Ambulantes se enfrentan a policías

·2  min de lectura

Kevin Ruiz

CIUDAD DE MÉXICO, abril 18 (EL UNIVERSAL).- Cerca de 40 mujeres comerciantes de la vía pública e integrantes de la comunidad mazahua agredieron a elementos de la policía capitalina con botellas de vidrio, palos, y otros objetos, luego de que las retiraran de avenida Juárez, en el Centro Histórico, en donde acostumbran colocar sus productos para venderlos.

El retiro se llevó a cabo la tarde del sábado, día en que tampoco se permitió la instalación de puestos ambulantes para el colectivo Autogestión Feminista, quienes llegaron a un acuerdo y se retiraron; sin embargo, la comunidad mazahua permaneció en el lugar, e incluso, sus integrantes utilizaron indumentaria y distintivos feministas para permanecer en la vía pública, colocaron pancartas en el piso y amarraron pañuelos morados sobre un lazo.

No obstante, en esta zona de la avenida Juárez, justo sobre el edificio que alberga los tribunales familiares del Poder Judicial local, las comerciantes ambulantes no solía usar distintivos feministas, hecho que este sábado destacó.

Cerca de las 14:00 horas, policías capitalinos y personal del gobierno central intervinieron para retirarlas, y ante el enojo, comenzaron a agredir a los uniformados, quienes emprendieron retirada al ver que las agresiones iban escalando.

Una de las comerciantes sacó botellas de cerveza y comenzó a estrellarlas contra los policías; luego se involucraron hombres comerciantes y niños, quienes golpeaban y después se ocultaban detrás de las ambulantes.

Las adultas de esta comunidad prefirieron recoger sus productos antes de que iniciaran las agresiones, y también retiraron sus distintivos morados y se retiraron.

A través de un comunicado, la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México informó que entablaron el diálogo con las ambulantes, pero que reaccionaron con violencia; además, luego de las agresiones, volvieron a instalarse.

El retiro de las comerciantes ambulantes en la Alameda Central se dio luego que no se les permitiera a los colectivos feministas continuar con sus actividades comerciales en esta zona y tras la manifestación del viernes pasado afuera de la plaza comercial Reforma 222, donde también se reportaron agresiones a transeúntes y destrozos en algunos comercios.

Los grupos feministas han pedido espacios para vender sus productos. Ayer, el gobierno de la Ciudad de México mantuvo la valla en las inmediaciones de la Alameda Central para impedir la venta.