Textos de novio asesinado revelan otras puñaladas de modelo de OnlyFans

En una ocasión, el año pasado, Christian “Toby” Obumseli afirmó que lo habían apuñalado en la pierna con tanta fuerza que apenas podía caminar. Un día después, dijo que lo golpearon en la cabeza con tanta fuerza que creía haber sufrido una conmoción cerebral.

Por último, a finales de enero, Obumseli sufrió dos desagradables cortes en la mejilla y la barbilla, heridas que documentó en fotos y que fueron lo suficientemente graves como para ir al hospital a recibir puntos de sutura.

Courtney Clenney acusada de asesinar a su novio Christian Obumsel. (Pedro Portal/Miami Herald/Tribune News Service via Getty Images)
Courtney Clenney acusada de asesinar a su novio Christian Obumsel. (Pedro Portal/Miami Herald/Tribune News Service via Getty Images)

Las conversaciones de mensajes de texto de la cuenta de iCloud de Obumseli, recientemente publicadas, revelan que dijo que su atacante era su novia, la modelo de OnlyFans Courtney Clenney, quien el 3 de abril le clavó fatalmente un cuchillo en el pecho durante otra acalorada discusión en su lujoso apartamento de Miami. Los textos, que ahora son una prueba en el caso de asesinato contra Clenney, también revelan que semanas antes de su muerte, Obumseli agonizó en un mensaje dirigido a ella por estar sometido a sus insultos raciales y a una espiral de violencia.

“¿El amor me va a matar?” le escribió Obumseli, añadiendo: “Febrero fue el peor mes que tuve hasta ahora. Me engañaron. Me volvieron a llamar esa palabra. Recibí una bofetada en los puntos que se ha reabierto varias veces y no se está curando lo suficientemente rápido”.

Clenney, de 26 años, está acusada de asesinato en segundo grado por la muerte de Obumseli, un caso que ha acaparado la atención mundial porque era una influencer con millones de seguidores en Instagram y OnlyFans, donde los usuarios ganan dinero publicando contenido explícito.

Un extracto de un mensaje de texto enviado por Christian Obumseli a su novia, Courtney Clenney. Los intercambios de mensajes son ahora una prueba en el caso contra Clenney, que está acusada de asesinar a Obumseli en Miami el 3 de abril de 2022.
Un extracto de un mensaje de texto enviado por Christian Obumseli a su novia, Courtney Clenney. Los intercambios de mensajes son ahora una prueba en el caso contra Clenney, que está acusada de asesinar a Obumseli en Miami el 3 de abril de 2022.

Los fiscales podrían presentar en las próximas semanas ante un juez de Miami-Dade las pruebas que describen a Clenney como una abusadora violenta, mientras sus abogados defensores acuden a la corte para solicitar su libertad bajo fianza mientras espera el juicio. No se ha fijado una fecha para la audiencia.

La fiscal del estado de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, al anunciar el arresto de Clenney en agosto, describió a la modelo como la agresora de una relación tormentosa. Los abogados de Clenney insisten en que apuñaló mortalmente a Obumseli en defensa propia y que ella fue la verdadera víctima de los abusos domésticos.

Sus abogados defensores, Frank Prieto y Sabrina Puglisi, dijeron que las pruebas publicadas por los fiscales “son una instantánea unilateral en el tiempo. No es la historia completa”.

Dijeron en un comunicado: “Falta el contexto. Los periodistas están escogiendo las pruebas más sensacionales, sin el contexto adecuado, para alimentar la curiosidad del público con este caso. Lo que tenemos claro es que las pruebas muestran las emociones extremas y la disfunción de una relación descarrilada”.

“Mientras preparamos la defensa de Courtney para el juicio, estamos reuniendo todas las pruebas, para que el jurado pueda entender la totalidad de la situación cuando se le presente en el juicio. Además, la mayoría de los registros publicados hasta ahora provienen del teléfono móvil de Christian. Hay otro lado de esto que esperamos presentar en el tribunal”.

Esta semana también señalaron las imágenes de la cámara corporal de un policía de Miami, publicadas el mes pasado, en las que se ve a Clenney -días antes del asesinato- diciendo que Obumseli la acosaba y pidiendo una orden de alejamiento. No fue detenido en ese caso.

“Estos titulares salaces están distrayendo de la verdadera cuestión. Se trata de la acción que ella realizó ese día para salvar su propia vida. No se trata de grabaciones, mensajes de texto o peleas anteriores”, dicen los abogados en su comunicado. “Courtney es la víctima de la violencia doméstica y creemos que el sistema le falló ya que pidió ayuda en repetidas ocasiones”.

Clenney y Obumseli, que se mudaron a Miami desde Texas en enero, tenían una relación notoriamente tempestuosa: los vecinos de ambos estados se quejaban repetidamente de sus fuertes discusiones.

El Miami Herald obtuvo los mensajes de texto, que fueron recuperados por la Policía de Miami como parte de la investigación del homicidio, a través de una solicitud de registros públicos. También se obtuvieron fotos tomadas en el hospital de las heridas de Obumseli.

A principios de este mes, la Fiscalía del Estado también hizo públicas unas grabaciones secretas —de las que reportó por primera vez el Herald— en las que Obumseli relataba los arrebatos de Clenney en y el uso de la palabra “n....” contra él en los meses anteriores a su muerte. En agosto, el estado hizo público un video, también de antes del asesinato, en el que Clenney le atacaba en el ascensor de un apartamento.

