Las ambigüedades europeas ante la importación de los diamantes rusos

REUTERS - TATYANA MAKEYEVA

Como consecuencia de las sanciones contra Rusia, las importaciones rusas a Europa han caído más de un 60% y las exportaciones europeas a Rusia un tercio. Pero hay un sector que no ha sido sancionado por los Estados miembros: los diamantes. Estados Unidos lo hizo. Entonces, ¿por qué tanto "descuido" en la Unión Europea?

Por Jean-Jacques Héry

El barrio de los diamantes no parece gran cosa, tres calles aburridas a tiro de piedra de la estación de Amberes, en Bélgica. Sin embargo, si uno se fija bien, verá cámaras por todas partes y, por motivos de seguridad, barreras que impiden la entrada de vehículos a la zona. Aquí es donde tiene lugar la mayor parte del comercio mundial de diamantes.

Tras las puertas seguras de las bolsas se negocia la compraventa de estas piedras preciosas, talladas o en bruto. De ellas, aproximadamente una cuarta parte son diamantes rusos, cuya importación aún no está sujeta a ninguna sanción.

Los profesionales se apresuran de un edificio a otro bajo la lluvia, y la mayoría se niega a hablar del tema. Sólo Christophe, empleado de una empresa especializada en el transporte de piedras preciosas, acepta tomarse unos minutos. "Creo que muchas empresas y personas que trabajan aquí en el sector del diamante ya se niegan a trabajar con diamantes rusos. Hay empresas que todavía lo hacen, por supuesto, pero sí, es un tema difícil, hay mucho dinero en juego", cuenta.

"Rusia no va a dejar de vender diamantes"

"Cínico para todo el sector del diamante y para Bélgica"


Leer más sobre RFI Español