ANÁLISIS-La "sonrisa del dólar" amenaza a las posiciones cortas en la moneda

Saikat Chatterjee y Ira Iosebashvili
·5  min de lectura
Ilustración fotográfica con la imagen de George Washington con mascarilla en un billete de dólar reflejado en una gota que cae de una jeringa.

Por Saikat Chatterjee y Ira Iosebashvili

LONDRES, 4 feb (Reuters) - Un inesperado rebote del dólar y algunos indicios de un repunte más amplio están desconcertando a los operadores del mercado que tomaron posiciones bajistas en la divisa estadounidense, apostando a que se encaminaba a una pendiente bajista de varios años.

Dado el volumen de inversión mundial y los flujos comerciales que dependen de la fortaleza o debilidad del dólar, acertar con el tipo de cambio es una de las decisiones más importantes que puede tomar un gestor de fondos.

Según uno de ellos, el dólar podría estar a punto de completar una pauta de negociación conocida como la "sonrisa del dólar", que en años anteriores ha precedido a los grandes repuntes económicos de Estados Unidos y a la subida de la divisa.

Según Stephen Jen, que dirige el fondo de cobertura Eurizon SLJ Capital, el dólar se fortalece en tiempos difíciles cuando los inversores se apresuran a buscar activos seguros y líquidos.

A continuación, la divisa cae cuando el crecimiento de Estados Unidos flaquea, lo que obliga a la Reserva Federal a recortar las tasas de interés, lo que hace que el dólar baje -el fondo de la sonrisa-, antes de volver a subir cuando la economía estadounidense lidera el repunte del crecimiento mundial.

Según esta pauta, la apreciación de un 40% del dólar entre 2012 y febrero de 2020 habría sido la última etapa ascendente de la sonrisa tras los mínimos de 2011-2012.

En el ciclo actual, Jen considera que se han completado las dos primeras etapas de la formación de la sonrisa: el índice del dólar se disparó a un máximo de tres años en marzo de 2020, cuando los inversores lo buscaron en medio del caos del mercado vinculado a la pandemia.

A continuación, bajó cuando la Reserva Federal redujo las tasas de interés al 0%, y el mes pasado alcanzó un mínimo de tres años, debido a las expectativas de una política estadounidense ultraexpansiva y de un endeudamiento adicional que haría estallar el déficit de la balanza de pagos.

En el último mes, sin embargo, el billete verde ha subido más de un 2%, ya que una rápida campaña de vacunación parece indicar que la mayor economía del mundo se recuperará más pronto de la depresión del COVID-19 que la mayoría de los demás países desarrollados.

"Mi opinión ha sido que Estados Unidos saldría muy fortalecido de la pandemia", dijo Jen. "Eso se está demostrando muy claramente".

Jen prevé que la última parte de la sonrisa se complete cuando el euro caiga a 1,13 dólares, un nivel no visto desde julio.

El euro, que representa más del 50% del índice dólar, cotiza actualmente a 1,1985 dólares, un 3% menos que los máximos de enero, cercanos a los 1,2349 dólares, presionado por una floja campaña de vacunación. Una décima parte de los estadounidenses ha recibido una dosis de la vacuna de dos inyecciones, frente al 3% de los ciudadanos de la Unión Europea.

La contracción del 0,7% de la zona euro en el periodo octubre-diciembre de 2020 la ha sumido en una doble recesión, frente a la expansión del 1% de Estados Unidos en el mismo periodo.

Los alcistas del dólar recibieron más aliento esta semana con la predicción del presidente de la Fed de San Luis, James Bullard, de un crecimiento económico "muy fuerte" en 2021.

"Es probable que la brecha de crecimiento entre Estados Unidos y la eurozona se amplíe aún más", dijo Stefanie Holtze-Jen, estratega jefe de divisas de DWS, y pronosticó que el euro alcanzará los 1,15 dólares a finales de año.

LECCIONES DE OTRAS SONRISAS

Teniendo todo esto en cuenta, los pesimistas sobre el dólar podrían fijarse en anteriores episodios de sonrisas. El último comenzó en 2008, cuando los inversores buscaron la seguridad del dólar durante el colapso financiero.

Se debilitó al volver a la normalidad, antes de apreciarse a partir de 2012 cuando la economía estadounidense se recuperó, China se desaceleró y la eurozona cayó en una crisis de deuda.

Otro episodio sonriente se remonta a finales de la década de 1990, cuando la crisis de los mercados emergentes impulsó el índice del dólar más de un 20%.

Hasta ahora, el mini-rally del dólar no ha sacudido a los pesimistas. Las apuestas netas en el mercado de futuros por una caída del dólar aumentaron la semana pasada hasta los 34.000 millones de dólares, su nivel más alto desde 2011, según los datos de posiciones de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas.

Las posiciones "largas" en dólares alcanzaron su máximo en marzo pasado, con 22.000 millones de dólares.

Las apuestas contra el dólar ocupan el tercer lugar en la lista de operaciones "más concurridas", según los gestores de fondos encuestados por BofA Global Research en enero.

Pero las filas de los alcistas del dólar pueden estar creciendo.

Los analistas de Nordea afirman que su "Medidor del Dólar", que mide la dirección del billete verde usando el crecimiento relativo y la inflación, las políticas de los bancos centrales y otras políticas, apunta a más ganancias para el dólar.

"El dólar está en riesgo de desviarse una vez más del consenso, y fortalecerse en lugar de debilitarse en 2021", dijeron a clientes.

(Reporte de Saikat Chatterjee en Londres e Ira Iosebashvili en Nueva York; editado en español por Javier López de Lérida)