Amazon, Walmart y Target están atrayendo trabajadores con la promesa de pagar sus títulos universitarios

·10  min de lectura
Muchos grandes empleadores ahora están extendiendo los beneficios universitarios libres de deudas como un incentivo para los trabajadores que menos ganan  (REUTERS)
Muchos grandes empleadores ahora están extendiendo los beneficios universitarios libres de deudas como un incentivo para los trabajadores que menos ganan (REUTERS)

A partir del próximo año, los 750 mil trabajadores asalariados por hora de Amazon pueden tener cubiertos todos sus costos futuros de matrícula universitaria, sin deudas. Eso incluye libros de texto e inscripciones, así como costos para obtener un diploma de escuela secundaria o programas equivalentes y cursos de certificación de idiomas.

Walmart, la empresa minorista más grande del país, eliminó su tarifa de un dolar por día para participar en su programa Live Better U y ahora cubrirá todas las tasas de matrícula y los costos de libros de texto para un millón 500 mil empleados.

Una semana después del anunciode Target de su programa universitario libre de deudas, más de 10 mil personas de su fuerza laboral de primera línea de 340 mil se inscribieron para obtener información, dijo un portavoz de la compañía a The Independent.

Los gigantes minoristas se unen a mega-marcas como Starbucks y McDonald's que ofrecen planes de matrícula similares, ya que las grandes tiendas y las empresas de comida rápida intentan atraer y retener a los trabajadores de servicios de alimentos de tiempo parcial y por hora con un potencial beneficio que cambiaría sus vidas y que cuesta a las empresas relativamente poco, que puede ser deducible de impuestos y compromete a los empleados a trabajar para ellas durante el tiempo que requiera su carrera.

Muchos grandes empleadores ahora están extendiendo los beneficios universitarios libres de deudas, antes vistos como un beneficio de cuello blanco, como un incentivo para los trabajos de bajos salarios durante la actual crisis de salud pública.

La pandemia también ha sido testigo de uno de los mayores esfuerzos de organización sindical en la historia moderna de los Estados Unidos, ya que los organizadores laborales presionaron por salarios más altos y protecciones de salud más fuertes, que se han convertido en piezas de negociación que luego mantienen a los sindicatos fuera de sus lugares de trabajo.

Si bien hay demanda de trabajadores y las empresas luchan por cubrir puestos, Amazon ha experimentado una tasa de rotación del 3% a la semana, o del 150% al año, a pesar de su campaña de contratación masiva, según The New York Times.

Ofrecer matrículas sin ataduras podría ayudar a aliviar algo de ese desgaste.

Leer más: Starbucks aumentará sueldo a sus empleados estadounidenses el próximo mes

"Es posible que puedan obtener suficientes meses o años productivos de alguien para que valga la pena la inversión", declaró Chris O'Leary, economista sénior del Instituto WE Upjohn para la Investigación del Empleo, a The Wall Street Journal.

Los títulos de educación superior a menudo son un requisito para ingresar a la llamada fuerza laboral "calificada", aunque la mayoría de los estadounidenses no tiene ninguno.

Pero la pandemia del coronavirus y sus consecuencias económicas han obligado a los empleadores a confrontar las realidades para sus empleados por horas de bajos salarios: el personal se va después de administrar y hacer cumplir las pautas de seguridad pública en los trabajos frontales, lo que los expone potencialmente a una infección por COVID-19, mientras hace malabarismos impredecibles ante los cierres de escuelas y sin un cuidado infantil confiable.

A pesar de algunos incrementos en las cifras de empleo en los últimos meses, todavía había 5 millones 300 mil empleos menos en agosto de 2021 que en febrero de 2020, según los datos del Departamento de Trabajo analizados por el Centro de Prioridades de Presupuesto y Política.

La mayoría de los puestos de trabajo perdidos en los últimos 18 meses se han producido en industrias de bajos salarios, lo que representa el 30% de todos los puestos de trabajo en Estados Unidos, pero acumulan 53% de todos los puestos de trabajo perdidos durante la pandemia.

