España supera los dos millones de contagios por covid-19

Marie GIFFARD
·3  min de lectura

España superó este jueves los dos millones de contagios por covid-19, en medio de un recrudecimiento tras las fiestas navideñas que llevó a las regiones del país a endurecer las restricciones, pero el gobierno descarta un nuevo confinamiento domiciliario.

El país superó los dos millones de casos notificados y registró 51.675 fallecidos, según el balance del Ministerio de Sanidad.

Los contagios están de todas maneras subestimados: un estudio de seroprevalencia presentado por el gobierno a mediados de diciembre indicó que un 10% de los españoles, es decir cerca de 4,7 millones de personas, contrajeron el virus.

La situación sanitaria genera "muchísima preocupación", concedió el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en conferencia de prensa.

"Vienen semanas complicadas", pese a lo cual "no está en la mente" del gobierno ordenar un nuevo confinamiento domiciliario estricto, indicó Illa, en momentos en que Castilla y León, región en el centro del país, reclama la adopción de esa medida por un periodo corto de tiempo.

A juicio del ministro, las restricciones que se pueden aplicar gracias al estado de alarma en vigor hasta mayo son suficientes para luchar contra la pandemia del nuevo coronavirus.

Una estrategia que contrasta con la de otros países europeos como Reino Unido, donde Inglaterra y Escocia se reconfinaron, o Francia, donde la población estuvo confinada a fines del año pasado.

Traumatizada por las consecuencias del confinamiento domiciliario entre marzo y junio pasados, uno de los más estrictos del mundo, España ha adoptado una estrategia menos severa desde el fin de la primera ola de la pandemia.

- Restaurantes y teatros abiertos -

Así, bares, restaurantes y salas de cine o teatro se mantienen abiertos en casi todo el país, aunque con restricciones horarias y de aforo.

El tema divide a la población: cerca del 60% de los españoles consideran que las autoridades deben aplicar medidas "más estrictas", según un sondeo del público Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Desde comienzos de año, los gobiernos regionales, competentes en materia de salud pública, han reforzado las limitaciones, como adelantar una hora el toque de queda nocturno vigente a nivel nacional, reducir los horarios de bares y restaurantes y retrasar la vuelta a clases.

Por ejemplo, Cataluña (noreste) prohibió desde este jueves el movimiento entre municipios si no es por fuerza mayor.

Asimismo, la región de 7,5 millones de habitantes con capital en Barcelona decretó el cierre de centros comerciales y gimnasios, los bares y restaurantes solo pueden servir desayuno y almuerzo y el fin de semana abrirán únicamente los comercios esenciales como farmacias y supermercados.

Por último, los niños volverán a clase el 11 de enero, para retrasar los más posible su regreso tras las festividades de fin de año.

La mayor parte de las regiones mantiene desde hace semanas cierres perimetrales, limitando las entradas y salidas del territorio sin una razón de peso.

Menos restrictiva, la región de Madrid solo impone cierres perimetrales de algunos barrios más afectados y su toque de queda va de la medianoche a las 6 de la mañana.

Extremadura (suroeste), con la tasa de incidencia más elevada del país (casi 640 casos por 100.000 habitantes en catorce días), cerró en varias localidades bares, restaurantes y comercios no esenciales por una semana.

E Ibiza, la capital de la fiesta en las islas Baleares, adelantó su toque de queda a las 10 de la noche y los bares y restaurantes solo pueden tener clientes en terrazas.

- 140.000 vacunados -

España inició la campaña de vacunación anticovid el 27 de diciembre, en paralelo a la mayoría de países de la Unión Europea.

Cerca de 140.000 personas recibieron la primera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, según cifras oficiales.

"En los próximos 7 o 10 días", España recibirá las primeras dosis de la segunda vacuna autorizada en la Unión Europea, la del laboratorio estadounidense Moderna, según dijo el ministro Illa. En total, el país espera recibir "600.000 dosis" de esta vacuna en las próximas seis semanas.

El objetivo del gobierno del socialista Pedro Sánchez es tener inmunizado al 70% de los 47 millones de españoles para el verano.

mig/du/bc