Alumna que fue secuestrada por horas gana concurso de ensayo

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chis., octubre 30 (EL UNIVERSAL).- Una alumna del Colegio de Bachilleres de Chiapas (Cobach), que junto a cuatro maestras y tres de sus compañeras fueron secuestradas por indígenas tzotziles de la CIOAC, por más de dos horas, en el tramo carretero Escopetazo-Pichucalco, a la altura de Pueblo Nuevo Solistahuacán, en el norte de Chiapas, resultó ganadora de un concurso de ensayo.

El pasado miércoles por la mañana, una camioneta tipo Urvan con los maestros y alumnos de planteles del Cobach de Ocotepec, Ixhuatán y Rayón, se dirigía hacia Comitán de Domínguez, donde se llevarían a cabo los concursos estatales "Jóvenes escritores", en la rama de ensayo y cuento y el de Esculturas de catrinas, en el marco del 44 aniversario de fundación de esa institución educativa que cuenta con 90 mil alumnos, que estudian en 338 planteles.

Durante el miércoles por la tarde y el jueves se llevaron a cabo los concursos en tres sedes: Casa Museo Belisario Domínguez, Museo de Arte y Museo de la Ciudad, donde Iris Iveth Morales Cruz, del municipio de Ocotepec, que representó la región Centro Norte, ganó el primer lugar en ensayo.

Originaria del municipio de Ocotepec, Morales Cruz es una de las tres estudiantes que permanecieron secuestradas, por más de dos horas, por militantes de la Central Independiente de Obreros y Campesinos (CIOAC), que para su liberación exigían que se les hiciera una transferencia bancaria por 80 mil pesos.

Los indígenas tzotziles militantes de la CIOAC procedieron a retener la camioneta tipo Urvan, cuando circulaba hacia Comitán, con tres vehículos, uno que circuló frente a la unidad donde viajaban los estudiantes, otra en la parte de atrás y una en el costado izquierdo, para evitar que huyeran.

Los tzotziles argumentaban que por esa carretera "está prohibido" transportar personas en vehículos particulares, ya que "debe hacerse en vehículos únicamente de Pueblo Nuevo Solistahuacán".

Los maestros en su defensa aseguraban que no estaban lucrando y que solo trasladaban a los estudiantes a un concurso literario, pero "no entendieron ninguna razón", dio a conocer una persona que iba en la unidad.

A pesar de que la unidad viajaba en una carretera federal, la que va del Escopetazo a Pichucalco, los tzotziles exigían el pago de 80 mil pesos, a través de una transferencia bancaria, en una cuenta de Banco Azteca.

Finalmente, el chofer de la unidad habló con el dueño de la unidad, que pertenece a una empresa de transporte turístico, para que hiciera la transferencia bancaria, pero finalmente los tzotziles aceptaron que el pago fuera por 10 mil pesos.

Solo así, los maestros y estudiantes pudieron continuar hacia Comitán de Domínguez, donde se llevaría a cabo el festival literario y de catrinas.

Pero al llegar al evento, ningún funcionario de alto nivel del Cobach se solidarizó con ellos, ni ofreció apoyo psicológico a los estudiantes y maestros para poder superar el trauma que les generó el secuestro de más de dos horas por parte de los indígenas tzotziles.

Los estudiantes, ni sus padres o maestros, interpondrán demanda ante la Fiscalía de Chiapas por estos hechos, confirmó la persona que iba en la unidad de transporte secuestrada.