Ana Rosenfeld manda al frente a los maridos tramposos: dónde esconden la plata secreta

·9  min de lectura
Ana Rosenfeld dialogó con LA NACIÓN, luego de sufrir “el dolor más duro de mi vida” con la muerte de su compañero de 37 años de amor, Marcelo Frydlewski
PATRICIO PIDAL/AFV

“Tuve una clienta que después de años de divorciarse con todo arreglado y continuando en buenos términos como expareja, un día él le sale con que quería revisar el sector donde estaba la bomba de agua de la piscina porque decía que corría riesgo de que se desbordara e inundara toda la casa. Menos mal que ella sospechó y por eso descubrió una caja enterrada con muchos dólares y monedas de oro. Tenía una ‘caleta’ al mejor estilo del narco colombiano Pablo Escobar”, comienza la abogada Ana Rosenfeld, quien acepta dialogar en su estudio del microcentro con LA NACION. Famosa por defender a mujeres en litigios de divorcio -y por ser, también, abogada de figuras como Wanda Nara- aprendió con los años los trucos y artilugios de quienes tienen dinero fuera del radar del matrimonio.

Ana Rosenfeld junto a su marido, su gran amor y compañero: Marcelo falleció este año, en Miami, de coronavirus
Instagram / ana.ros


Ana Rosenfeld junto a su marido, su gran amor y compañero: Marcelo falleció este año, en Miami, de coronavirus (Instagram / ana.ros/)

Su trabajo nunca cesa. Ni siquiera por estas horas, donde siente el dolor de haber perdido a su marido, Marcelo Frydlewski, luego “37 años de amor”, víctima del coronavirus. “El sufrimiento no cesa un instante y para tratar de sobrellevarlo luego de semejante shock me refugio en mi otra gran pasión, mi profesión de abogada defendiendo los derechos de las mujeres cuando se divorcian”, explica consternada, y enseguida continúa relatando la anécdota que dio inicio a esta nota: “Contar parte de las historias que viví y que describo me sirven para distraerme y a la vez volver a engancharme con mi trabajo, mi otro motor, además de mi amado Marce”.

La caja en el pasto

“Este fue un caso increíble. El hombre se había ido de la casa y mi clienta me había dicho que se llevó todo de varios escondites que tenía. Pero se ve que se olvidó de uno y mucho tiempo después se acordó e intentó una excusa para volver a entrar a la vivienda donde residía su ex y sus hijos. Había transcurrido mucho tiempo. Le generó dudas porque nunca se había preocupado por otras refacciones que necesitaba de manera urgente la casa, solo por ese lugar específico, y entonces me consultó y le indiqué que no lo dejara entrar. Llamó a un plomero para que revisara la bomba y las cañerías y enterrada en el pasto descubrió la caja. Me llamó y a los gritos recuerdo que me dijo: ‘Descubrí la caleta’. Yo no sabía lo que significaba, hasta que me contaron que se trata de un escondite que muchos de los que veían El patrón del mal, la serie que retrataba la vida de Pablo Escobar, miraban”, señala Rosenfeld. ¿Cómo terminó la historia? “La mujer, como el ex seguía insistiendo, un día le respondió: ‘Despreocupate que ya arreglé la pileta, no va a desbordar ni provocar ningún cortocircuito’”.

La doctora Rosenfeld publicó en 2013 el libro El terror de los maridos, cómo prepararse para ser una futura ex esposa
PATRICIO PIDAL/AFV


La doctora Rosenfeld publicó en 2013 el libro El terror de los maridos, cómo prepararse para ser una futura ex esposa (PATRICIO PIDAL/AFV/)

Como en Nueve Reinas

La doctora Rosenfeld publicó en 2013 el libro El terror de los maridos, cómo prepararse para ser una futura ex esposa, una especie de manual para las mujeres que, cuando se separan, sus exparejas pretenden dejarlas con poco o nada del dinero y los bienes que les corresponden.

