La Amazonía brasileña reporta 16.742 incendios en el mejor septiembre desde 2001

·2  min de lectura

Sao Paulo, 1 oct (EFE).- La Amazonía brasileña registró 16.742 focos de incendio en septiembre de este año, el mejor dato para ese mes desde 2001, cuando se notificaron 15.528, según informó este viernes el Gobierno.

Las quemadas en la mayor selva tropical del planeta, que abarca el 60 % del territorio brasileño, se redujeron además casi a la mitad frente al mismo mes de 2020 (32.017), de acuerdo con el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE).

El dato es también inferior a la media histórica de septiembre para el bioma amazónico brasileño, que es de 32.778 focos de calor desde el inicio de la serie histórica, en 1998.

Ese drástico descenso en el número de incendios fue en parte gracias a las precipitaciones que hubo en la región durante el periodo, especialmente en la última semana de septiembre.

A diferencia de 2019 y 2020, los incendios en la Amazonía brasileña se han reducido ligeramente en la época seca de este 2021, aunque aún se mantienen en cotas elevadas.

Greenpeace denunció que todos los incendios ocurrieron de forma ilegal, al incumplir un decreto publicado el pasado 29 de junio que suspendió por los siguientes cuatro meses el uso del fuego en las propiedades rurales de la zona.

"La Amazonía sigue bajo una intensa amenaza y la ilegalidad y destrucción continúan devastando grandes áreas" del bosque tropical, apuntó la organización medioambiental en una nota.

Aunque esta época seca ha sido más amable con la Amazonía brasileña en relación a los incendios, la deforestación sigue al alza en el bioma.

Según imágenes satelitales del INPE, las alertas de deforestación indicaron que fueron destruidos 6.779,33 kilómetros cuadrados de cobertura vegetal entre el 1 de enero y el 24 de septiembre de este año, según los últimos datos divulgados.

La cifra es ligeramente inferior a la del mismo periodo de 2020 (6.906,45 km²), pero se mantiene en cotas elevadas.

En 2020, la tala de árboles en el ecosistema amazónico alcanzó su mayor nivel de los últimos 12 años, de acuerdo con el INPE.

La sociedad civil atribuye ese incremento de la destrucción del bioma al discurso antiecologista del presidente Jair Bolsonaro, que defiende la explotación de los recursos minerales dentro de las reservas indígenas y ha recortado el presupuesto de los órganos oficiales que persiguen los delitos medioambientales.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.