Un santuario de mariposas forzado a cerrar por amenazas de conspiracionistas y trumpistas

·8  min de lectura

El Centro Nacional de Mariposas en Mission, Texas, en la zona fronteriza con México y sobre la ribera del Río Grande (Bravo), es un espacio único y singular. En sus terrenos, que mantienen la flora de esa región, se preservan decenas de especies de mariposas y otras, lo que le confiere una diversidad natural singular.

La entrada del Centro Nacional de Mariposas en Mission, Texas, en la frontera de EEUU con México. (Getty Images)
La entrada del Centro Nacional de Mariposas en Mission, Texas, en la frontera de EEUU con México. (Getty Images)

El centro es por ello clave para la preservación de numerosas especies y para educar sobre la importancia de la protección de los ecosistemas. Pero, ahora, ese santuario está bajo una ominosa amenaza, que no es el cambio climático sino tensiones y acosos motivados al parecer por cuestiones político-ideológicas e incluso por teorías conspirativas provenientes de seguidores de Donald Trump y de la derecha radical.

Un tuit publicado por ese santuario ilustra la situación: "Como otros han mencionado, nosotros nunca hemos tenido que cerrar a causa de [cruces de] inmigrantes o por un ‘cártel’ amenazándonos, pero hemos tenido que cerrar a causa de milicias MAGA [Make America Great Again, el lema de Trump], su campaña maliciosa y difamatoria y ahora su evento de arranque de [campañas electorales] de medio término ‘Take Action Tour’…”.

Según narró Texas Public Radio (TPR), el Centro Nacional de Mariposas de Mission debió cerrar por razones de seguridad, pues la directiva de ese santuario tuvo conocimiento de amenazas creíbles vinculadas a un mitin que realizaron en esa zona fronteriza candidatos y políticos de derecha radical y pro Trump.

TPR informó que la temática de ese mitin eran seguridad fronteriza y "la conexión directa con la integridad electoral desde un punto de vista bíblico".

Pero lo que parecía sería un cierre temporal se ha vuelto ahora indefinido pues, según dijo la directiva del santuario en Twitter, "esta difícil situación fue tomada por la junta de directores de la Asociación Norteamericana de Mariposas ante los recientes eventos…".

Lucha contra el muro fronterizo

Pero, ¿por qué los trumpistas serían una amenaza para un pacífico centro de protección de mariposas? La respuesta es compleja, con tonos tanto de corte político como de puro delirio.

Durante la administración de Trump, el gobierno federal comenzó su proyecto de muro fronterizo, una de las punzantes promesas de campaña del expresidente, y se estableció que un tramo de la barrera pasaría justo en medio de los terrenos del santuario de mariposas de Mission.

Eso afectaría severamente al lugar y pondría en peligro la supervivencia de multitud de especies animales y vegetales únicas. Además, alegó el centro, la colocación de un muro fronterizo en su propiedad afectaría económicamente a la región, pues el turismo ecológico contribuye con millones de dólares a la economía local.

Una vista de las instalaciones del Centro Nacional de Mariposas en la ribera del Río Grande (Bravo), en Mission, Texas, ciudad fronteriza con México. (Getty Images)
Una vista de las instalaciones del Centro Nacional de Mariposas en la ribera del Río Grande (Bravo), en Mission, Texas, ciudad fronteriza con México. (Getty Images)

En general, el santuario ha sido por años un opositor al proyecto de muro fronterizo.

El centro se defendió legalmente para tratar de frenar que las autoridades federales construyeran un muro en sus terrenos y eso, presumiblemente, atrajo la animadversión del entorno trumpista. Una valla a la que, cabe señalar, el Congreso no le autorizó fondos y fue señalada como un mero desplante político-electoralista de Trump, utilizado para agitar miedos y tensiones xenófobas en sectores de la derecha radical.

Y aunque las autoridades federales no han construido muro en esa zona, otros han seguido con ese afán, entre ellos Brian Kolfage y Steve Bannon (exasesor de Trump), quienes establecieron la organización We Build The Wall con el propósito de recaudar fondos privados para erigir una valla sobre terrenos particulares en la zona limítrofe.

En 2019, We Build The Wall se dispuso a construir un tramo de muro en la ribera del Río Grande en una propiedad privada cercana a los terrenos del Centro Nacional de Mariposas. Al considerar que esa construcción de barrera fronteriza en la ribera podría afectar a otras propiedades de la zona y alterar el flujo de las aguas del río, el santuario de mariposas presentó una demanda en la que alegó que la construcción de ese muro violaría disposiciones del tratado internacional de fronteras entre México y Estados Unidos.