El mes pasado, más de 24 millones de estadounidenses cumplieron con la definición de desempleados, lo que significa que estaban buscando trabajo activamente o habían sido despedidos temporalmente, o vivían con familiares desempleados, incluidos 6 millones 400 mil niños, según la Oficina del Censo.

Pero la pandemia también ha congelado las perspectivas de empleo para millones de estadounidenses.

Más de tres millones de personas no estaban empleadas debido a problemas de salud o temores de medidas de seguridad inadecuadas o inconsistentes contra el COVID-19, mientras que otros 5 millones 500 mil estaban cuidando niños que no estaban en la escuela o inscritos en una guardería, según una encuesta reciente de la Oficina del Censo.

La mayoría de los empleadores ven la expansión de los paquetes de beneficios voluntarios, desde atención médica adicional hasta planificación financiera y asistencia para la matrícula, como una parte importante de su organización, aumentando al 94% de los empleadores desde solo el 36% de hace solo unos años, según el informe de asesoría de la empresa Willis Towers Watson.

La encuesta de mayo de 2021 de la compañía encontró que el 88% de los empleadores que respondieron actualmente ofrecen o planean ofrecer en los próximos dos años algún tipo de programa de reembolso de matrículas.

Lydia Jilek, directora sénior de Soluciones de Beneficios Voluntarios en Willis Towers Watson, dijo que los nuevos beneficios, desde la cobertura de atención médica hasta la educación, son una forma “rentable” de atraer trabajadores y satisfacer las demandas actuales de los trabajadores.

“La pandemia ha dado lugar a un aumento de los beneficios que protegen a los empleados contra las grandes facturas hospitalarias y la pérdida de ingresos, y brindan protección personal”, aseguró.

Los beneficios complementarios más allá de los paquetes de beneficios tradicionales “brindan formas adicionales de respaldar el bienestar general de sus empleados y mejorar el valor percibido de sus ofertas de beneficios”, añadió.

Lo que también hace que la asistencia para la matrícula sea beneficiosa para los empleadores: relativamente pocos trabajadores terminan tomándola.

Starbucks tiene aproximadamente 19 mil de sus 228 mil trabajadores estadounidenses en su programa, y aproximadamente el 1.7% de los un millón 500 mil empleados de Walmart estaban inscritos en su Live Better U a mediados de 2021.

El 5% de las empresas que respondieron a la encuesta de Willis Towers Watson aseguraron que "muchos" o "la mayoría" de sus empleados estaban inscritos en algún tipo de programa de matrícula, mientras que el 58% respondió que "muy pocos" o "pocos" empleados lo estaban.

Pero la cantidad de empleadores que señalaron que su fuerza laboral estaba inscrita en programas para aliviar su deuda estudiantil existente por títulos que ya obtuvieron fue del 17%.

La tendencia en los beneficios de la educación superior también sigue a una creciente crisis de deuda estudiantil, que se ha disparado a 45 millones de estadounidenses con más de US$ 1.8 billones en deuda por sus títulos.

Una gran parte de esa deuda aumentó durante la última década a medida que incrementaba la matrícula en universidades privadas y los gobiernos federal y estatal realizaban fuertes recortes a la financiación de la educación superior en un contexto de creciente desigualdad de ingresos.

Una trabajadora de McDonald's y estudiante de enfermería, la primera de su familia en ir a la universidad, le dijo a The Balance que se quedó en la empresa para trabajar a tiempo parcial únicamente por la beca a través de su programa Archways to Opportunity, que cubre hasta dos mil 500 dólares de asistencia para la matrícula cada año.

“Definitivamente hubiera sido más difícil pagar mis préstamos sin él”, aseguró. "Tomó una buena parte de ese total al final".

Los analistas financieros también han puesto en duda el peso de los títulos obtenidos en universidades en línea en comparación con los cursos presenciales tradicionales en instituciones más prestigiosas.

El asesor de riqueza Ryan Cullen, del Cullen Investment Group, le dijo a Forbes que los títulos en línea pueden ayudar a los trabajadores a obtener a salarios más altos en su trabajo actual, pero "no necesariamente se traducen en trabajos mejor pagados en otras empresas".

