Amazónica Loreto y andina Cusco concentran los conflictos sociales en Perú

Agencia EFE
·2  min de lectura

Lima, 15 feb (EFE).- Las regiones de Loreto, en la Amazonía de Perú, y Cusco, en los Andes del sur, concentran el mayor número de conflictos sociales en el país, con 23 y 22 respectivamente, que responden a demandas ambientales en su mayoría.

El Reporte de Conflictos Sociales de la Defensoría del Pueblo señaló que en enero último hubo 196 conflictos sociales en el país, 23 de los cuales están ubicados en Loreto, 22 en Cusco, y 17 en la también andina Ancash.

Del total de conflictos, 145 están activos y 51 latentes, y en dos casos presentados en las andinas Junín y Puno las diferencias derivaron en violencia con el saldo de tres fallecidos y 57 heridos.

El 65 % corresponde a problemas socioambientales, un tipo de conflicto que se mantiene en el primer lugar desde el 2007, seguidos por los conflictos vinculados a la minería (64,8 %).

La Defensoría señaló que algunos de los nuevos conflictos aparecidos en enero es el que dirige el Frente Único de Intereses de la provincia de Chumbivilcas, en Cusco, que exige la firma de un convenio marco provincial a la empresa minera Hudbay Perú, además de fiscalización ambiental participativa.

Otros conflictos se han registrado entre las comunidades campesinas de Uchubamba y Curimarca, en el departamento de Junín, por una disputa por 573 hectáreas de tierras comunales.

Igualmente, los pobladores de los distritos de Phara y Limbani, en la región Puno, reclaman la delimitación interdistrital en el sector denominado Padre Orcco.

En el 63 % de conflictos, es decir, 92 casos, las partes están acudiendo a un mecanismo de diálogo para solucionarlo y en el que la Defensoría del Pueblo ha tenido participación en 74 de los casos.

Un 77 % de los conflictos que están en la fase de diálogos corresponden a temas socioambientales.

No obstante, hubo al menos dos conflictos que derivaron en violencia y muertes en el mes de enero.

Presuntos miembros de la comunidad campesina de Uchubamba, en la provincia andina de Jauja, atacaron a familias de la comunidad de Curimarca, a raíz de lo cual fallecieron tres personas y 24 resultaron heridas.

Asimismo, en otro conflicto por límites territoriales, los pobladores de los distritos de Phara y Limbani, en la provincia de Sandia (Puno), en enfrentaron violentamente y 33 quedaron heridos.

En enero, hubo 135 acciones de protesta, derivadas de los conflictos sociales, las cuales fueron en su mayoría (58 %) plantones o bloqueos, y el 20 % movilizaciones o marchas.

La Defensoría ha presentado a las autoridades, empresas y sociedad civil 26 alertas tempranas de conflictos, que incluyen cuatro casos nuevos, siete conflictos activos y 15 situaciones en observación que pueden derivar en conflictos sociales.

(c) Agencia EFE