Ana Rosa Quintana: la mujer de las mil batallas que puede con todo

·15  min de lectura

"Hoy tengo que despedirme por una temporada, espero que no sea muy larga, me han detectado un carcinoma en una mama, afortunadamente está localizado y no hay metástasis, pero requiere un tratamiento intenso que me va a mantener alejada de este plató y estos compañeros, que también son mi familia". Así anunciaba este martes Ana Rosa Quintana que padece un cáncer que la llevará a estar alejada de la pequeña pantalla durante un tiempo. Esta será la primera vez que la periodista se ausente durante un tiempo indefinido de su tarea al frente de El Programa de Ana Rosa después de 17 temporadas 'dando la cara' cada mañana en Telecinco. Mujer de las mil batallas, como reza una de las canciones más conocidas de Manuel Carrasco y que está dedicada a las mujeres que han padecido cáncer de mama, AR siempre ha estado al pie del cañón y ha dado todo para seguir informando a sus espectadores pese a duros golpes de la vida o a polémicas que la han situado en el punto de mira de muchos en más de una ocasión.

MADRID, SPAIN - JUNE 23: Ana Rosa Quintana attends 'El Programa de Ana Rosa' Mediaset photocall on June 23, 2021 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
MADRID, SPAIN - JUNE 23: Ana Rosa Quintana attends 'El Programa de Ana Rosa' Mediaset photocall on June 23, 2021 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

Como ella misma ha querido recordar este martes en uno de los días más duros de su trayectoria personal y profesional, apenas un mes después de dar a luz a sus hijos mellizos, Ana Rosa se puso al frente del espacio matinal que lleva su nombre. Con ese detalle, Ana Rosa ya hizo una declaración de intenciones dando buena muestra de que nada iba a pararle como comunicadora. No guardó baja maternal y aunque tuvieron que retrasar el estreno del programa un par de semanas por su avanzado estado de gestación, la periodista fue fiel a su profesionalidad y arrancó El Programa de Ana Rosa apenas cuatro semanas más tarde del nacimiento de sus dos hijos menores, cuando tenía 48 años. Fue en enero de 2005 cuando la madrileña comenzaba una nueva etapa como 'reina de las mañanas'. "Muy buenos días, espero que les guste nuestra casa, va a ser su casa y la nuestra. Aquí van a pasar muchas cosas, espero que vivamos muchas emociones, muchos grandes momentos de televisión y de vida", decía para después bromear sobre la altura de sus dos copresentadores de entonces, Máxim Huerta y Óscar Martínez. "Fíjense el tacón que me he puesto hoy, el más alto que tenía, y aún así miren la altura de estos dos", comentaba riendo con su habitual naturalidad, una naturalidad que la ha hecho ganarse al público día a día. 

Su arranque en El Programa de Ana Rosa ya no estuvo exento de polémica, ya que la periodista sustituyó a María Teresa Campos en las mañanas y ésta no se tomó demasiado bien que firmara su contrato con Mediaset días antes de su salida del grupo de Paolo Vasile. "Yo te puedo querer mucho, pero te digo que firmaste el contrato antes de que yo me fuera", decía años más tarde la Campos sobre este asunto en el programa de Risto Mejide. "Si tú quieres a una persona, no aireas cosas que no son bonitas. Cuanto más remueves, más huele. Tengo la conciencia tranquila", replicaba Ana Rosa. Las dos se 'vieron las caras' en el plató de la madrileña y, aunque parecía que las rencillas habían quedado atrás, lo cierto es que la malagueña le lanzó más de una pulla con cierta ironía en directo que no dejaron a la audiencia indiferente. "Te quiero, te respeto y te admiro", terminaba diciendo María Teresa. "Yo te admiro, Teresa. Todos hemos aprendido de ti", terminaba Ana Rosa, dando por zanjada cualquier polémica entre ellas.

