Aníbal Fernández dijo que la Justicia está investigando “muy bien” el atentado a Cristina Kirchner

·5  min de lectura
Aníbal Fernández defendió la labor de la custodia de la vicepresidenta
Aníbal Fernández defendió la labor de la custodia de la vicepresidenta

NUEVA YORK.– Bajo la lupa por la labor de los custodios que acompañaron a Cristina Kirchner el día del atentado, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, llegó a Nueva York con una agenda propia enfocada en la cooperación de seguridad con Estados Unidos y un respaldo implícito del presidente Alberto Fernández. En un diálogo con los medios argentinos que integran la comitiva, Aníbal Fernández dijo que cree que los magistrados que llevan la causa del ataque están haciendo “muy bien” su trabajo, y que es imperioso “seguir el dinero” para dilucidar si hay más actores involucrados .

“No hablo por el Gobierno, hablo por mi persona. Yo siento que se están haciendo muy bien las cosas y que no se han detenido en nada. Hasta ahora eso es lo que yo veo”, dijo Aníbal Fernández cuando se le preguntó por la tarea de la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo en el expediente que está caratulado como “tentativa de homicidio agravado”.

Mensajes delatores. Así se planificó y ejecutó el atentado contra Cristina Kirchner

Uno de los implicados, Nicolás Gabriel Carrizo, el jefe de la “banda de los copitos”, estaba al tanto de la preparación del ataque contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, pero al mismo tiempo se enfureció con Fernando Sabag Montiel porque se adelantó al plan y complicó el complot. Lo calificó de “pelotudo”. Y en un intercambio de mensajes con su hermana, afirmó que tenía un “grupo de trabajo” que dijo que rondaría las 90 personas involucradas en la trama para matar a la líder del Frente de Todos, y que tras el atentado fallido evaluaban los pasos a seguir.

Ante la posibilidad de una estructura superior detrás de la banda de los “copitos”, Fernández dijo que es “imperioso” seguir el rastro del dinero para tener una imagen completa y dilucidar si hubo una estructura detrás.

Alberto Fernández junto a Aníbal Fernández, Julio Vitobello y Gabriela Cerruti en el avión rumbo a Estados Unidos
Alberto Fernández junto a Aníbal Fernández, Julio Vitobello y Gabriela Cerruti en el avión rumbo a Estados Unidos

“No tengo nada que me lo demuestre todavía. Hay un trabajo que se tiene que hacer, precisamente porque al seguir el dinero podemos encontrarnos con algo importante, no lo sabemos todavía” , afirmó.

“A esta altura mucha información yo no puedo dar. Ya es el juzgado el que tiene todos los elementos y nosotros estamos trabajando fuertemente para asistirlo con mucha información. Hay mucha información por procesar. Esa información nos tiene que dar lo que ya conocen, ¿no?. Esto se lo pude haber dicho en Buenos Aires y se lo pude haber dicho acá: es mucho lo que se procesa, mucho lo que va permitiendo asimilar y trabajar sobre determinadas líneas de investigación que muestran, ya muestran gráficas completas. Así que no hay nada nuevo”, había dicho antes.

Fernández consideró que es “un elemento que la Justicia tiene que evaluar” el rol de Jonathan Morel, líder de Revolución Federal.

“Me parece que también es un elemento que la Justicia tiene que evaluar. Como expresión suelta en sí misma es muy densa, pero hasta que la Justicia no diga lo que tiene que decir no tengo mucho más para decir yo. Porque en el fondo lo que se necesita son cosas contundentes para seguir avanzando, dándole instrucciones a las fuerzas de seguridad y que actúen. Y hasta ahora hay que esperar lo que dicen”, afirmó el ministro.

El jefe de la cartera de seguridad dijo además que no pedirá cooperación a Estados Unidos en la investigación. “Nosotros no pedimos colaboración porque trabajamos en todo. No es necesario que por un caso hablemos. Hablamos de todo las veces que necesitamos. Logramos hacer un trabajo muy bueno”, afirmó.

Fernández también se refirió a los cuestionamientos que recibió por el ataque a la vicepresidenta, en particular el de la senadora del Frente de Todos Juliana Di Tulio, quien había dicho que le tenía mucho cariño al ministro, pero que el operativo “no alcanzó”.

“Nos conocemos hace muchos años, la conozco como una persona preocupada y dedicada a lo que estamos haciendo. Nosotros tenemos que estar todos los días al pie del cañón laburando y analizando lo que se está haciendo. Yo no siento eso. Yo no siento que… Siento que se trabaja fuerte. Tenemos la colaboración de muchos militantes que se acercan a estar cerca, a acompañar, a expresar solidaridad, a expresar afecto y esas cosas se ven. Y no le resta ni le quita ápice de esfuerzo a las fuerzas de seguridad que tienen que estar atentas haciendo lo suyo”, indicó.

–A partir del minuto que se sucedió el hecho se puso la mirada sobre la protección de la vicepresidenta. ¿En ese contexto estás revisando el funcionamiento del Protocolo 7?

–Sí claro, por supuesto.

–¿Qué cambios va a hacer?

–La orden de hacer el sumario la di el mismo día ese, 12 de la noche.

–¿Cómo está el sumario ahora?

–Sigue su curso. Se van acumulando elementos que se van incorporando.

–¿Hay un punto de responsabilidad de la custodia de la Policía Federal respecto a la seguridad de Cristina?

–Es que yo mostré una foto en televisión donde está específicamente la vicepresidenta y donde están los cuatro policías a su alrededor que como el cinco del dado, bueno, en esas condiciones. La tengo la foto, después cuando bajamos se las muestro.

–Está bien, pero el segundo capítulo del manual dice que los cuatro sobre el cinco se tienen que replegar y siguieron caminando.

–No, no, no.

–Es el segundo capítulo del manual.

–No es el trabajo así. El trabajo nuestro es que cuando ellos ven algo que nadie entiende, porque he hablado con muchos de los que han participado en ese momento y todos me dicen que nadie entiende qué está pasando en ese momento, lo que ellos dicen es ‘vamos’.

–No, ellos siguen caminando, ellos no dicen ‘vamos’.

–Ellos dicen ‘vamos’. Está en varias declaraciones.

El temor más profundo de Cristina y una amenaza fuera de control

–Pero ella sigue caminando.

–Bueno, está bien, es muy difícil decirle que no lo haga. Si nadie entiende qué está pasando.

–O sea que la responsabilidad al final fue de Cristina, no de la custodia.

–No, no, nunca dije eso yo. En ese momento todos teníamos una enorme confusión porque no se veía qué pasaba.