AMLO, entre los mandatarios de AL que más hostigan al periodismo: SIP

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 23 (EL UNIVERSAL).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asesinato de ocho periodistas, cuatro en México y uno en cada uno de estos países: Colombia, Ecuador, Guatemala y Honduras, y se expresó preocupación por la prescripción de tres casos de asesinatos de periodistas en Colombia.

En la Reunión de Medio Año de la SIP, celebrada de manera virtual por la pandemia del Covid-19, en vez de realizarse en Saltillo, México, como estaba previsto, se insistió a los gobiernos de Brasil, México, Ecuador, Guatemala y Honduras a que cumplan con la responsabilidad de determinar responsables materiales e intelectuales en casos de asesinato o desaparición de periodistas, y se criticó la decisión del gobierno de Estados Unidos, por negarse a sancionar al príncipe Mohammed bin Salman de Arabia Saudí, por el asesinato en 2018 del columnista Jamal Khashoggi.

Como primer acto de la reunión, celebrada de forma virtual del 20 al 23 de abril, se rindió honores a los más de 500 periodistas y personal de medios de comunicación que han fallecido a causa de la pandemia.

La SIP concluyó que "los mandatarios Nayib Bukele, de El Salvador; Jair Bolsonaro, de Brasil; Andrés Manuel López Obrador, de México, y Alberto Fernández, de Argentina, son quienes más hostigan al periodismo".

También, dijo, "en Bolivia, Venezuela, Cuba, El Salvador y Nicaragua los gobiernos utilizan los medios gubernamentales y las redes sociales para desacreditar a los periodistas".

Explicó que, pese a la labor que ofrecen los periodistas, desde el poder continúan con la desacreditación y estigmatización del ejercicio periodístico, haciendo uso de sus redes soicales o herramientas gubernamentales.

Ejemplo de lo anterior lo señaló Miguel Henrique Otero, editor de El Nacional, al que el Tribunal Supremo venezolano ha condenado a pagar 13 millones de dólares por presunta difamación contra Diosdado Cabello, el hombre fuerte del régimen de Nicolás Maduro.