografíe por ser ‘novia de…’, debe ser cuanto menos, abrumador.

El caso es que Ana hizo bien en tomarse el descanso de redes sociales pero ahora, justo un año después de tomar la acertada decisión y cuando la prensa ya los estaba dejando en paz, ¡ha decidido volver al ruedo virtual!

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Cierto es que en los últimos meses, como la pareja apenas se deja ver, había rumores de crisis pero el torero entró telefónicamente en ‘Viva La Vida’ para desmentirlo categóricamente: "Quiero a Ana con locura. Es la mujer más maravillosa que he conocido en mi vida. He estado dos años aguantando demasiadas cosas y llega el momento que cualquier persona se cansaría, sobre todo cuando son ofensas hacia mi persona. Claro que me afecta lo que se dice de mí y de mi familia, me duele”, añadía.

Con esta aclaración por parte de Ponce, lo ideal era que la pareja feliz hubiese seguido haciendo su vida sin exponerse como hicieron al inicio. Por supuesto que Ana Soria tiene todo el derecho del mundo a tener Instagram pero, si de verdad quería evitar la presión del foco público era tan fácil como abrírselo con un pseudónimo o, al menos, tener la cuenta privada para aceptar únicamente a gente conocida.

Sin embargo Ana ha hecho todo lo contrario, no solo tiene una nueva cuenta pública sino que la estrena con dos fotografías, la primera suya con un vestido blanco y la segunda, como no, junto a su amado Enrique Ponce.

Y aquí estamos nosotros un año después, escribiendo todos sobre esa nueva foto y sobre su esperado regreso a la vida online, solo espero que este círculo que en ocasiones es muy tóxico, no le vuelva a pasar factura a la joven, al diestro y a la estabilidad y salud mental de ambos.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.