La cara B del aumento en la riqueza de Amancio Ortega

·4  min de lectura

Amancio Ortega vuelve a ser, una vez más, el hombre más rico de España recuperando parte de su fortuna perdida en 2020 por la pandemia y muy por encima en cuanto a millones de la segunda posición de la lista Forbes, ocupada por su hija Sandra Ortega. La cuenta del fundador el imperio Inditex asciende a 67.000 millones de euros. La de su hija, a ‘solo’ 6.300 millones. Y mientras la familia de origen gallego encabeza la lista de los más ricos en España, el sindicato CGT Zara Tiendas hace tiempo que denunció que tras el anuncio del cierre de decenas de sus locales había un “ERE encubierto”.

Amancio Ortega recupera parte de lo perdido por la pandemia y sigue siendo el primero en la lista de Forbes de los más ricos de España. (Foto: REUTERS/Miguel Vidal)
Amancio Ortega recupera parte de lo perdido por la pandemia y sigue siendo el primero en la lista de Forbes de los más ricos de España. (Foto: REUTERS/Miguel Vidal)

A 2021 aún le falta un par de meses para echar el cierre, pero las cifras hasta el momento en cuanto a ganancias dan por hecho que este ha sido un buen año para Amancio Ortega. Un ejercicio de recuperación tras una caída en sus ingresos debido a la pandemia el curso anterior. Así, según los números publicados por Forbes, el empresario gallego ha aumentado la valoración de su fortuna en 10.000 millones tras la caída registrada en 2020, cuando bajó de 63.000 a 57.000 millones de euros.

Ese incremento se debe en parte a la recuperación de Inditex tras lo peor de la pandemia. Según el informe de la propia compañía, las “ventas en tienda y online en moneda local entre el 1 de agosto y el 9 de septiembre de 2021” han registrado un crecimiento del 22% comparadas con el mismo período de 2020 y de un 9% más con respecto a 2019, antes de la pandemia.

Durante el primer semestre de este año, entre el 1 de febrero y el 31 de julio, “el Grupo Inditex reportó unos ingresos de 11,94 mil millones de euros”, se lee en el mencionado informe. Eso supone un crecimiento interanual del 49% o del 53% si se mira en monedas locales. “El beneficio neto ascendió a 1.270 millones de euros, frente a una pérdida de 195 millones de euros en el primer semestre de 2020”, se destaca al comienzo del texto. En bolsa también se han recuperado y la cotización ha superado niveles prepandemia.

Todo eso se traduce en más millones en la cuenta corriente del presidente ejecutivo de Inditex, que este mismo martes recibió el pago de 646,8 millones de euros por la segunda y última retribución del ejercicio que la compañía entrega a sus accionistas. Unas ganancias, las de una de las compañía españolas más importantes tanto dentro como fuera del territorio nacional que, en cierta manera, contrastan con la situación de algunos de sus trabajadores, en una situación complicada desde hace algunos meses, cuando se anunció el cierre de cientos de tiendas.

La combinación de los cierres obligados por las medidas Covid, las pérdidas en 2020 por los mismos y un cambio en la estrategia comercial orientado a impulsar la digitalización y venta online provocó que Inditex anunciase el cierre, a nivel mundial, de 1.200 tiendas. En el caso de España, esa desaparición afectaría a 114 repartidas por todo el territorio nacional con una plantilla global de 986 personas.

Según publicaba hace aproximadamente un año El Plural, sindicatos y empresa habían llegado a un acuerdo por el cual se ofrecería a los afectados por el cierre la recolocación en otras tiendas en un radio de 25 kilómetros y otra serie de condiciones que, meses después, desde CGT Zara Tiendas denunciaron que no se estaba cumpliendo y que se estaba llevando a cabo un “ERE encubierto”.

En declaraciones recogidas por El Salto en marzo de este año, Aníbal Maestro, portavoz de dicho sindicato, denunciaba la realidad a la que se estaban enfrentando muchos trabajadores poniendo como ejemplo lo ocurrido en una tienda de Zara en Guadalajara donde de 27 trabajadoras, solo tres se acogieron a la reubicación. 

“En el mejor de los casos, las vacantes que les ofrecían estaban en la otra punta de Madrid y hasta llegaron a ofrecerles puestos en Melilla”, denunciaba entonces Maestro, que aseguraba que no era un caso único, sino que se estaba dando en otros puntos de España también. Hablaba de cambios en las condiciones del contrato como horarios y sueldos que al final hacían que los trabajadores optasen por marcharse.

La raíz del problema, según el portavoz de CGT Zara Tiendas, es que en el acuerdo al que llegaron CC OO y UGT con Inditex “no se especificaba nada sobre tipos de contratos o condiciones laborales”. Y eso había dejado la puerta abierta a la compañía para modificarlas ofreciendo unas opciones a los empleados cuyas tiendas cerraban imposibles de aceptaren algunos casos. Un estudio de UGT, por ejemplo, señalaba que el 40% de los puestos ofrecidos eran fuera de la provincia de origen. 

“Aquí hay una estrategia clara, es el cambio de modelo de negocio. Ahora apuestan por la digitalización y han invertido mucho dinero en eso. El plan de la empresa es reeducar al cliente y que deje de comprar en tiendas, que les suponen un gasto de personal, de seguros sociales, de alquileres, de mantenimiento. El negocio online les permite reducir mucho esos gastos”, sentenciaba Maestro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.