AMLO, el rey de la comedia que oculta los fracasos con puro show

·4  min de lectura
FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM
FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM

Dentro de cuatro años terminará el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El primero de octubre de 2024 tendremos otro presidente, posiblemente ya no habrá mañaneras, como las que el presidente ocupó para “gobernar”, mientras las crisis se acumulaban y su discurso de combate a la corrupción y su “austeridad republicana” dividían al país y desmantelaban a las instituciones.

Con frecuencia el presidente López Obrador sale ante cámaras de televisión a decir que su gobierno no es igual a los anteriores, quizás, sea una de las pocas verdades que expresa. No hay antecedentes de presidentes en México y el mundo que sean tan afectos a exhibirse en los medios como él.

Están lejanos los días en que buscaba el poder y se quejaba de la poca atención que le prestaban los medios, principalmente la televisión. Organizó eventos en el Zócalo, en el sexenio de su malquerido Felipe Calderón. Se autoproclamó presidente legítimo y anualmente presentó un informe en ese lugar. Citaba a los medios que dejaban testimonio del show escenificado, para denostar al “gobierno espurio” de Calderón.

Siempre crítico, López Obrador dijo que la candidatura de Enrique Peña Nieto fue producto de la televisión porque la frecuente difusión de sus actividades favoreció su triunfo electoral, mientras él fue ignorado y sólo contó con algunos cientos de miles de spots durante su campaña.

Esa “amarga experiencia” quedó atrás, hoy el presidente López Obrador, se organizó un show y es la “estrella”. Desde su conferencia de prensa mañanera disfraza como información lo que realmente es propaganda. Sirve para acreditar y justificar su uso y, con frecuencia, abuso del poder. Ha sucedido por 22 meses en Palacio Nacional.

LEER | AMLO ya no sabe de dónde sacar dinero y ahora quiere empeñar todo, incluido el futuro de México

Al arrancar su gobierno López Obrador enseñó que el poder presidencial, todo, era suyo y para ello montó la comedia “Cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México”, con el argumento de terminar con la corrupción que lo había gestado. Mostró “todos” los argumentos gráficos y financieros, para “justificar” su determinación de cancelar la obra e imponer su construcción en el Aeropuerto Militar de Santa Lucia. El tema fue divulgado en medios internacionales y nacionales. Vimos su sonrisa en la televisión.

La determinación de López Obrador sembró la desconfianza entre los inversionistas. Sus consultas a mano alzada, que dice son democráticas, dieron la vuelta al mundo y refrendaron la visión negativa del exterior, sobre su gobierno.

Parece que el presidente López Obrador es un firme creyente de que la percepción de la realidad puede ser moldeada desde los medios de comunicación, sobre todo la televisión. Sobre los problemas de la economía y finanzas con las que terminó su primer año de gobierno, dijo que eran responsabilidad del periodo neoliberal que había saqueado al país y que sólo había beneficiado a unos cuantos, lo que llama “La Mafia del Poder”.

Para acreditar que su combate a la corrupción es real, logró la extradición, desde España, de Emilio Lozoya, que le permitió acusar a los expresidentes Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas. En calidad de “testigo protegido” Lozoya hizo una larga declaración y presentó un video. Ambos elementos carecieron de peso legal, pero tuvieron el impacto mediático que López Obrador quería para cambiar la percepción sobre los problemas de la economía nacional y la inseguridad, agravados por la pandemia.

La comedia de Lozoya terminó cuando apareció el video de su hermano Pio López Obrador, recibiendo dinero de dudosa procedencia, lo que fue justificado por Andrés Manuel como donaciones para la causa.

La comedia del Avión Presidencial es la más rentable en el show de López Obrador. La rifa, No rifa y el Premio Etiquetado son una aportación al arte de la simulación que el presidente se encargó de llevar, vía teleconferencia, como ejemplo al seno de la ONU. Toma para que aprendas.

No deja de sorprender la capacidad creativa de López Obrador. Propuso y presentó al Senado la solicitud para que sean juzgados los últimos cinco expresidentes. Aclaró que en caso de que eso suceda, votará en contra. El asunto pasó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que al final se pronunció a favor, no sin antes escuchar las advertencias del presidente de que, si los magistrados no la aprobaban, sería su responsabilidad y entonces propondría una reforma constitucional para lograr el juicio a los expresidentes.

LEER | 'Le puso el dedo': El irresponsable acto de Sheimbaum que pone en peligro a una mujer y todo por agradar a AMLO

Para López Obrador su mañanera es como una gran carpa en la que se montan comedias para que no se vea el fracaso de sus políticas que dividen al país, desbarrancan la economía, mantienen la inseguridad y matan a miles de mexicanos con la pandemia, de la que se burló y propuso detener con una estampa religiosa.

La comedia no tiene fin. Para el 2021 ya se preparan los actos de distracción. López Obrador quiere que se llame “Año de la Grandeza de México”, en esa ocasión se conmemorarán los 700 años de la fundación de Tenochtitlán, los 500 años de la invasión europea, y los 200 años de la consumación de la Independencia de México.

El presidente López Obrador considera que será la ocasión para que “lleguen las solicitadas disculpas de parte de España”. Elija, llorar o reír. Se vale.

También debes ver:

EN VIDEO: SCJN declara constitucional la consulta popular para enjuiciar a expresidentes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.