Un empleado de Starbucks que desembolsó cinco mil dólares para inscribirse en clases, una cantidad que luego fue reembolsada a través de su cheque de pago, le dijo a Vox que solo podía encontrar trabajos igualmente mal pagados después de graduarse, pero el riesgo de tener una deuda masiva después de la universidad era demasiado grande.

Starbucks tiene uno de los programas de matrícula de mayor duración, a partir de 2014, con cursos en línea para docenas de programas ofrecidos a través de la Universidad Estatal de Arizona. Los boletines internos muestran a los graduados y las historias de éxito. En 2021, la compañía ofreció pagar el costo total de la matrícula por adelantado en lugar de reembolsarlo.

Casi siete mil personas se han graduado a través del programa, declaró un portavoz de la compañía a The Independent. Casi el 80% de sus tiendas tienen al menos una persona inscrita en cursos, y el objetivo de la empresa es llegar a 25 mil graduados para 2025.

El plan Career Choice de Amazon permite que se inscriba cualquier empleado por horas que haya estado en la empresa durante al menos 90 días; ese plan se extenderá a los 400 mil nuevos trabajadores que fueron contratados durante el aumento repentino de las contrataciones por la pandemia.

Anteriormente, el plan de Amazon cubría hasta el 95% de los costos de matrícula y no incluía títulos de licenciatura, y los empleados elegibles tenían que trabajar para Amazon durante al menos un año. Más de 50 mil trabajadores han participado en el programa, según Amazon.

Varias empresas, incluidas Disney, Target y Chipotle, se han asociado con Guild Education, que ofrece títulos en línea preseleccionados de un grupo selecto de universidades con cursos por internet.

El plan de Target ofrece "250 programas alineados con las empresas de más de 40 escuelas, colegios y universidades".

Los empleados "no tienen obligaciones financieras personales" si dejan de tomar cursos, según Target. "Target cubrirá el costo de la matrícula durante el período en el que esté inscrito el miembro del equipo".

Para los trabajadores que deseen ingresar a un programa de licenciatura o maestría diferente, Target pagará matrículas de hasta cinco mil 250 dólares para títulos que no sean de maestría y hasta 10 mil dólares para títulos de maestría.

Esa cifra de cinco mil 250 dólares alcanza un número mágico antes de la obligación tributaria: los empleadores pueden deducir el gasto y el beneficio no está sujeto a impuestos para los empleados, a menos que abandonen el programa o renuncien a su trabajo.

Muchas de las marcas que ofrecen estos beneficios, desde Amazon hasta McDonald's y Starbucks, también se han enfrentado a campañas de alto perfil entre los trabajadores por la representación sindical, que las empresas han rechazado.

International Brotherhood of Teamsters, uno de los sindicatos laborales más grandes del país, incluye descuentos en la matrícula y cursos universitarios gratuitos como parte de su paquete de beneficios.

El sindicato prometió "todos los recursos necesarios" para sindicalizar a los trabajadores de Amazon, después de que los empleados de los almacenes en Alabama rechazaran la posibilidad de afiliarse al Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Tiendas después de que los trabajadores impulsaran mejores y más seguras condiciones de trabajo.

El sindicato ha acusado al gigante del comercio electrónico de obstruir la votación, y la Junta Nacional de Relaciones Laborales también está considerando si convocar una nueva votación.

La votación incluso llevó al entonces CEO Jeff Bezos a pedir una "mejor visión de cómo creamos valor para los empleados".

Amazon, a cambio, anunció en septiembre su plan de matrícula expansiva, junto con salarios iniciales de US$ 18 la hora y la contratación de 125 mil trabajadores de almacén y transporte.

“Amazon es ahora el mayor creador de empleo en Estados Unidos”, dijo Dave Clark, de Amazon. “Sabemos que invertir en capacitación gratuita en habilidades para nuestros equipos puede tener un gran impacto para cientos de miles de familias en todo el país”.

Relacionados

Amazon superará a Walmart como mayor minorista de Estados Unidos en 2022

Walmart lanzará su propia marca de insulina en medio del aumento del precio de los medicamentos

McDonald’s comienza a contratar niños mientras el restaurante lucha por el personal

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.