Amenazas fuerzan el cierre de una distribuidora de oxígeno medicinal de Perú

Agencia EFE

Lima, 28 ene (EFE).- Las amenazas y el juego sucio de quienes buscan lucro en el mercado negro forzaron el cierre de un local que distribuye oxígeno medicinal en la ciudad del Callao, colindante con Lima, donde cientos de familiares de pacientes de covid-19 pasan hasta dos noches a la intemperie a la espera de recargar su balón.

El dueño de la empresa Criogas, Luis Barsallo, anunció en un comunicado que el establecimiento permanecerá cerrado este jueves como "medida de prevención" hasta tener "garantías" y contar con el "resguardo de las fuerzas del Estado".

"Nos hemos visto afectados por la algarabía colectiva de presuntos revendedores, quienes han propiciado amenazas y han expedido documentos de dudosa credibilidad con la intención de lograr adquirir el preciado oxígeno para obtener un beneficio particular", denunció el empresario, conocido popularmente como el "Ángel del oxígeno".

LOS REVENDEDORES SE LLEVAN EL 60 % DE BALONES

En las inmediaciones de esta popular distribuidora de oxígeno de la ciudad portuaria del Callao, hace días que se forma una cola de cientos de familiares de pacientes de covid-19 que pasan noches en vela mientras aguardan su turno para recargar los tanques verdes de ese implemento vital para atender los casos graves de la enfermedad.

La fila de cilindros en frente de la puerta de Criogas se multiplicó en los últimos días ante el aumento de casos positivos de coronavirus y la carencia de abasto de oxígeno en Perú, que tiene desbordados los centros hospitalarios mientras avanza la segunda ola de contagios del virus.

Desde el pasado fin de semana, Barsallo viene denunciando que algunos inescrupulosos que, con certificados médicos falsos, se hacen pasar por familiares de enfermos para recargar balones y luego venderlos a precios elevados en el mercado paralelo.

Según declaró el empresario a América Televisión, el 60 % de los cilindros que rellenan a 20 soles el metro cúbico (5,4 dólares) se los llevan "los revendedores", algo que considera "indignante".

Denunció que incluso algunos se dedican a vender espacios de la fila o directamente a robar los tanques, todo "sin tomar en cuenta las graves consecuencias que puede llegar a acarrear el comercio clandestino e informal".

PIDEN APOYO DE LA MARINA DE GUERRA

A fin de evitar las mafias y garantizar un mayor control en las cercanías del local, Criogas solicitó el "apoyo de las autoridades" policiales de la región, que en los últimos días se encargaron de resguardar la zona.

Sin embargo, Barsallo lamentó que el "esfuerzo" de la Policía Nacional del Perú (PNP) "no ha sido suficiente".

"Si bien es cierto la Policía nos apoya, se necesita un filtro con un buen sistema de inteligencia para detectar a esa gente", indicó.

Por ello, el empresario pidió el apoyo de la Marina de Guerra del Perú, que durante la primera ola de contagios de coronavirus "hizo un control excelente" de la zona y "ahuyentó a muchos revendedores".

Ante este escenario, la Defensoría del Pueblo demandó a la Policía Nacional reforzar el resguardo de los "establecimientos que venden productos médicos esenciales para atender a pacientes con covid-19".

"Solicitamos a la Fiscalía investigar e identificar a eventuales acaparadores de oxígeno medicinal" y "recordamos a la ciudadanía que la obligación de proveer oxígeno medicinal a los pacientes covid-19 es de los establecimientos médicos", que se deben recargar "únicamente en las distribuidoras autorizadas", indicó a través de las redes sociales.

EN PLENA SEGUNDA OLA

Las denuncias sobre la aparición de revendedores que aprovechan las circunstancias para lucrarse en el mercado negro del oxígeno medicinal coinciden con el abrupto aumento de contagios de covid-19 en Perú, que está a la espera de la llegada de las primeras dosis de vacunas procedentes del laboratorio chino Sinopharm.

Con los hospitales colapsados y largas listas de espera en las camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), el país suramericano afronta ahora la segunda ola del SARS-CoV-2, que hasta el momento ha dejado 1,1 millones de casos confirmados y cerca de 40.300 fallecidos, según cifras oficiales.

A fin de atajar el avance de la pandemia, el presidente Francisco Sagasti anunció esta semana la reimposición a partir del próximo domingo de una estricta cuarentena y el cierre de casi todas las actividades en gran parte del país.

(c) Agencia EFE