ANÁLISIS-Biden se encuentra con pocas opciones para enfrentar el flujo de niños migrantes

Ted Hesson y Mica Rosenberg
·5  min de lectura
Migrantes en busca de asilo son escoltados fuera de la maleza después de cruzar el río Grande hacia los EEUU desde México en Peñitas, Texas.

Por Ted Hesson y Mica Rosenberg

WASHINGTON, 10 mar (Reuters) - El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, deberá lidiar con un creciente número de niños migrantes que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México, pero tiene opciones limitadas y "ninguna es maravillosa", dijo un funcionario estadounidense.

El flujo, que llega mientras Biden flexibiliza algunas de las políticas migratorias más restrictivas del expresidente Donald Trump, ha hecho que el presidente demócrata se enfrente a las críticas no sólo de la oposición republicana, sino también de miembros de su propio partido, que dicen que algunos niños están siendo retenidos durante demasiado tiempo.

El gobierno de Biden, sin embargo, se enfrenta a limitaciones legales, de espacio y de costos mientras intenta primero alojar y luego acelerar la liberación de miles de niños que llegan a la frontera.

Según la ley estadounidense, los funcionarios federales de salud están obligados a proporcionar alojamiento y atención a los niños migrantes no acompañados hasta que puedan ser acogidos por un padre u otro tutor, pero tienen un espacio limitado en las instalaciones autorizadas para hacerlo.

Si el número de niños que llegan sin padres o tutores legales sigue aumentando, las autoridades tendrán que ampliar los alojamientos de emergencia, iniciar un largo proceso para abrir más instalaciones autorizadas o liberar a los niños más rápidamente.

"Tendremos que hacer grandes y pequeños cambios", dijo a Reuters el funcionario estadounidense, que pidió el anonimato para hablar de las operaciones internas. "(Estamos) evaluando las opciones ahora porque ninguna es maravillosa".

Se supone que los niños migrantes deben ser transferidos fuera de la custodia de la Patrulla Fronteriza en un plazo de 72 horas. Pero cuando el espacio de los refugios es limitado, pueden quedar atrapados en los centros de detención de la frontera durante períodos más largos, como está sucediendo ahora, según un funcionario de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) que habló bajo condición de anonimato.

En 2019, los defensores de los migrantes plantearon su preocupación por el hecho de que cientos de niños -incluidos niños pequeños- fueron detenidos sin comida adecuada, ropa limpia y pañales, cepillos de dientes o duchas.

Robert Carey, quien dirigió la oficina de refugiados en el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS) bajo el expresidente Barack Obama, dijo que el cambio de las políticas en torno a la vivienda de los niños no sucederá rápidamente "incluso si están poniendo una enorme cantidad de esfuerzo en ello".

"Es una tarea hercúlea", dijo.

RETOS

Biden ya se está enfrentando a algunos de los mismos problemas que han afectado a los gobiernos anteriores.

Un ejemplo de las complicaciones que enfrenta el presidente: las autoridades sanitarias estadounidenses levantaron el viernes las restricciones relacionadas con el coronavirus que redujeron la capacidad de los refugios federales en un 40% y agotaron el espacio de camas.

La relajación de las restricciones aumentó la capacidad a unos 13.000, con 8.100 niños bajo custodia del gobierno hasta el lunes. Pero las camas se están llenando rápidamente.

Si bien los funcionarios reconocen que permitir el ingreso de más niños en los albergues aumentará el riesgo de que haya más casos de COVID-19, la administración dice que no tiene muchas opciones, ya que se tarda mucho en abrir nuevas instalaciones.

Los refugios de larga duración necesitan una licencia estatal que cumpla con las leyes locales de bienestar infantil, un proceso que podría llevar hasta un año y que puede verse obstaculizado por la oposición local tanto de los críticos de los centros de detención como de los grupos antiinmigración.

Los refugios de emergencia pueden construirse más rápidamente en propiedades federales, y el gobierno de Biden está estudiando organismos para ver qué opciones podrían estar disponibles, incluidas bases militares.

Encontrar terrenos o edificios adecuados, controlados por el gobierno federal, que puedan estar disponibles y ser convertidos para los niños en un corto período es un reto, dijo Mark Greenberg, un ex alto funcionario del HHS, que supervisa los refugios.

Greenberg trabajó en el departamento durante una oleada de menores no acompañados de 2014.

"Dedicamos mucho tiempo a tratar de identificar otras propiedades federales que pudieran estar disponibles en el futuro", dijo sobre los esfuerzos. "La mayoría de las agencias no tenían inmuebles que ofrecer".

La mejor opción serían los refugios a menor escala o los hogares de acogida, pero encontrar y abrir ese tipo de espacios son proyectos de más largo plazo, según Leah Chavla, asesora política principal de la Comisión de Mujeres Refugiadas, que tiene sede en Nueva York.

SALIDA RÁPIDA

Una forma de reducir la necesidad de vivienda es acelerar la entrega de los niños a patrocinadores estadounidenses, algo sobre lo que Biden ha preguntado en las reuniones, según la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Pero si se hace demasiado rápido, hay gente que podría intentar aprovecharse del sistema, según exfuncionarios del HHS. En 2013 y 2014, por ejemplo, algunos adolescentes guatemaltecos fueron liberados y luego obligados a trabajar en una granja de huevos en Ohio.

"Necesitamos tomarnos el tiempo para investigar a las personas con las que estos niños están conectados", dijo Psaki a MSNBC el martes. "Estamos tratando de averiguar cómo acelerar este proceso".

Ya se están implementando algunas medidas, pero es poco probable que tengan un efecto significativo en la crisis de viviendas si el número de niños que llega sigue creciendo.

Los funcionarios estadounidenses ahora están enviando a niños no acompañados a refugios en el interior del país en lugar de ponerlos en cuarentena automáticamente durante 14 días cerca de la frontera, según una persona familiarizada con la decisión.

Además, están agilizando las verificaciones de antecedentes de los patrocinadores con un nuevo sistema de base de datos.

Cecilia Muñoz, una de las principales funcionarias de la Casa Blanca que se ocupó de los problemas de inmigración durante el gobierno de Obama, dijo que el manejo de menores no acompañados en la frontera será uno de los mayores retos para el gobierno de Biden, que dijo que hereda problemas causados ​​por las políticas fronterizas de Trump.

"He vivido mi propia versión de esto", dijo Muñoz. Si "tienes cientos de niños en los calabozos de la Patrulla Fronteriza y no pueden quedarse allí, tienes pocas opciones y tus opciones son más caras".

(Reporte de Ted Hesson en Washington y Mica Rosenberg en Nueva York; reporte adicional de Susan Heavey en Washington; Editado en español por Javier López de Lérida)