Por amenazas, comisario retira filtros sanitarios en Tizimín, Yucatán

TIZIMÍN, Yuc., mayo 9 (EL UNIVERSAL).- A través de Facebook, Javier Santos, comisario de este lugar de la zona oriente del Estado, informó que se vio obligado a aceptar el retiro de los filtros sanitarios impuestos en esa comunidad en prevención al Covid-19, porque tuvo miedo por su vida.

Como se informó el pasado jueves, un grupo de habitantes de esa comisaría, ubicada a tres horas de Mérida, se "amotinaron" y lograron bajo presión que el comisario retirara los filtros sanitarios y que levantara la prohibición del uso de espacios públicos, como parques y campos deportivos.

Ahora, en el nuevo video que circula en redes sociales, el comisario justificó su decisión de levantar la cuarentena y la sana distancia en la comunidad, pues su seguridad estaba siendo amenazada, ya que las personas que lo presionaban se estaban comportando un tanto violentas.

Aunque no explica la forma cómo logró la conciliación con este grupo de pobladores, el comisario dio a conocer que los filtros sanitarios otra vez están operando y que la población ahora está en calma y cooperando para prevenir la propagación del Covid-19.

Señaló que el plan para reducir la movilidad también continúa, pues a partir de las 22:00 horas ningún automóvil circula, los ciudadanos no pueden salir y todos los comercios están cerrados.

El día de los hechos, además de gritar que estaban "hartos" por las medidas para evitar la propagación de Covid-19, los pobladores de Dzonot Carretero denunciaron que las autoridades municipales no permiten salir ni entrar a la comunidad a sus familiares que trabajan en otras localidades.

Ante esto, un grupo de personas de esta comunidad se "amotinaron" en la comisaría, sin cuidar la sana distancia y olvidando el cubrebocas.

Sin embargo, al parecer el comisario de Dzonot Carretero concilió con los inconformes y les hizo ver el riesgo de contagio de ese virus.