AMLO: polémico ex líder sindical deja Petróleos Mexicanos

Associated Press
·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Carlos Romero Deschamps, uno de los políticos más polémicos de México, inmerso en diversos escándalos corrupción y quien dirigió a los trabajadores petroleros durante casi tres décadas, dejó definitivamente Petróleos Mexicanos (Pemex) un año y medio después de renunciar a su puesto como líder sindical pero seguir cobrando.

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó el martes la decisión alentada por el gobierno debido a que el funcionario seguía recibiendo pagos aunque no trabajaba con el argumento de que estaba disfrutando de las vacaciones que tenía acumuladas durante sus años como dirigente.

“A partir del día de hoy el señor Romero Deschamps ya presenta su renuncia, es decir, deja de ser trabajador activo de Pemex. Eso lo hace por voluntad propia y también por un exhorto que le hicimos de que aunque fuese legal (que recibiera esos pagos) considerábamos que era inmoral", afirmó el mandatario.

Romero Deschamps, de 77 años, comenzó a trabajar en Pemex a los 14 y ascendió paulatinamente dentro de la compañía al amparo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) hasta convertirse en 1993 en el líder del sindicato, puesto que ocupó hasta octubre de 2019 pese a las sucesivas denuncias y polémicas que lo vinculaban con diversos delitos de corrupción. En esas fechas también era senador del PRI.

En el momento de su dimisión como dirigente sindical, el gobierno de López Obrador confirmó que había dos denuncias en su contra en la Fiscalía General de la República por supuestas operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Previamente se conocieron varias investigaciones abiertas en su contra pero pese a las constantes sospechas y acusaciones a lo largo de décadas nunca fue condenado. El siempre negó haber cometido delito alguno.

El martes, López Obrador confirmó que era correcta una investigación periodística publicada por el medio mexicano Contralínea que indicaba que desde que Romero Deschamps dejó de ser líder sindical “estaba de vacaciones” con el argumento de que cuando fue dirigente no descansó y “de acuerdo al contrato colectivo tenía ese derecho de utilizar todas sus vacaciones anteriores, acumularlas y que esto le permitía estar de vacaciones hasta el 2024".

El mandatario no se pronunció sobre las investigaciones abiertas contra Romero Deschamps pero insistió en su idea de terminar con la corrupción en los sindicatos y que los trabajadores puedan elegir libremente a sus dirigentes.

El exdirigente y su familia exhibieron durante años un estilo de vida fastuoso con bienes, vehículos, propiedades y viajes lujosos. Un artículo de Forbes de 2013 lo nombró uno de los 10 mexicanos más corruptos.