Amanda Knox se une al llamado para detener la ejecución de Melissa Lucio

·7  min de lectura

Amanda Knox se unió al llamado para detener la inminente ejecución de Melissa Lucio, madre de 14 hijos en Texas, diciendo que desearía poder “darle la bienvenida a nuestra familia de exonerados”.

Knox, de 34 años, compartió un post en Medium sobre el caso de Lucio el martes por la noche, ya que la mujer hispana de 53 años está a una semana de ser ejecutada por el estado de Texas por un crimen que dice no haber cometido.

En el post, Knox comparó su propia condena injusta en Italia por el asesinato de su compañera de departamento británica Meredith Kercher con la condena de Lucio por el asesinato de su hija de dos años Mariah.

Habló de las experiencias de maternidad de ambas y arremetió contra el diferente trato que reciben los hombres y las mujeres en el sistema de justicia penal, y señaló que la verdadera justicia no solo sería salvar a Lucio de la ejecución, sino que ella saliera de la cárcel como una mujer libre.

“El mero hecho de no matar a Melissa Lucio no será justicia”, aseveró.

“La justicia, al menos el principio de la justicia, sería una exoneración y una liberación inmediata de la prisión”.

“Justicia sería ver a Melissa en la Conferencia de la Red de Inocencia del próximo año, donde descubriría, como yo, que no está sola”.

Lucio, víctima de violencia doméstica durante toda su vida, fue condenada a muerte en 2008 por el asesinato de su hija Mariah en 2007, después de que los fiscales afirmaran que la niña de dos años murió por los abusos físicos de su madre.

Durante los últimos 14 años, Lucio ha insistido en que es inocente -y que ni siquiera hubo asesinato-, ya que su hija falleció tristemente por las heridas causadas por una caída por las escaleras dos días antes.

Sus abogados afirman que la única prueba para condenar a Lucio fue una “confesión” falsa, ya que la madre, embarazada y afligida, fue sometida a un agresivo interrogatorio de cinco horas por parte de agentes de policía armados y de sexo masculino en las horas posteriores a la repentina muerte de su hija.

Durante el interrogatorio, Lucio afirmó su inocencia más de 100 veces a los agentes, según la solicitud de clemencia de su equipo legal.

Pero, debido a su historial como víctima de abusos sexuales y violencia doméstica y a la actuación de los agentes de sexo masculino que la “manipularon”, era vulnerable a su “coacción”, según sus abogados.

Después de cinco horas, Lucio acabó admitiendo que a veces pegaba a Mariah y le causaba algunos moratones en el cuerpo de su hija, una admisión que los fiscales tomaron como una confesión de su asesinato.

Ante la inminente fecha de su ejecución, el 27 de abril, expertos médicos, expertos en confesiones falsas, un grupo bipartidista de legisladores estatales e incluso Kim Kardashian se han unido al caso de Lucio, llamando a que se detenga su ejecución y a que se le conceda, como mínimo, un nuevo juicio.

Melissa Lucio sosteniendo a su hija Mariah con una de sus otras hijas, Adriana, a su lado (La familia de Melissa Lucio)
Melissa Lucio sosteniendo a su hija Mariah con una de sus otras hijas, Adriana, a su lado (La familia de Melissa Lucio)

Knox, que suele hablar sobre las condenas injustas tras su propia exoneración, se ha convertido ahora en la última figura pública que ha salido en apoyo de la madre de los texanos.

En su publicación en Medium, Knox escribió que los accidentes pueden ser “un rito de paso” de la maternidad, describiendo un momento en el que su hija Eureka se cayó de un sofá y se sintió “como la peor madre del mundo”.

“Hace unos meses, en esa bruma borrosa de la nueva maternidad, dejé a mi hija Eureka en el sofá durante unos segundos. Rodó, se resbaló y cayó al suelo, se golpeó la cabeza, y luego rompió a llorar”, explicó.

“La abracé contra mi pecho, llorando yo misma, intentando calmarla, sintiéndome la peor madre del mundo. Mi madre me aseguró que yo misma me había golpeado la cabeza de la misma manera más de una vez. Y efectivamente, Eureka estaba bien. Ni siquiera un moretón”.

Dice que su experiencia es una de las que pasan muchos padres sin que el impacto sea duradero para el niño o el padre “a menos que seas Melissa Lucio”.

“Es un rito de paso, aprendí, la primera vez que tu hijo se cae, ese primer momento de negligencia paterna, esa primera sacudida de dolor inesperado que les hace llorar (y a ti)”, comentó.

“Pero una hora después, ellos están bien y tú también, y la vida continúa. A menos que no sea así”.

“A menos que seas Melissa Lucio, cuya hija murió precisamente por un accidente de este tipo, a quien el estado de Texas planea ejecutar el 27 de abril por un crimen que ni siquiera ocurrió”.

