AMBA: la Ciudad y la provincia cruzan acusaciones por el peligro de contagios en el transporte público

Jaime Rosemberg

El transporte público es uno de los principales focos de contagio y una preocupación para la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, que se acusan mutuamente de la cantidad de pasajeros

En la previa de una nueva reunión de ministros de salud para explorar los pasos a seguir en el combate al coronavirus, el gobierno de la Ciudad y el de la provincia de Buenos Aires mostraron divergencias en torno al control del transporte público en la zona metropolitana, uno de los puntos que el presidente Alberto Fernández pidió restringir aún más en las últimas horas.

"El transporte es un tema de preocupación, en la ciudad es verdaderamente seguro, se mantiene el distanciamiento social. Pero todas las semanas, la movilidad va aumentando. Y es necesario controlar en las cabeceras de los subtes, de los trenes, si esto no se replica en toda la zona metropolitana. hay que hacerlo en las dos puntas", afirmó el ministro de Transporte porteño, Juan José Méndez, en declaraciones a radio Mitre.

Crece la incertidumbre y la preocupación en la Corte Suprema por las reformas que impulsa Cristina Kirchner

Las declaraciones de Méndez no son casuales. Más allá de compartir la preocupación del Presidente, en el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta aseguran que el gobierno de Axel Kicillofno controla de manera férrea las cabeceras bonaerenses, de la que salen trenes y colectivos rumbo a la ciudad, y tampoco la circulación interprovincial, que -aseguran en la ciudad- "todos los días es un 30 por ciento más" que la que se registra dentro de la ciudad.

"Se hacen controles del lado de la provincia también, ayuda un montón. Pero sin dudas, si queremos restringir la circulación, tenemos que poner más controles. Hemos bajado gente de los trenes, algo que no es grato pero que hay que hacer [si va lleno], hemos cerrado estaciones de subte, para asegurar que solo los use la gente que hace viajes largos. Trabajamos en conjunto con Nación y provincia", agregó Méndez, dejando en claro sus diferencias con la forma en la que la provincia, "porque no pueden o no se quieren pelear con la gente", controla "menos" que los trenes y los colectivos no estén atestados cuando salen de sus cabeceras.

Fuera de micrófono, en la Ciudad afirman que las críticas de Fernández y Kicillof al transporte y a las salidas a correr "son desordenadas y sin lógica". "Podemos analizar cambios, pero primero que ellos hagan lo que prometieron, que es controlar. En muchos lugares del conurbano, además, está todo abierto", reflexionó otro ministro del gobierno porteño.

Además de entender que el problema de los contagios en el transporte se debe, en buena medida, a la provincia, aseguran que aún es temprano para saber si la salida masiva de runners a los parques, el lunes pasado, incidió de manera directa en el aumento de casos. "Esa foto no era la que esperábamos, pero ya estamos en el 40 por ciento menos de lo que pasó ese día. Por ahora nosotros estamos prestando atención a cómo sigue", dijo Méndez.

El kirchnerismo rompe los límites, los acuerdos y las promesas

Para la provincia, en cambio, fue la apertura de comercios en la ciudad la que provocó mayor afluencia de público. "Se ha visto que el aumento de la circulación social a partir de la apertura de comercios o industrias ha redundado en un aumento de los casos. Por eso estamos analizando si se puede continuar de esta forma, o si tendremos que dar un paso atrás para resguardar la salud de los bonaerenses", dijo ayer el jefe de gabinete bonaerense, Carlos Bianco.

Desde el Ministerio de Transporte nacional, en tanto, recalcaron que tanto las cifras de uso del transporte público (1.100.000), como el porcentaje de ese número que cruza el límite interjurisdiccional (un 11 por ciento) están "estancadas", y no experimentaron subas significativas. Y reconocieron que el 60 por ciento del total de viajes se produce dentro de la provincia de Buenos Aires. "Seguiremos conversando día a día para buscar más soluciones", respondieron desde el ministerio que encabeza Mario Meoni.

Desde las 16, el ministro de Salud Ginés González García, se reune vía teleconferencia con sus pares Fernán Quirós (Ciudad) y Daniel Gollán (provincia), para buscar posiciones en común, días antes de una nueva reunión cara a cara del Presidente, Larreta y Kicillof, prevista en principio para el próximo jueves.