Mientras Amazonas arde, empresas brasileñas recurren a inversores en Nueva York en busca de ayuda

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Una vista aérea muestra el humo de un incendio que se eleva sobre la vegetación alrededor del río Cuiaba en el Pantanal, el mayor humedal del mundo, en Pocone, estado de Mato Grosso

Por Marcelo Teixeira

NUEVA YORK, 20 sep (Reuters) - Numerosas empresas privadas de Brasil que intentan frenar la destrucción de la selva amazónica están utilizando una conferencia sobre el clima en Nueva York esta semana para atraer inversores hacia planes de conservación.

Los inversores intentan cada vez más desarrollar créditos de compensación de carbono para ayudar a las empresas y al gobierno a cumplir con los objetivos de reducción de emisiones, lo que podría ser un beneficio para Brasil.

La preservación de la Amazonía se considera clave para mantener el equilibrio climático del planeta, pero amplias franjas de la selva han sido destruidas en los últimos años debido a obras de construcción y al relajamiento de protecciones ambientales.

"La idea es probar un camino diferente, ofrecer soluciones a través de la inversión privada", dijo Luciana Ribeiro, socia de la firma eB Capital, quien ayudó a organizar la Cumbre del Clima de Brasil en la Universidad de Columbia, uno de los eventos de la Semana del Clima en Nueva York.

Aproximadamente 7.943 kilómetros cuadrados de la Amazonía, la selva tropical más grande del mundo, fueron destruidos en el período de enero a agosto, según el sitio web de la ONG Imazon, que sigue la deforestación. Se trató de la mayor área en 15 años, un territorio que cubre aproximadamente Puerto Rico.

Las empresas privadas que intentan frenar el ritmo de la deforestación se están distanciando del gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que ha sido fuertemente criticado por relajar la implementación de las leyes ambientales.

Bolsonaro se enfrenta a los votantes en las elecciones del próximo mes y las encuestas lo muestran actualmente por debajo de su principal rival, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

"Estamos haciendo un roadshow aquí, necesitamos atraer capital. La política no define todo", dijo Marina Cançado, directora ejecutiva de Future Carbon Group, que busca inversionistas para una compra de 1 millón de hectáreas de área boscosa en la Amazonía con fines de conservación. Los créditos de carbono ayudarían a financiar la empresa.

Brasil podría generar el 10% de las compensaciones de carbono globales basadas en la naturaleza, o alrededor de 1.000 millones de toneladas de CO2 por año, según un estudio de Boston Consulting Group (BCG) publicado esta semana.

"Preservar la selva solía ser solo una cuestión de gastos. Esto ahora está cambiando, puedes beneficiarte de ello", dijo Henrique Dantas, consultor de sustentabilidad y clima de BCG.

(Reporte de Marcelo Teixeira. Editado en español por Marion Giraldo)