En 2020, cabe señalar, fiscales federales acusaron penalmente a Kolfage y Bannon de haber presuntamente defraudado a quienes les donaron dinero para ese proyecto de muro fronterizo privado al usar esos recursos para usos personales.

Blanco de trumpistas y conspiracionistas

La oposición del centro al muro fronterizo (al que ha denominado una estafa) y las demandas que ha interpuesto al respecto lo han vuelto blanco de ataques provenientes de la derecha radical y de seguidores de la teoría conspirativa QAnon.

Por ejemplo, indicó Texas Public Radio, se ha dicho que dentro del santuario de mariposas opera una red de sexo ilegal, que en ese lugar se guardan cadáveres y que traficantes de personas cruzan ilegalmente a migrantes usando su muelle.

Una manta colocada en 2019 en apoyo del Centro Nacional de Mariposas en Mission, Texas, (Reuters)
Una manta colocada en 2019 en apoyo del Centro Nacional de Mariposas en Mission, Texas, (Reuters)

El santuario ha negado y repudiado esas alegaciones, que considera mentirosas y dolosas, pero estas han sido repetidas con frecuencia, incluidos tuits publicados por Kolfage. Tras todo ello, milicias de derecha como los Three Percenters y los Oath Keepers se han plantado frente al santuario de modo amenazante. Cabe señalar, como contexto, que líderes de los Oath Keepers han sido acusados por las autoridades federales de conspiración sediciosa por su implicación en el ataque contra el Capitolio el 6 de enero de 2021.

Las presiones y acoso contra el santuario han continuado, de acuerdo a su directiva.

Por ejemplo, apenas hace unos días, según narró BuzzFeed News, se presentaron en el santuario Kimberly Lowe, candidata republicana a congresista por Virginia, y otra persona, quien se ostentó como integrante del Servicio Secreto.

Ambas personas dijeron que se proponían ver a “migrantes cruzando en balsas” y repitieron los dichos de que en el santuario tenía lugar tráfico sexual.

Lowe y su acompañante, reportó la directora del santuario, Marianna Treviño-Wrigth, trataron de entrar a terrenos del santuario sin autorización e incluso la habrían atacado físicamente. Luego, se afirma, Lowe y su acompañante trataron de dejar el lugar y subieron a su auto y el hijo de Treviño-Wright trató de cerrarles la puerta (lo que Lowe luego alegó era un intento de secuestro), pero el vehículo aceleró y casi golpea al joven, indicó BuzzFeed.

Tras el incidente, señaló Texas Public Radio, ante la inminencia del mitin We Stand America a realizarse en la zona, Treviño-Wright dijo que un exfuncionario estatal le dijo que “estuviera armada todo el tiempo y se fuera de la ciudad ese fin de semana”.

Lowe fue apartada de ese mitin, pero su intento de irrupción en el santuario tuvo mucha repercusión. Con todo, durante el pasado fin de semana en que se realizó el mitin We Stand America, personas de la comunidad y simpatizantes del santuario realizaron también eventos en defensa del centro y en contra del muro fronterizo, lo que se realizó de manera pacífica y con actividades cívicas y artísticas, según se constata en varios tuits al respecto.

Las amenazas persisten

Pero las amenazas en contra del santuario habrían continuado y serían de tal intensidad que motivaron la decisión de cerrar indefinidamente.

Según el HuffPost, al referirse a la violencia que han producido narrativas conspirativas como las que se han emitido en contra del santuario, Wrigth-Treviño aludió a los trágicos y estremecedores casos del tiroteo en una pizzería en Washington DC y la masacre en un Walmart en El Paso. Eso apunta a la magnitud del temor que se vive en el Centro Nacional de Mariposas.

Así, en otro tuit, el santuario indicó que "la seguridad de nuestro personal y nuestros visitantes es nuestra principal preocupación" y por ello determinaron su cierre indefinido, añadiendo que "esperamos poder reabrir pronto, cuando las autoridades y los profesionales que nos ayudan a navegar esta situación nos den la luz verde".

Es de esperar que las amenazas no se materialicen y el santuario pueda reabrir y continuar su importante labor de preservación de la naturaleza. Pero su caso es un indicador más de cómo la polarización político-ideológica y el auge de teorías conspirativas en algunos sectores provocan (así se trate de ideas falsas) reacciones ominosas que afectan a instituciones y comunidades.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Whoopi Goldberg suspendida por canal ABC por comentarios sobre el Holocausto

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.