Así amanece Culiacán tras la recaptura de "El Ratón"

CULIACÁN, Sin., enero 6 (EL UNIVERSAL).- La capital de Sinaloa amaneció con el retiro de los vestigios de vehículos despojados e incendiados en un nuevo "Jueves Negro", mientras que las actividades del sector público se reactivan, a excepción de las oficinas de la Unidad de Servicios Estatales y las actividades docentes y administrativas en toda la entidad.

La ciudad que se vio desolada por más de 15 horas, con muy escaso tránsito a causa de la nueva jornada de violencia que se escenificó con la recaptura de Ovidio Guzmán López, en la que se reportaron seis personas muertas, entre ellas, un policía estatal y un miembro de la Guardia Nacional, intenta volver a su vida cotidiana.

Al personal sindicalizado y de confianza del gobierno del estado y del municipio de Culiacán les notificó que este viernes se reanudan todas las actividades laborales, a excepción de los que laboran en la Unidad de Servicios Estatales, donde se tienen problemas se suministró de energía eléctrica.

El gobernador del estado, Rubén Rocha Moya dio a conocer que, desde la noche del jueves pasado, se inició con el retiro de vehículos destruidos por el fuego que sirvieron de bloqueos en carreteras, la primera vía terrestre que se abrió a la circulación fue la Maxipista Mazatlán-Culiacán, donde cientos de camiones de carga, pasajeros y vehículos quedaron varados.

Señaló que se cuenta con una fuerza de mil elementos del Ejército, la Marina y la Guardia Nacional que contribuyen a la vigilancia en todo el estado, con los que, sumados a los elementos de las policías municipales y estatales, se dispone de suficientes elementos para actuar en casos extraordinarios.

Convocó al sector privado, a retornar sus actividades laborales, dado que las condiciones de seguridad garantizan una reactivación segura, e indicó que se trabaja en la reparación de algunos daños a los sistemas de energía eléctrica.

Reveló que, durante la jornada violenta del jueves, grupos armados intentaron sacar a médicos de los hospitales, presuntamente para atender a los heridos de los grupos delictivos, por lo que pidió al Ejército reforzar los nosocomios.