Aníbal Fernández dijo que Elisa Carrió quiere “agraviarlo” y subirlo a un “ring imaginario”: “Está sucia por los cuatro costados”

·4  min de lectura
Aníbal Fernández y Elisa Carrió
Aníbal Fernández y Elisa Carrió - Créditos: @Archivo

El fuego cruzado entre el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, y la titular de la Coalición Cívica (CC)-Ari, Elisa Carrió, viene de larga data pero se reavivó hoy cuando la referente opositora sostuvo que los custodios del exfiscal de la causa AMIA Alberto Nisman respondían a él cuando murió, en 2015. Sin embargo, la reacción del funcionario oficialista fue inmediata. No solo dijo que Carrió quiere “agraviarlo” y subirlo a un “ring imaginario”, sino que también lanzó: “Esta señora está sucia por los cuatro costados”.

Con la causa Nisman en el centro de la escena después de que el presidente Alberto Fernández dijera en una entrevista anoche que el magistrado “se suicidó”, Carrió salió a cruzar a los dirigentes del Frente de Todos en Radio Mitre. Entonces apuntó a su eterno rival.

Convencida de que al fiscal lo mataron, Carrió culpó a Aníbal Fernández por haber “estado a cargo” de la custodia del magistrado la noche en que todo ocurrió en Puerto Madero y le pidió, en relación con la causa Vialidad, donde está acusada la vicepresidenta Cristina Kirchner: “Aníbal Fernández, no mate a los jueces porque usted es responsable”. Dijo incluso que ella se resistirá a tener personal de escolta hasta que él se mantenga en funciones.

Pero el ministro de Seguridad actual negó lo dicho por la titular de la CC-Ari. “Manejé las Fuerzas de Seguridad federales desde el 20 de agosto de 2004 hasta el 8 de julio de 2009, después fui jefe de Gabinete de ministros, me fui como senador nacional, y en noviembre de 2014 la presidenta [por Cristina Kirchner] me pidió que me hiciera cargo de la Secretaría General de la Presidencia, que no tiene nada que ver con la seguridad”, detalló Fernández.

Comentó, además, que a esa función la desarrolló hasta el 26 de febrero, cuando volvió a asumir la coordinación de los ministros. “Fui el único que estuvo dos veces en la Jefatura de Gabinete, tampoco tiene nada que ver con la seguridad”, planteó en Radio 10.

Después de esa explicación, el funcionario se refirió directamente a Carrió y la fustigó. “El tema era mencionarme a mí y agraviarme, como de costumbre. A esta señora, que está sucia por los cuatro costados, le sirve esa muletilla para que uno la suba a un ring imaginario, que no estoy dispuesto a hacerlo”, sostuvo. “No sabe ni el lugar que estuve ocupando y está en el Boletín Oficial, no es tan difícil”, lanzó.

Por otra parte, el ministro abordó la causa Vialidad, en la que el fiscal Diego Luciani pidió 12 años de prisión e inhabilitación perpetua para Cristina Kirchner, como así también le trabó un embargo. “Todas las causas son inventadas”, manifestó Fernández, quien dijo que el planteo de la vicepresidenta “es más que lógico” y cuestionó la supuesta falta de material probatorio del expediente. “El fiscal no tiene una sola prueba y no las va a tener. No es que no las encontró y un día las puede encontrar. No las va tener porque lo que dicen no es verdad”, aseguró.

Vialidad: “Quiero ver si todos [los jueces] están dispuestos a rifar y tirar a los chanchos su prestigio jurídico”

Tras puntualizar en que un presidente no puede estar al tanto de la revisión de las obras que se hacen en cada provincia, de remarcar que esas construcciones tuvieron aprobación del Congreso a través del Presupuesto y de recordar que no se puede juzgar “dos veces la misma cosa”, Fernández confirmó su participación en la marcha que planea el Frente de Todos para respaldar a Cristina Kirchner, que todavía está en proceso de organización y no tiene fecha.

“El peronismo me convoca siempre. Estoy al lado del Presidente porque es el presidente del peronismo y me alcanza para trabajar para lo que me requiera. Cuando esté en riesgo el peronismo y quien conduce el movimiento, que es Cristina y está siendo atacada, es obligatorio estar presente para hacer las cosas como corresponden, después de la catástrofe que nos tocó vivir”, aseveró Fernández y acotó: “Hoy ser peronista es una obligación para resolver las cosas que le están pasando a la Argentina”.

En ese sentido, dijo que Cristina Kirchner “es un cuadrazo-la tildó como el “más importante de la Argentina en los últimos 80 o 100 años”- y entendió que existe un “gesto de mala factura” hacia ella, de “forma antojadiza”. “No hay razón por la cual el pueblo deba callarse cuando se está haciendo un agravio de esas características”, indicó Fernández quien, pese a las críticas, pidió confiar en el Poder Judicial argentino para la resolución de este tema.

“No puede salir de otra manera que no sea bien porque no hay nada para que salga mal. Va terminar con todas las cosas en su lugar. Confío en la Justicia, nadie puede ser tan tope para no hacer evaluaciones respecto de lo sucedido”, consideró el ministro de Seguridad, quien aseguró, en cuanto a las distintas instancias por las que podría pasar la causa en caso de tener una condena en primera instancia y ser apelada: “Quiero ver si todos [los jueces] están dispuestos a rifar y tirar a los chanchos su prestigio jurídico ante semejante cosa”.