¿Le sucede a Ana María Aldón lo mismo que a Rosa Benito en su día?

·4  min de lectura
MADRID, SPAIN - MAY 25: Ana María Aldón during the 'Salvame Fashion Week 2022', on May 25, 2022, in Madrid, Spain. (Photo By Jose Ruiz/Europa Press via Getty Images)
Ana María Aldón empieza a despegar como personaje y no vive a la sombra de Ortega (Photo By Jose Ruiz/Europa Press via Getty Images)

Ana María Aldón y Rosa Benito son dos mujeres empoderadas y de armas tomar que han vivido mucho tiempo, quizá demasiado, a la sombra de sus famosos maridos. Las dos están unidas por una saga familiar que lleva años dando de qué hablar pero, además, también las une su actitud valiente en cuanto a su matrimonio.

Rosa Benito es hoy colaboradora televisiva en ‘Ya es Mediodía’ y su éxito es innegable, se la ve libre, radiante y renovada pero no siempre tuvo esta vida ni esta actitud maravillosa sobre cómo encarar su día a día.

Cuando conocimos a fondo a Rosa Benito más allá de ser la cuñada y peluquera de Rocío Jurado llegó a trabajar en ‘Sálvame’ una mujer muy clásica, algo tímida, comedida y siempre fiel defensora de su marido, Amador Mohedano.

A Amador no le han faltado nunca las polémicas y, de hecho, hoy su sobrina Rocío Carrasco mantiene el dedo acusador sobre él. Antes Rosa callaba o defendía al padre de sus hijos y su marido de décadas pero todo cambió con el paso del tiempo.

Rosa se ganó tarde tras tarde y con muchas lágrimas y risas tener su propio nombre, lo que equivale a tener un huequecito en el corazón de la audiencia. Este éxito profesional podría haber puesto a temblar a Amador que nunca vio con buenos ojos que su mujer se ‘independizara’ mediáticamente de su sombra.

Pero Rosa lo tuvo claro y apostó por sí misma, siguió creciendo como profesional y terminó presentándose a ‘Supervivientes’. Allí salieron a relucir su infelicidad, la falta de cariño de Amador y la relación que a ella no la hacía feliz.

Rosa Benito ganó y mandó a su marido a paseo tras un chascarrillo machista de él “calladita”, en pleno plató. Desde ahí, la ‘Venenito’ como la llamaban cariñosamente en ‘Sálvame’, voló sola y feliz.

Teniendo este precedente en la familia y viendo el percal que hay montado entre Ana María Aldón, Gloria Camila y Ortega Cano es inevitable que no me plantee la comparación. En Ana María veo a una nueva Rosa Benito que navega la tormenta que la hará liberarse como mujer.

La diseñadora es mucho más moderna de lo que era Rosa antes y, sin embargo, oyéndola hablar de su matrimonio y de sus carencias afectivas por parte de José Ortega Cano y su familia, la historia se repite y, además, también sucede todo públicamente.

Ana María tiene alas propias, su trabajo en ‘Viva la Vida’ le ha reportado protagonismo y fama, se ha mostrado una mujer coherente, temperamental pero sensible y creativa. El colofón final fue su participación como diseñadora en la ‘Sálvame Fashion Week’ donde Ortega le mostró su apoyo a pesar de que no le hace mucha gracia que trabaje en televisión, ¿no te suena a Amador?

El caso es que ahora, tras un mes desaparecida de la televisión, Ana María le ha confesado a Toñi Moreno la situación con su pareja: "A él no le gusta el enfrentamiento. Está cansado y yo también estoy cansada, estamos cansados todos. Él me pide que no le mencione pero es inevitable mencionarlo”.

El drama es tal que Ana pensó en quitarse la vida pero no lo hizo por su hijo, que con tan solo nueve años la necesita y mucho “tengo que seguir luchando, aunque no te guste la vida que tenga. Quiero seguir viviendo y tener ganas de vivir”.

A Ana María no le gusta su vida y está triste y decepcionada. No sabe qué hacer con su matrimonio ni con su vida y por asegura que vive una crisis interna que no sabe cómo afrontar. Su prioridad ahora es recuperarse, estar con su hijo alejada de todo y de todos y ver por dónde tira.

Una cosa tiene clara y es que, al igual que pasaba entre Rosa y Amador: “Si pretendo encontrar a otra persona ya voy mal, porque a él no lo voy a cambiar. En esa casa mi marido no me ha tratado mal nunca, las cosas como son, que he sentido poco calor por parte de su entorno sí. Pero en mi casa no va a cambiar nada. No le exijo que me demuestre que me quiere, lo que le pido es lo que sería normal, que me respete”.

‘Que me respete’ o ‘he aguantado mucho’ son frases que ambas mujeres han pronunciado sobre sus parejas, Rosa Benito ya dio el paso y dejó definitivamente a Amador Mohedano renaciendo de sus cenizas, ¿hará lo mismo Ana María Aldón con José Ortega Cano? Tiene toda la pinta de que podría suceder…

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.