Hoy acaba de terminar de escribir el próximo y mientras tanto dialoga con diversas editoriales para sacar a la luz su nueva obra que tratará, entre otras cosas, acerca de la violencia económica que padecen las mujeres. Se llamará La injusticia de la justicia, nombre que le sugirió en su momento Marcelo, su marido. “Él sabía de mi trabajo y de mí como nadie. Lo conocí estudiando en la facultad a los 17 años, luego nos reencontramos cuando yo tenía 29, él 30, y no nos separamos más. Ocupó el lugar número 1 en mi corazón desde el primer día”, vuelve a recordarlo con profunda emoción y continúa relatando historias jamás contadas de distintos esposos que le tocó enfrentar en tribunales, en este caso un tramposo estafador.

Anécdotas de la noche, por un histórico RR.PP: desde el llanto de Ricardo Fort hasta el escándalo que llegó a la mesa de Mirtha Legrand

“Lo recuerdo porque nunca había recibido un caso así como abogada. Esta mujer que me vino a ver tenía una caja de seguridad con su marido en un banco determinado. Estaban iniciando su separación y entonces concurrieron juntos a la entidad, retiraron el dinero, y cada uno se llevó su 50% como correspondía. Hasta ahí todo normal. El tema es que ella, confiada, cometió el error de abrir otra caja de seguridad a su nombre exclusivamente y guardó allí su mitad que acababa de recibir. Él enseguida presentó la demanda de divorcio, embargaron las cuentas, y cuando abrieron su caja de seguridad, ella debió darle el cincuenta por ciento de aquel cincuenta que había recibido. Conclusión: él se quedó con el 75 y ella con el 25″, rememora sobre esa “tramoya” del hombre.

Su nueva obra tratará, entre otras cosas, acerca de la violencia económica que padecen las mujeres y se llamará La injusticia de la justicia
PATRICIO PIDAL/AFV


Su nueva obra tratará, entre otras cosas, acerca de la violencia económica que padecen las mujeres y se llamará La injusticia de la justicia (PATRICIO PIDAL/AFV/)

“Zapatos rotos” para los Rolex de oro

“Me pasó con una señora que iba a tirar unos pares de zapatos viejos y algo deteriorados que el ex esposo nunca se había llevado. La mayoría de las veces pasa que los hombres cuando se van a vivir a otro lado se llevan lo que más usan y dejan el resto. Entonces su ex tiene que hacer de guardarropas porque el hombre no quiere pagar una baulera o un lugar donde dejar sus cosas”, comienza Rosenfeld esta historia, que tiene un giro de película. “En este caso pasó que ella se cansó de esperar que se llevara lo que faltaba de una buena vez, empezó a regalar, y es ahí cuando aparecieron las sorpresas. En esta oportunidad en un par de mocasines: había dos relojes Rolex de oro. A veces por guardar tan bien, se guarda muy mal. La esposa después recordando me comentó que antes de irse él había estado mucho tiempo buscándolos y no los encontró. Yo digo que falló en su plan de ocultamiento porque se llevó los chupines y se olvidó el oro”, concluye sobre este “descuidado”.

El escandaloso verano en Pinamar que terminó uniendo las vidas de Ferro Viera, Guillermo Coppola y Diego Maradona

Los piratas del automotor e inmobiliarios

Existe otro recoveco, por llamarlo de otra manera, y tiene que ver con qué se declara al momento de comprar determinados bienes y con las donaciones.

“Hay hombres que, estando casados, compran un auto y se declaran solteros; esto lentifica cuando se reparten bienes gananciales porque requieren trámites administrativos que hacen perder mucho tiempo en la resolución del conflicto y mientras tanto ellos siguen utilizando vehículos que les corresponden a ambos. Es un delito de pata corta porque se descubre rápido, pero lleva tiempo clarificar en la justicia la maniobra que tiene el claro fin de ocultar. ¿Sabés la cantidad de hombres que compran casas, departamentos o vehículos días antes de casarse con el objetivo de luego no dividir bienes con su futura esposa?”, detalla la letrada.

