Se amparan dueños de Ponte Xux por destrucción a propiedad

Julio Fentanes Cetina
·2  min de lectura

Los dueños de la cafetería Ponte Xux un lugar tradicional yucateco desde hace más de 41 años y destruido arbitrariamente por el gobernador Mauricio Vila Dosal en contubernio con el alcalde de Mérida, Renán Barrera, se ampararon ante la justicia federal por actos ilegales del gobierno en contra de su propiedad.

En entrevista con José Gabriel Zapata Martínez, quien vela por los intereses de su madre, y tienen una concesión desde hace 41 años para operar la cafetería, además de tener vigente su licencia municipal de funcionamiento emitida por la Dirección de Finanzas y Tesorería Municipal de Mérida, explicó que llegaron en la madrugada del domingo 7 de marzo y con vigilancia policial destruyeron su propiedad, violando el artículo 16 Constitucional.

Además de destruir su propiedad, se robaron el mobiliario de la cafetería recién adquirido y remodelado. Y desde días antes personal armado del gobierno custodiaba la cafetería y no permitía ni a sus dueños entrar, sin un mandato judicial.

“Ya promovimos una demanda penal y un juicio de amparo pidiendo la protección federal por los actos del gobierno de Mauricio Vila Dosal y otras autoridades como la Policía, Bienes Patrimoniales, Catastro, Tesorería y Finanzas, actuaron ilegalmente y violaron la Constitución, actuaron en la oscuridad como delincuentes para cometer una fechoría”, afirmó.

El artículo16 de la Constitución Política de México, dice a la letra: “Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento. En los juicios y procedimientos seguidos en forma de juicio en los que se establezca como regla la oralidad, bastará con que quede constancia de ellos en cualquier medio que dé certeza de su contenido y del cumplimiento de lo previsto en este párrafo”.

La cafetería está en lo que se denomina “los terrenos de oro”, frente a los mega centros comerciales Galerías Plaza y The Harbor, y a unos pasos de la Gran Plaza y las torres de condominios de lujo de la capital yucateca, en un terreno que en total mide casi 5 hectáreas, de las cuales 126 metros cuadrados eran el negocio particular.

Versiones públicas indican que en ese sitio van a hacer parte del llamado “estadio sostenible” que anunció el gobernador, Mauricio Vila hace algunos meses, y otras hablan de que puede ser un nuevo centro comercial de gran lujo, pero no podían avanzar porque “estorbaba” la cafetería Ponte Xux.

El único aviso que tuvo Zapata Martínez fue que sin explicación oficial, cometiendo un delito, le habían “cambiado el folio catastral”, porque además de todos los permisos vigentes y pagar impuestos, también pagaban predial al Ayuntamiento.

Además la familia interpuso una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos por atentar contra sus derechos.