Se amplía caso de lavado de dinero venezolano en Miami. Nuevos cargos contra 2 ejecutivos financieros

·3  min de lectura

Un enorme caso de lavado de dinero centrado en el presunto robo de más de $1,000 millones de la compañía petrolera estatal de Venezuela se amplió con nuevos cargos que acusan a un par de gestores de activos financieros de ayudar a trasladar los pagos de sobornos a cuentas bancarias de Miami y a propiedades inmobiliarias de funcionarios del gobierno venezolano.

Los recientemente acusados en el caso de conspiración en Miami: Ralph Steinmann, de 48 años, de Suiza, y Luis Fernando Vuteff, de 51 años, de Argentina.

Steinmann está prófugo, según las autoridades estadounidenses. Vuteff, que es yerno de un prominente opositor político del presidente venezolano Nicolás Maduro, fue detenido recientemente en Suiza y espera ser extraditado a Estados Unidos.

Una denuncia penal alega que Steinmann y Vuteff conspiraron con varias otras personas para lavar cientos de millones de dólares de un esquema de soborno que involucra a altos funcionarios de la compañía petrolera venezolana acusados de aprobar lucrativos contratos de préstamo para empresarios de élite cercanos al gobierno de Maduro. Las ganancias de esos acuerdos se lavaron a través de operaciones de divisas favorables al gobierno y produjeron fortunas inesperadas para los llamados cleptócratas entre 2014 y 2018, dice la denuncia.

Ambos gestores de activos usaron bancos europeos y estadounidenses para mover millones en la trama de corrupción para llenar los bolsillos de al menos dos funcionarios públicos venezolanos, incluido el asesor jurídico del Ministerio de Petróleo Carmelo Urdaneta Aquí, según la denuncia de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI). Esta fue presentada por los fiscales federales Kurt Lunkenheimer y Paul Hayden.

Urdaneta, de 48 años, fue sentenciado a más de cuatro años de prisión el mes pasado por un juez federal en Miami.

Urdaneta, ex asesor jurídico del Ministerio de Petróleo y Minería de Venezuela, fue condenado el año pasado por aceptar decenas de millones de dólares en sobornos e invertir parte de sus pagos ilícitos en un condominio en Sunny Isles Beach y otros bienes inmuebles en la zona de Miami. La jueza federal de distrito Kathleen Williams impuso una multa de $35,000 como parte de la sentencia de Urdaneta, además de aprobar la incautación por parte de las autoridades federales de activos por valor de $49 millones, como su lujoso condominio y su cuenta bancaria en Suiza.

Urdaneta es el cuarto acusado en ser enviado a prisión en el extenso caso de conspiración de lavado de dinero, que se presentó inicialmente en 2018. Otros cinco acusados en el caso de Miami, excluyendo a los recién imputados Steinmann y Vuteff, siguen prófugos en Venezuela, otros países sudamericanos y Europa.

Urdaneta se coló por la frontera de Venezuela con Colombia antes de entregarse a las autoridades estadounidenses en Miami en 2020. El año pasado se declaró culpable de un único cargo de confabulación para lavar dinero mientras proporcionaba información privilegiada sobre la corrupción en Venezuela y las ganancias contaminadas ocultas en las cuentas bancarias y las inversiones inmobiliarias en el sur de la Florida, incluyendo información que incriminó a Steinmann y Vuteff, según fuentes familiarizadas con la investigación.

Como parte del acuerdo de declaración de culpabilidad de Urdaneta, las autoridades federales incautaron un condominio de $5.3 millones en la Porsche Design Tower de Sunny Isles Beach, junto con dos apartamentos en Miami Beach y todos sus activos en una cuenta bancaria suiza. En total, las autoridades le han intervenido a Urdaneta $49 millones que se pueden rastrear a su actividad delictiva de aceptar sobornos a cambio de proporcionar acceso a contratos del gobierno venezolano, como préstamos empresariales de PDVSA y operaciones de divisas, dijeron los fiscales.

En 2021, un colega de Urdaneta, Abraham Edgardo Ortega, ex director ejecutivo de Planificación Financiera de PDVSA, fue sentenciado a más de dos años de prisión tras admitir haber aceptado más de $12 millones en sobornos que fueron transferidos secretamente a instituciones financieras estadounidenses y otras en Miami. Ortega también cooperó con los fiscales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.