Amazon hace valer su peso y el sindicalismo sufre una amarga derrota

Rafael Mathus Ruiz
·4  min de lectura
Algunas voces acusan a Amazon de tratar de evitar que sus trabajadores formen un sindicato
Reuters

WASHINGTON.- Los trabajadores de una planta en Alabama de Amazon, la empresa de ventas en Internet más grande del mundo, rechazaron unirse a un sindicato y le propinaron una dura derrota a las organizaciones laborales en Estados Unidos y a los demócratas, y una victoria al gigante tecnológico, que ha resistido la sindicalización de sus empleados.

La pelea por la crucial decisión de los trabajadores de la planta de Amazon en Bessemer, Alabama, donde trabajan cerca de 6000 personas, cobró muchísima importancia en los últimos meses y fue vista por algunos como una prueba crucial para marcar la fortaleza del movimiento sindical en Estados Unidos. La campaña quedó signada por una fuerte campaña de los sindicatos, acusaciones contra la compañía de presionar e intimidar a sus empleados, y un mensaje del presidente, Joe Biden, a fines de febrero. “Cada trabajador debe tener una opción libre y justa para unirse a un sindicato”, dijo en ese momento Biden, quien afirmó además que esa decisión era “vitalmente importante”, y que debía ejercerse sin presiones de las empresas.

El funeral de Felipe: los planes de Harry y Meghan, aún inciertos

El resultado de la elección fue 1798 trabajadores en contra de la opción de unirse a un sindicato de empleados del comercio, y 738 votos a favor sobre un total de más de 3000 votos, lo que marcó una participación de alrededor de la mitad de los empleados. El Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Almacenes (RWDSU, según sus siglas en inglés) culpó de la derrota a Amazon y prometió presentar una denuncia formal ante las autoridades laborales federales contra la empresa, a la que acusó de desplegar una campaña en contra de los sindicatos, interferir con los derechos de los trabajadores, y crear una “atmósfera de confusión, coerción y miedo a reprimendas”.

“Los heroicos trabajadores de Amazon en Bessemer han hecho historia, ayudando a allanar el camino hacia la justicia en de trabajo para todos”, tuiteó Richard Trumka, presidente de la AFL-CIO, la principal organización sindical de Estados Unidos.

“Nunca será olvidado”: la reacción en las Malvinas por la muerte de Felipe

“Los trabajadores que buscaron la membresía a RWDSU están en la vanguardia de un movimiento emergente por la democracia en el trabajo. Los estadounidenses quieren sindicalizarse, y nunca debería ser difícil hacerlo. El comportamiento escandaloso de Amazon es solo el último recordatorio de que nuestros derechos son constantemente erosionados por un puñado de poderosas elites”, completó.

Amazon creció enormemente durante la pandemia por el auge de las compras virtuales
Amazon creció enormemente durante la pandemia por el auge de las compras virtuales


Amazon creció enormemente durante la pandemia por el auge de las compras virtuales

La derrota que sufrió el sindicalismo en Bessemer fue un duro golpe para las organizaciones laborales de Estados Unidos, que desde hace ya bastante tiempo mantienen una dura pelea con Amazon –el segundo empleador del país detrás de Walmart– que ha tenido un brutal crecimiento durante la pandemia del coronavirus por el auge de las compras por Internet. De hecho, la planta de Bessemer, cerca de Birhingham, abrió hace un año, justo al inicio de la pandemia. La compañía sigue ampliando su fuerza laboral, que ya tiene más de un millón de empleados en el mundo, y convirtió a su dueño, Jeff Bezos, en el hombre más rico del mundo.

Amazon remarcó en un comunicado que menos del 16% de los empleados de la planta en Bessemer optaron por unirse al sindicato, y negó las acusaciones de que intimidación a sus empleados.

“Es fácil predecir que el sindicato dirá que Amazon ganó estas elecciones porque intimidamos a los empleados, pero eso no es cierto. Nuestros empleados escucharon muchos más mensajes contra Amazon del sindicato, los legisladores y los medios de comunicación de los que escucharon de nosotros”, dijo la empresa en un comunicado. “Y Amazon no ganó: nuestros empleados tomaron la decisión de votar en contra de unirse a un sindicato”, indicó.

Uno de los motivos de la derrota del sindicato fue que Amazon ya ofrece a sus empleados algo que no brindan otras compañías en Estados Unidos: un salario mínimo de US$ 15 por hora, el nivel al cual quieren llevarlo Biden y los demócratas en todo el país, y al que los republicanos se oponen, y un seguro médico desde el primer día de trabajo. Ese salario es el doble del salario básico en Alabama, y del que paga el gobierno federal. Pero entre quienes abogaban por incorporarse a los sindicatos remarcaban que aspiraban a conseguir una mayor compensación, y mejores condiciones laborales.