Amado u odiado, Trump dejó la impronta de su cara en el conflicto de Oriente Medio

Por Stephen Farrell
·2  min de lectura
Un palestino pasa por delante de un mural contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que fue pintado en una sección del muro israelí, en Belén, en el territorio ocupado de Cisjordania

Amado u odiado, Trump dejó la impronta de su cara en el conflicto de Oriente Medio

Un palestino pasa por delante de un mural contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que fue pintado en una sección del muro israelí, en Belén, en el territorio ocupado de Cisjordania

Por Stephen Farrell

JERUSALÉN, 8 nov (Reuters) - "Dios les bendiga, Donald y Melania", rezaba un cartel en una carretera israelí durante la campaña electoral de Estados Unidos. En las zonas palestinas cercanas, las pintadas anti-Trump adornaban los muros.

Tal vez en ningún lugar fuera de su propio país el presidente Donald Trump polarizó más la opinión que en Israel y los territorios palestinos, donde para muchos fue un héroe o un villano.

Israel siempre tiene en alta estima sus vínculos con los líderes de Estados Unidos, tradicionalmente el aliado más cercano del país. Sin embargo, Trump y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu tenían una relación pública especialmente estrecha.

Ese lazo supuso que la cara de Trump estaba en todas partes de Israel. Su imagen incluso adornó los carteles electorales de Netanyahu y apareció prominentemente en la página de Facebook del primer ministro israelí.

"Trump Heights" (Altos de Trump) fue el nombre que se le dio a un nuevo asentamiento en los Altos del Golán ocupados por Israel, después de que el presidente estadounidense reconociera la reivindicación de Israel de la soberanía sobre la meseta que fue arrebatada a Siria en la guerra de 1967.

El nombre de Trump también adorna el muro de la embajada de Estados Unidos que se trasladó a Jerusalén en 2018.

Estas decisiones enfurecieron a los palestinos, que reivindican Jerusalén oriental como futura capital y consideran que el apoyo de Trump a Israel socava su propio objetivo de convertirse en un Estado. Los palestinos no tuvieron ningún contacto político con Trump durante la mayor parte de su presidencia.

La animosidad entre Trump y los dirigentes palestinos lo convirtió en un blanco de las protestas artísticas.

Enormes imágenes de Trump —entre ellas, la del líder estadounidense abrazando una torre de vigilancia israelí— han aparecido en el muro militar israelí que atraviesa el territorio ocupado de Cisjordania, uniéndose a otros mordaces grafitis políticos pintados por los palestinos.

(Información de Stephen Farrell; editado por Edmund Blair; traducido por Tomás Cobos)