Un abogado de la familia de Obumseli dijo el jueves que los mensajes de texto y las grabaciones revelan que Clenney “aterrorizó su vida” y que no actuó en defensa propia. Dijo que la familia está planeando presentar una demanda civil por homicidio culposo contra Clenney.

“Es un claro patrón de ella desquiciada y fuera de control”, dijo el abogado de Miami Larry Handfield. “Ella era una amenaza y ha demostrado un patrón de violencia y claramente, ese fatídico día, llegó a su fin”.

El estado publicó tres intercambios de mensajes de texto entre Obumseli y Clenney.

El primero fue de octubre de 2021, cuando aún vivían en Texas. Mientras discutían porque Clenney le había quitado el teléfono, Obumseli le contaba que lo había apuñalado en la pierna y que le dolía tanto que “no podía ni caminar”.

En otro texto, escribió “a la mañana siguiente aún me levanté feliz por haberte dado un buen día aunque me doliera la pierna porque mi novia me apuñaló”. Y añadió: “¿Te hice sentir como una m— por haberme apuñalado? No, solo me aguanté y esperé que mañana fuera mejor”.

Un extracto de un mensaje de texto enviado por Christian Obumseli a su novia, Courtney Clenney. Los intercambios de mensajes son ahora una prueba en el caso contra Clenney, que está acusada de asesinar a Obumseli en Miami el 3 de abril de 2022.
Un extracto de un mensaje de texto enviado por Christian Obumseli a su novia, Courtney Clenney. Los intercambios de mensajes son ahora una prueba en el caso contra Clenney, que está acusada de asesinar a Obumseli en Miami el 3 de abril de 2022.

Al día siguiente, en otro intercambio de mensajes, Obumseli relató que Clenney le escupió y lo “golpeó con el teléfono” en la cara y la nuca. Le suplicó que abriera la puerta de su apartamento para poder tumbarse en el sofá. “Ahora tengo un bulto. Estoy sangrando. Vomitando, creo que tengo una leve conmoción cerebral y tengo ansiedad. He dormido en el baño durante dos horas y no tengo palabras”.

Cinco minutos más tarde, ella respondió: “Siento haberte golpeado en la cara y en la nuca y haberte escupido. ¿Está bien? No. Solo me haces enojar mucho, pero todavía te quiero”.

Luego, el 30 de enero, después de haberse mudado al edificio de apartamentos One Paraiso, en el vecindario Edgewater de Miami, sus mensajes de texto revelan que planeaban comprar “cocaína”. A primera hora de la noche, mientras él estaba en un bar viendo un partido de fútbol, empezaron a discutir por el tono de los mensajes de texto que se enviaban. Ella se enfadó porque él le contestó “¿Sí, Courtney?”.

“’Sí, Courtney es innecesario”, escribió ella, según los mensajes de texto. “Sigo teniendo que explicarte cómo actuar”.

Lo que sucedió exactamente cuando finalmente se encontraron en persona no está claro. Pero más tarde esa noche, Clenney escribió: “Espero que esto te dé tiempo para pensar en tus acciones” y “disfruta del hospital”.

Obumseli había sufrido los dos cortes en la cara y estaba de camino a buscar atención médica. “Cuéntales tu versión y luego yo les diré lo que pasó”, escribió.

Él le respondió: “No voy a decir nada” y “voy a decir el incidente del fútbol”.

Más tarde esa noche y al día siguiente, según los textos, él le envió mensajes repetidamente, lamentando “haber sido apuñalado varias veces”.

“Estaba en el hospital con ganas de verte y tú te vas a beber y te vas con alguien... cuando tu novio está desmayado en la cama recibiendo puntos de sutura porque he perdido mucha sangre”.

Días después del apuñalamiento, Clenney envió una serie de mensajes de texto pidiendo disculpas.

“Te quiero mucho Christian. Debí haber estado en el hospital contigo y debí haber dormido a tu lado, siempre lo he hecho”, escribió, añadiendo después: “Siento un gran arrepentimiento, tristeza y humillación y estoy muy, muy arrepentida de haberte hecho daño”.

Los mensajes de texto revelan un abuso que es común entre los agresores, dijo Denise Hines, una profesora de Trabajo Social de la Universidad George Mason que investiga a las víctimas masculinas en casos de abuso doméstico. Dijo que los hombres, en particular los afroamericanos, a menudo dudan en denunciar la violencia física contra sus parejas femeninas porque temen que sus agresoras los culpen, lo que puede dar lugar a su detención.

Los vaivenes de Clenney a través de los mensajes de texto —desde arrebatos hasta profesiones de amor— muestran que Obumseli cayó en lo que los investigadores llaman un “vínculo traumático”, dijo Hines.

“Este tipo de momentos son intensamente gratificantes y refuerzan la idea de que ella va a cambiar. Demuestra la persona de la que se enamoró”, dijo Hines, que no está involucrado en el caso.

Clenney y Obumseli siguieron juntos, según revelan los textos, pero las tensiones persistieron. Fue el 26 de febrero, semanas antes del apuñalamiento mortal, cuando Obumseli envió un largo texto en el que agonizaba por el desmoronamiento de la relación y el insulto racial. “Tu novio es afroamericano y lo llamas así. Tu novio no es sucio, ¿por qué le escupes?”, escribió.

Se preguntaba qué habría pasado si la herida de cuchillo hubiera estado más arriba de su barbilla.

“¿Mi mejilla? ¿Mi ojo? ¿Qué puede pasar a la siguiente?”, escribió. “Rezo para que no haya una [próxima] vez así”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Daniela Castro regres a la tienda donde fue acusada de robo en 2018.