El vecino 'traidor' de Ana Guerra 'protagonista' de una película de Netflix

·7  min de lectura

Como si de una trama de un capítulo de Aquí no hay quien viva se tratara, Ana Guerra vuelve a estar en boca de todos y ella ni siquiera es la protagonista de la historia. Hace unos días, Netflix anunciaba la primera película protagonizada por Aitana, su compañera en Operación Triunfo, y cuando se desveló el argumento pronto muchos vieron ahí la historia vivida por Ana Guerra hace unos meses en su comunidad de vecinos.

Ana Guerra se vio envuelta en una polémica con su vecino de abajo en noviembre. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
Ana Guerra se vio envuelta en una polémica con su vecino de abajo en noviembre. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

Todo comenzó en noviembre del año pasado. Jalal, vecino del piso de abajo de la artista canaria apareció en varios programas de televisión quejándose del ruido que hacía Ana Guerra hasta altas horas de la madrugada. Parece que la cantante ensaya con su piano en casa y esto impedía supuestamente a Jalal dormir plácidamente. "Pido a todos los españoles que se descarguen su nuevo disco de Ana Guerra La luz del martes", pedía con ironía en Madrid Directo. "Quiero que gane mucho dinero, que llegue al número uno para marcharse de aquí, para comprarse un chalet donde pueda cantar todos los días a todas horas", añadía explicando que estaba viviendo un verdadero calvario escuchando a todas horas a su vecina cantar.

"Los techos que tenemos son muy finos y se puede escuchar todo, hasta cuando camina. En el verano es peor porque ella habla mucho por teléfono y se escucha todo. Yo quiero escuchar a Ana Guerra pero cuando yo quiera. Yo después de trabajar 8 horas al día solucionando quejas necesito un poco de siesta", dijo en Espejo Público.

El vecino incluso le pidió a Ana que por favor no siguiera ensayando a esas horas de la noche y hasta le dejaron una nota en el ascensor. Incluso un día fue la policía la que se personó en el domicilio de la ex triunfita para ver qué estaba pasando, como ella misma reconoció en La resistencia. "Vinieron a las tres de la mañana tres agentes para medir los decibelios porque estaba tocando el piano y mis vecinos les habían llamado. Eran unos policías muy tiernos", dijo entre risas. "Está feo que lo diga, pero al día siguiente me escribió uno de ellos por Instagram pidiéndome perdón por haberme despertado -cuando estaba tocando el piano- y tirando a ver si...", añadió insinuando que podría haber tratado de ligar con ella sin éxito.

El enfado de Ana Guerra

Aunque en un principio todo parecía una anécdota vecinal, finalmente Ana Guerra se lo tomó en serio y decidió dar sus explicaciones en varios programas de televisión. "Es verdad que un día se me fue la olla y estuve hasta las tres tocando. Me dejó una nota y la subí a las redes pidiendo perdón. La comunidad no se queja, se queda uno nada más", dijo en Ya son las ocho. Poco después apareció en Sálvame: "Cumplo mis decibelios y mis horarios, tengo que trabajar", decía muy seria. Aseguró además que la historia "se ha venido como muy arriba todo" y que ella hubiera preferido arreglarlo en privado y no en televisión, pero "la tele es muy golosa", dijo sobre las apariciones televisivas de su vecino.

Incluso comentó que había tomado medidas para no molestar con su música, como colocar una alfombra bajo el piano o una doble ventana. "Pero insonorizar la casa cuesta una pasta y estoy de alquiler", añadía y concluía: "Cuando ya se pasan estos límites y se acude a los medios de comunicación... yo he actuado como tuve que actuar, sobrepasa algo en lo que ya no tengo que entrar".

Sus palabras no le hicieron mucha gracia a Jalal que, en lugar de callarse, volvió al ataque en televisión. El vecino intervino en Sálvame y dijo que le quería proponer soluciones a Ana Guerra: desde quedar a tomar algo a saber sus horarios para hacer un cuadrante y que él pueda hacer otras cosas y "no escucharla demasiado". Además le recomendaba comprarse unas "zapatillas de estar por casa" para andar, sobre todo, después de la medianoche. "Ana está haciendo daño a mi honor", decía muy ofendido. "Yo estoy luchando por mi derecho al descanso, mi derecho a la siesta, mi derecho a no escucharla cuando no quiero, comentab asegurando que Ana era su artista favorita y que estaba muy dolido con sus palabras. "La tele para mí no es golosa. Yo no he cobrado ni un duro por esto, no estoy ganando dinero", confirmaba.

La realidad supera a la ficción

Pues bien, cuando todo parecía haberse tranquilizado y que las aguas vecinales habían vuelto a su cauce, el anuncio de Netflix ha abierto de nuevo la caja de los truenos. La película estará protagonizada por Aitana y Fernando Guallar y se trata de un remake de la comedia romántica francesa Tras la pared. En ella, la ex triunfita y amiga de Ana Guerra interpretará a una joven pianista que se prepara para una audición. "Su antipático vecino" -como le definen desde Netflix- es un inventor de juegos que solo puede concentrarse en silencio.

¿No les parece demasiada 'casualidad' que el argumento se parezca enormemente a la historia del vecino de Ana Guerra? Esto lo han visto muchos tuiteros que no han dudado en convertir en meme de nuevo al vecino, a Ana Guerra y a Aitana, y algunos han expresado su parecer asegurando que la protagonista de la historia debería ser la propia Ana y no su amiga.

Jalal, 'ofendido' por Netflix

Y claro, también el vecino de Ana Guerra se ha dado por aludido con esta historia y ha mostrado su enfado al ver el video en el que la plataforma promociona la película de Aitana. "No sé qué tiene Netflix en la mente, si esto es una coincidencia o no... Pero Netflix está llamando antipático a un vecino en la película que le molesta que su vecina toca el piano mientras él quiere trabajar. Hay muchos vecinos en el mundo así. Pero llamar a un vecino que quiere paz antipático yo lo veo vergonzoso. Netflix tiene que cambiar la descripción o pedir disculpas a todo el mundo que sufre por el ruido", ha dicho en un video que se ha vuelto, obviamente viral. Además ha escrito varios tuits al respecto: "Al que le molesta el ruido del piano en una vivienda es "antipático"! Me parece que tiene 15 años el que ha escrito esta descripción, ¿no?".

Horas después, Jalal aparecía en Todo es mentira para aclarar sus comentarios: "Yo no digo que esta película esté hecha sobre las cosas que pasaron conmigo y mis vecinos, mi problema era la descripción de la película sobre el vecino antipático. Relacionar a un vecino que le molesta el ruido con esa palabra da la sensación de que a todos los que les molesta el ruido son antipáticos. Hay muchos que les pasó y han hablado conmigo sobre esto. Incluso una amiga enfermera no puede dormir porque sus vecinos están siempre de fiesta y ella no es antipática", concluía.

Ante esta situación, ¿debería pedir derechos de autor el pobre vecino que no puede dormir? ¿Deberían darle aunque fuera un cameo en la película los dueños de Netflix? Sea como fuere y dejando a un lado las bromas, lo cierto es que la película de Aitana ha llevado a la primera plana de nuevo a Ana Guerra por un motivo que sin duda a ella no le ha hecho demasiada gracia.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.