Knox continuó destacando las diferencias entre los hombres y las mujeres que son condenados injustamente por delitos.

“Cuando los hombres son condenados injustamente, suele haber un crimen evidente, sangre y traumatismos, una familia de la víctima en duelo. La policía y los fiscales se equivocan de persona y, en algún lugar, el verdadero violador o asesino puede estar causando más daño”, escribió.

“Pero cuando las mujeres son condenadas injustamente, en casi el 70 por ciento de los casos es por delitos que nunca ocurrieron -muertes por accidente, enfermedad o suicidio-, y en casi un tercio de los casos, es por la muerte de sus propios hijos o de los niños a su cargo”.

“En el caso de las mujeres, lo más frecuente es que la familia doliente sea la propia”.

También señaló la prevalencia de las confesiones falsas, sobre todo entre quienes son vulnerables.

“En mi caso, tenía 20 años, estaba sola en un país extranjero, a miles de kilómetros de casa, siendo interrogada en un idioma extranjero. Mi compañera de departamento acababa de ser asesinada de forma brutal y sin sentido, el asesino andaba suelto y yo no tenía a nadie a quien pedir ayuda”, señaló.

“Nadie más que la policía. Y a lo largo de 53 horas en cinco días, me destrozaron”.

Melissa Lucio reza con un grupo bipartidista de legisladores estatales que piden la suspensión de la ejecución
Melissa Lucio reza con un grupo bipartidista de legisladores estatales que piden la suspensión de la ejecución

En el caso de Lucio, era especialmente vulnerable tras haber sufrido toda una vida de abusos sexuales y físicos a manos de hombres, mencionó Knox.

“Después de cinco horas de abusos psicológicos, Melissa Lucio hizo lo que muchas personas hacen en esa situación: dijo lo que ellos querían que dijera para salir de esa habitación”, escribió, añadiendo que su huida de su última relación abusiva fue “a los brazos abusivos del estado de Texas”.

“Cuanto más vulnerables son, más fácil es para la policía obtener una confesión falsa”, explicó la señora Knox, admitiendo que entiende que mucha gente piense “nunca confesaría algo que no he hecho”.

“Ciertamente pensé eso antes de encontrarme en una sala de interrogatorios”, escribió Knox.

Knox era una estudiante universitaria de 20 años de Seattle en prácticas en Perugia, Italia, en 2007, cuando su compañera de departamento británica, Kercher, fue brutalmente agredida sexualmente y asesinada en su departamento.

Knox y su entonces novio Raffaele Sollecito fueron acusados y condenados por su asesinato y pasaron cuatro años en prisión, antes de ser absueltos y puestos en libertad tras la apelación.

La pareja volvió a ser condenada por el asesinato de Kercher antes de ser exonerada por el Tribunal Supremo de Italia en 2015.

Mientras tanto, el conocido ladrón Rudy Guede fue detenido y condenado por el asesinato de Kercher.

El caso acaparó titulares en todo el mundo y a menudo se considera un caso de referencia de una condena y un juicio erróneos por parte de los medios de comunicación, ya que Knox recibió el famoso apodo de “Foxy Knoxy”.

Tras la liberación de Knox y su regreso a EE.UU., subrayó que asistió a la Conferencia anual de la Red de Inocencia con su madre y que dos hombres corrieron hacia ella.

“Me abrazaron y uno de ellos me dijo: ‘No tienes que explicar nada, hermanita. Lo sabemos’. Lloré en su abrazo. Eran hombres que habían pasado más de una década en la cárcel por delitos que no habían cometido”, escribió en el post de Medium.

“Al final de ese fin de semana, tenía una nueva familia”.

Knox escribió que desearía poder abrazar a Lucio y “hacer lo mismo” por ella.

“Me gustaría poder hacer lo mismo por Melissa Lucio”, afirmó.

“Ojalá pudiera encontrarme con ella al otro lado de esas puertas dobles en el salón de un hotel y darle la bienvenida a nuestra familia de exonerados, y decirle: ‘No tienes que explicar nada, hermana. Lo sabemos’”.

The Independent y la organización sin ánimo de lucro RBIJ (Responsible Business Initiative for Justice) lanzaron una campaña conjunta en la que piden el fin de la pena de muerte en EE.UU. La RBIJ ha atraído a más de 150 conocidos firmantes de su Declaración de Líderes Empresariales contra la Pena de Muerte, y The Independent es el más reciente en sumarse a la lista. Nos unimos a ejecutivos de alto perfil como Ariana Huffington, Sheryl Sandberg de Facebook y el fundador del Grupo Virgin, Richard Branson, como parte de esta iniciativa y nos comprometemos a destacar las injusticias de la pena de muerte en nuestra cobertura.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.