Dos mazazos familares y un cáncer hace 11 años

En estas 17 temporadas que ha estado al frente de su programa, la de Usera ha tenido que hacer frente a críticas, haters y polémicas que nunca la han hecho desfallecer ni mucho menos, desaparecer. Uno de los días más complicados de su vida fue sin duda la muerte de su madre en 2014 después de un año muy complicado de salud. Durante esos meses en los que su madre padeció unos momentos muy duros, Ana Rosa siguió al pie del cañón en su espacio e hizo de tripas corazón para seguir informando a su audiencia cada mañana. Ni un día de baja, ni un momento de debilidad frente a la cámara, Ana Rosa dio una lección de profesionalidad (igual que otros rostros televisivos, como Pablo Motos, que hizo su programa pese al fallecimiento de su padre pocas horas antes del directo) manteniéndose en su puesto de manera estoica pese a estar viviendo los meses más duros de su vida viendo como su progenitora se iba apagando.

Otros días muy complicados a nivel personal para la periodista los vivió cuando su segundo marido, Juan Muñoz, fue detenido a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, junto a su hermano, "por presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos en el marco del llamado Caso Villarejo", según informó entonces El Mundo. En lugar de ocultarse, Ana Rosa, como siempre ha hecho, dio la cara y habló de este asunto que tan personalmente le tocaba. "Yo siempre doy la cara y comparto las cosas en este programa y con ustedes", decía en directo. "Cuando volvió a casa sin medidas cautelares fue un mensaje tranquilizador para mí. "Lo que sabía es que desde hace 10 años un hermano de Juan y otra persona tenían un pleito con Hacienda. Él y su familia le ayudaban a resolverlo. Quienes tenían que decirlo ya lo han hecho, nadie les ha extorsionado. Mi marido está colaborando con la Justicia, dejemos que jueces, abogados y fiscales hagan su labor", concluía y añadía: "Yo no soy la persona más adecuada para informar de un tema que afecta a mi familia". 

Aunque hoy Ana Rosa ha decidido marcharse de la tele de manera temporal para curarse de la enfermedad, el 18 de octubre de 2018, con motivo del ‘Día del Cáncer de Mama, la periodista contó en su programa que había padecido un cáncer de mama en el año 2010 tras detectarle un pequeño tumor en el pecho izquierdo. Una noticia que mantuvo en secreto para no crear una alarma pública: “Fue en julio de 2010, justo cuando empezaba mis vacaciones. No necesité quimioterapia, pero sí radioterapia. No me cogí ni un día de baja”, reveló. "No lo conté, porque mis hijos tenían seis años y mi madre aún vivía, y no quería preocuparles. Me prometí que no lo revelaría hasta que ella me faltara. Ahora lo quiero decir, pero sé que hay otros tipos de cáncer más duros. El pronóstico fue el mejor posible y decidí que no existía en mi vida. Pero animo a todas las mujeres a que se hagan revisiones, que no tengan miedo, que cada día hay mejor pronóstico para el cáncer", dijo con la misma fortaleza con la que hora afronta el nuevo golpe de salud. "Han pasado ocho años, me hago mis revisiones cada seis meses o un año. Ya estoy dada de alta, pero sigo haciéndolas porque quiero. Sigamos con nuestra vida, que es divertirse, vivir... pero hay que recordar que cualquiera puede padecer un cáncer", concluía hace tres años.

Polémicas mediáticas

Un programa a diario y durante 17 temporadas da para mucho y no siempre Ana Rosa ha estado exenta de críticas por algunos enfoques que han dado en su espacio a ciertos temas de actualidad. En 2011, El Programa de Ana Rosa hizo una amplia cobertura sobre el caso de la niña Mari Luz. En un momento dado, entrevistaron a la mujer de Santiago del Valle que confesó en directo que su marido había dado muerte a la pequeña, algo que había negado días atrás y que la llevó a ingresar en prisión. El Mundo denunció el supuesto trato que había recibido por parte del programa para hacer la entrevista y la titular del juzgado número 43 de Madrid abrió diligencias para investigar a Telecinco y al programa "por el modo y la forma en que fue conducida de Sevilla a Madrid y con posterioridad a dependencias policiales". Pero la causa fue archivada y sobreseída en mayo de 2011, por lo que Ana Rosa y su equipo quedaron libres de cualquier acusación por considerar el juzgado que los hechos no eran constitutivos de delito.