Acto seguido, advierte que “esa es otra estrategia”. “Si te hacen esa jugarreta de entrada no hay buen augurio para el matrimonio. También están los que se hacen donar dinero por los padres una semana antes de la boda. De esa forma mantienen el carácter propio de los bienes porque afirman que es plata que les dieron. Había uno que todos los meses los padres le donaban una muy buena cantidad de dinero. Eran cómplices de esa situación con el objetivo de mantener la unidad de los negocios del clan”, remarca Rosenfeld.

Polémica en los bares

“Los hombres que tienen malas intenciones se reúnen en los bares o donde sea y comentan sobre eso, es decir, cada uno se nutre de la experiencia del otro, y se preparan para ocultar” arranca Rosenfeld. El problema es que la justicia argentina sigue protegiendo al hombre y no a la mujer, simplemente porque llega tarde con las medidas cautelares, con la investigación, con el descubrimiento de los testaferros. La mediatización de los casos ayudó a que las mujeres estuvieran más atentas y tomaran mayores recaudos para no ser engañadas. Antes confiaban demasiado en el marido. Hoy menos. Yo les pido que enciendan las alertas, que investiguen porque está en juego no solo su patrimonio sino el de sus hijos. Lo primero que les dicen ellos es ‘no pongas abogados, vamos a resolverlo entre nosotros porque te van a sacar plata’. Es un error, porque el profesional cobra un honorario, pero deja todo en condiciones y reclama lo que corresponde, si no la mujer se arriesga a que la conformen con migajas y no es justo. Para algunos el abogado puede ser como lo definen graciosamente ‘un mal necesario’, pero la realidad es que no se puede obviar el conocimiento que tiene de la ley y que va a lograr lo que corresponde. Deben saber también que si aparecen bienes no ventilados, siempre tienen derecho a reclamos futuros. Si repartieron departamentos, autos, perros, etcétera, y luego surge una cuenta en Singapur, no importa cuando ocurra, deben reclamar por todo lo que surja”.

“Ya le di la plata de tus alimentos a tu mamá”

Rosenfeld cuenta que, otro inconveniente que suele ver son los convenios de alimentos que se firman y los padres no cumplen. “En el momento parecen buenos, pero con el correr del tiempo y la inflación que padecemos se vuelven insuficientes. Es frecuente que cuando tienen 18 años, ya son mayores de edad, pero les corresponde (el acuerdo) hasta los 21, y hasta los 25 si estudian”, señala.

Entonces, ¿cuál es el problema que surge? “El tema es que al ser mayores ya se encuentran en condiciones de reclamar ellos dicha cuota y no su madre. Lamentablemente ocurre que los chicos muchas veces son presionados o no quieren ir contra el padre, y entonces la mamá sigue solventando gastos de manutención porque están viviendo con ella. Esto ocurre en el 90% de los casos. A menudo a las hijas o hijos les da vergüenza reclamarlo”, apunta y detalla con pesar: “Sus propios padres les mienten: les informan falsamente que ya le dieron la plata a su mamá y no es cierto”.

Una historia de superación: quedó parapléjico, siguió adelante y es una de las promesas del esquí adaptado

Que se haga Justicia

Rosenfeld concluye con un análisis de lo que fue la nueva ley de divorcio, sancionada en 2015. “Cuando salió la nueva ley todo fue muy rápido para quien quiera tomar la decisión de separarse”, afirma. Sin embargo, aclara que “lo que no se aceleró fue la división de bienes, la cuota alimentaria y sus actualizaciones siguen padeciendo el mismo sistema lento y burocrático”. “Devuelven la actitud nupcial, pero no le dan a la mujer divorciada los bienes que les corresponden. Mientras tanto el señor se queda con su mitad, y la otra que se embarga y le corresponde a su ex permanece injustamente por años en tribunales”, critica.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.