AMLO fija su primer objetivo antinarco: el Cártel Jalisco Nueva Generación

Redacción

 

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador interpuso su primera denuncia ante la Fiscalía General contra el lavado de dinero, a fin de combatir el crimen organizado, y el primer objetivo será el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

"La Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, en ejercicio de sus facultades legales, presentó a la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) la primera denuncia por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero)", señaló el organismo en un boletín el miércoles.

Esta denuncia va en contra "de miembros de la delincuencia organizada y permitirá el inicio de las investigaciones judiciales", se agregó en el documento.

El punto central de la nueva táctica será "modificar el modelo para lograr un aseguramiento de cuentas bancarias, instrumentos y bienes producto del delito", dijo Santiago Nieto, titular propuesto para la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), este jueves en Aristegui en Vivo.

La primera denuncia por lavado de dinero ante la PGR será contra personas físicas y morales, de empresas fantasma ligadas al CJNG, "estamos en el procesamiento de cuentas con la idea de avanzar como coadyuvantes en la judicialización de estas carpetas de investigación", agregó Nieto.

Constituirnos como víctimas en virtud de que se trata de una afectación al Estado mexicano en temas financieros; y lograr al final el decomiso de los bienes e instrumentos (para que) al momento de tener una sentencia condenatoria, sea un procedimiento abreviado o juicio oral.Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera

La administración de López Obrador ha reiterado como "una prioridad" el combate a las estructuras financieras del crimen organizado.

El Cártel de Jalisco Nueva Generación, con su líder Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, fue considerado el "cártel del sexenio" de Peña Nieto y no fue para menos.

El grupo criminal fue capaz de imponer el terror en plena tarde en una de las ciudades más importantes del país; de retar al gobierno federal con demostraciones de fuerza y violencia; de desaparecer jóvenes, asesinarlos y disolverlos en ácido "por error"; de convertir territorios que antiguamente eran considerados tranquilos en los primeros lugares en asesinatos; y de arrebatar las rutas de distribución de drogas que por años dominaron otros grandes cárteles.

Sigue leyendo en HuffPost