Otro suceso puso en la picota a Ana Rosa. Fue en el verano de 2012. Ana Rosa se encontraba disfrutando de sus merecidas vacaciones cuando aparecieron los restos de Ruth y José, los niños que habían desaparecido en Córdoba. La presentadora decidió interrumpir sus vacaciones para volver al frente del programa anunciando varias exclusivas sobre el terrible caso. Muchos tuiteros y espectadores criticaron duramente la actitud de la periodista, a la que tacharon de supuesto oportunismo y de tratar de levantar la audiencia del programa con un caso tan dramático.

Un micrófono abierto le ha jugado a la periodista más de una mala pasada. En 2017 las redes ardieron cuando Quintana hizo un comentario sobre una noticia sobre violencia de género cuando pensó que nadie la escucharía. "A mí me parece bien que le hayan partido la cara", comentaba sobre la paliza que había recibido una joven en Murcia a la que llamaban La intocable y que supuestamente alardeaba de su ideología neonazi. Tras el revuelo provocado, Ana Rosa dio la cara y matizó lo que había dicho y que estaba en contra de cualquier violencia: "Tampoco dije la chica de Murcia con lo cual no sé si estaba hablando de eso o de otra cosa pero da lo mismo. Lo que quiero que quede claro, no me gusta, no quiero que le partan la cara a nadie, ni a unos ni a otros. Vamos a ver, yo llevo doce años haciendo este programa cuatro horas diarias y digo en esta cadena lo que quiero y lo que me da la gana. Luego las frases sacadas de contexto pues también es muy fácil, ¿no?", añadió.

Ana Rosa se caracteriza por no tener pelos en la lengua y dice lo que piensa siempre. Cuando el futbolista brasileño Neymar fue acusado en 2019 de presuntamente haber agredido sexualmente a una joven en un hotel de París, el deportista sacó en sus redes sociales varias conversaciones y fotografías íntimas con las que trató de defenderse de las acusaciones y que luego fueron retiradas de las redes por infringir la política de privacidad. La periodista no se cortó un pelo al decir que la reacción de Neymar no era la más acertada. "Tiene una mentalidad machista y es un descerebrado. Si ha hecho una violación o ha abusado, que sea juzgado y le caiga todo el peso de la ley. Y si no lo has hecho, eres un descerebrado chaval. Eres un futbolista, famoso, millonario... carne de cañón", dijo.

Algunos políticos también han querido atacar a Ana Rosa cuando, seguramente, les ha convenido para su propio beneficio. En octubre de 2019, Jordi Sánchez de la ANC la acusó de supuesta manipulación, al atribuirle la frase "si esa tarima era para trabajar o para que pudieran ser mejor increpados e insultados los periodistas", con interés de tensar la situación en Cataluña. Ana Rosa lo desmintió explicando que lo que en realidad dijo fue: "Yo nunca dije que eso estaba puesto para insultar a los periodistas".

La ira de las redes en pandemia

El último año, Quintana ha hecho, junto a todo su equipo, un trabajo encomiable para informar sobre todo lo que sucedía con la pandemia en nuestro país. Pero también en esos duros meses tuvo que afrontar algunas cuestiones que las redes sociales no pasaron por alto. Vehemente como pocos contra muchos de los asuntos que el Gobierno de Pedro Sánchez llevó a cabo en esos meses de confinamiento, Ana Rosa se convirtió en trending topic al comparar el coronavirus con el VIH. "No siento que estén recortados mis derechos. Cuando no hay vacuna, cuando no hay tratamiento viral, cuando el confinamiento...", decía la periodista Ana Terradillos en la mesa del programa, a lo que Ana Rosa respondía: "Te quiero recordar una cosa. ¿Cuántos años lleva el sida? ¿Diez años? Todavía no hay vacuna", provocando decenas de críticas en Twitter por este comentario. Lejos de dejar la polémica en el aire, Ana Rosa quiso explicar sus palabras: "No entiendo la polémica, no he dicho otra cosa que no sea lo que afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS). Si no se encuentra la vacuna, tendremos que convivir con el virus como con otras infecciones víricas. Insisto, quien ha hecho la referencia al VIH ha sido la Organización Mundial de la Salud, no yo".

