El alza del mercado inmobiliario acaba con los sueños de comprar una casa e incluso presiona a los inquilinos

·4  min de lectura

El sueño de comprar una casa se desvanece para más personas en el sur de Florida conforme el mercado inmobiliario hace que los precios se disparen fuera de su alcance.

Sólo 18% de los hogares en el Condado Palm Beach pueden pagar el precio medio de una vivienda, según una evaluación del Centro Metropolitano Jorge M. Pérez de la Universidad Internacional de Florida. Las cifras son aún más sombrías en el sur, donde aproximadamente el 15% de los hogares del Condado Broward y el 9% del Condado Miami-Dade pueden pagar el precio medio de una vivienda.

La situación no es mucho mejor para los inquilinos, que tienen dificultades para emitir cheques mensuales más grandes, contratar compañeros de cuarto o buscar un lugar más barato para vivir.

"No puedo darme el lujo de vivir sola porque los precios suben", dijo Kara Marina, camarera de Brickyard en Boca Raton, quien recientemente consiguió un nuevo compañero de cuarto para ayudarse a cubrir el aumento de la renta. "Necesitas ganar alrededor de tres o cuatro veces más que el alquiler para vivir solo".

Los números de la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU publicados en abril muestran que el costo de la vivienda en el área metropolitana de Miami aumentó 2.7% año tras año.

El creciente costo de la vivienda reduce la capacidad de una persona para moverse de un área a otra, lo que limita las oportunidades para los posibles compradores de vivienda por primera vez, según Edward Murray, director asociado del Centro Metropolitano de FIU.

Es aún más difícil para los trabajadores de la industria de servicios, la columna vertebral de la economía de Florida, vivir cómodamente, dijo Murray. Los precios en aumento dificultan la mudanza de una casa o apartamento más pequeño a uno más grande.

“Estos son números realmente excesivos que crean una situación realmente difícil en términos de movilidad, pero también en términos de calidad de vida y decisiones que las personas deben tomar sobre si pueden quedarse o trabajar aquí”, dijo Murray.

Una regla general popular sugiere que una persona no debe gastar más del 30% de los ingresos después de impuestos en vivienda. Pero para poder pagar un lugar para vivir en el sur de Florida, la mayoría de los hogares deben gastar más que eso.

“El sur de Florida es una de las áreas del país con mayores costos”, dijo Ebonni Crispin, gerente de asuntos legislativos y participación comunitaria de AHF en Fort Lauderdale. “Los precios del mercado aumentan a un nivel tan alto que lo que gana la gente no se mantiene al día con el alquiler. Comprar una casa es una idea lejana".

Mucha gente opta por tener compañeros de cuarto para llegar a fin de mes. Marina dijo que planea alquilar por un año más con su actual compañera de cuarto antes de mudarse y buscar un lugar más barato. Espera que su alquiler actual se incremente entre 200 y 300 dólares al mes.

“En la industria de servicios puedo ganar un salario por hora que sube a $30 la hora, pero incluso obteniendo eso, todavía tengo otras facturas que pagar además de la vivienda”, dijo.

Se construyen más viviendas asequibles en el sur de Florida, incluidas casas adosadas asequibles recientemente reveladas en Pleasant City y algunas unidades en edificios de apartamentos como Ponciana Crossing en Fort Lauderdale y Marquis Apartments en Pompano Beach. Pero simplemente no hay suficiente para mantenerse al día con la demanda y las unidades que se pierden debido al aumento de los precios en el mercado.

"Todo cae en la misma situación, no tenemos suficientes unidades", dijo la senadora estatal Nan Rich del Distrito 1 en el Condado Broward.

Durante años, los condados perdieron unidades asequibles, pero el auge actual en el mercado de la vivienda hace que las unidades asequibles en el mercado desaparezcan más rápido. El Condado Palm Beach perdió 7.5% de las viviendas asequibles y el 8.5% de las propiedades de alquiler asequibles cada año, y las proyecciones estiman que las cifras aumentarán aún más en los próximos años a medida que el mercado de la vivienda explote, según Murray. Los condados Broward y Miami Dade enfrentan una crisis similar, Miami Dade pierde alrededor de 17,339 unidades en total cada año y Broward cae en un rango similar.

"Yo veo todo eso. La gente debe mudarse con familiares o con compañeros de cuarto”, dijo Suzanne Cabrera, presidenta del Consejo de Liderazgo de Vivienda del Condado Palm Beach. "Queremos que personas como profesores y trabajadores minoristas puedan permitirse vivir aquí".

Algunas personas encontraron una casa en el sur de Florida, pero deben estirar su presupuesto para que funcione.

Lindsay y Daniel Benjamin lograron encontrar un hogar en Cooper City tras un año de buscar y aumentar su presupuesto. Comenzaron a buscar antes de que llegara la pandemia, sólo para ver cómo los precios se disparaban fuera de su rango.

Para que la compra de su nueva casa funcionara, debieron reelaborar su presupuesto. Presupuestaron el 40-45% de sus ingresos para su hogar, lo que los obligó a recortar ciertas áreas de su vida.

"Ha sido más comer en casa y tratar de ahorrar dinero por si acaso", dijo Daniel.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.