También en plena pandemia, fueron muchos los que criticaron que durante la emisión en directo se hablara de la saturación de los hospitales españoles y concretamente madrileños pero en las imágenes se vieran hospitales de China. Ana Rosa dio la cara y reconoció el erro días más tarde. "No nos habíamos fijado nadie y creo que es justo decirlo. Estábamos poniendo ayer unas imágenes de la alarmante situación de los hospitales madrileños, que era el rótulo. Al final uno tiene unas colas (recurso periodístico en televisión) de cuando hablas de eso... las imágenes eran de China, no de los hospitales en Madrid", explicó. "Para que quede bien claro que ha sido un pequeño error. Habría que explicar cómo se funciona porque tienes muchas imágenes que utilizas para ilustrar y estas imágenes a lo mejor eran para ilustrar la vacuna en China. Se nos ha colado y hay que reconocerlo y decirlo. Pedimos disculpas a los hospitales de Madrid por esas tres imágenes. No eran hospitales de Madrid", concluyó.

Salió airosa tras su polémico libro

Aunque fue en el año 2000, cuatro años antes de su llegada a El Programa de Ana Rosa, la periodista tuvo que hacer frente a una de las polémicas más recordadas de su trayectoria tras la publicación de su libro Sabor a hiel por el que fue acusada de presunto plagio de otros autores clásicos. Pero en ese momento, la periodista también dio la cara y esto le hizo no perder ni un ápice de popularidad. En un comunicado dejó clara su postura. "Como consecuencia de la polémica surgida en los últimos días (...) , quiero hacer llegar a la opinión pública, a través de los medios de comunicación, la explicación a la que tienen derecho. Al ser mi primera novela y desarrollarse este proyecto a lo largo de muchos meses, tuve que recurrir a la ayuda y colaboración de una persona de mi entorno. Nunca en mi vida he pretendido engañar a nadie y, la existencia de esta colaboración, ha sido pública. Jamás se ha ocultado y, de hecho, queda reflejada en la página de los agradecimientos de la novela. Lamentablemente, la aportación de este colaborador se extendió a la inclusión en el libro de algunos textos y párrafos tomados de la obra de otros autores cuando procedía a las labores de corrección de mi manuscrito final, no pudiendo saber por mi parte, lo que era original de lo que no lo era", explicaba. 

"Detectada, en primer lugar, la inserción de algunos pasajes de una conocida autora norteamericana, hice mías las explicaciones que me ofreció este colaborador respecto a un error de carácter informático. Cuando, posteriormente, supe la existencia de algunos párrafos de otra autora mexicana, entendí, que las explicaciones que había recibido anteriormente eran, de todo punto, inadmisibles, con lo que procedí, de acuerdo con la editorial, a solicitar la retirada del libro del mercado. En consecuencia, aunque no culpable, me considero responsable y víctima de lo ocurrido y pido perdón a todos los lectores que hayan podidos sentirse defraudados por estos hechos al comprar y leer el libro que, muy a mi pesar, ha suscitado esta indeseable polémica.", concluía.

Ana Rosa Quintana puede presumir de tener una carrera en televisión envidiable y además, durante todos estos años y pese a algunas polémicas, ha contado con el beneplácito de la audiencia, que al final es quien decide quién sigue o no en televisión. Hoy ha anunciado su marcha temporal para emprender la batalla vital más importante a sus 65 años y seguro que en breve la vemos de nuevo dando guerra al frente del programa que la ha convertido en la reina imbatible (e invencible) de las mañanas y, por qué no decirlo, en casi 'una más de la familia' para millones de hogares en España. 

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.