La alteración postural que puede indicar si tienes el mismo problema de salud que Tamara Falcó

·5  min de lectura
Tamara Falco ha desvelado que padece un problema de salud leve conocido como 'hiperlaxitud' que puede tener que ver con una alteración postural y un fuerte componente genético. (Foto: Carlos Alvarez/Getty Images)
Tamara Falco ha desvelado que padece un problema de salud leve conocido como 'hiperlaxitud' que puede tener que ver con una alteración postural y un fuerte componente genético. (Foto: Carlos Alvarez/Getty Images)

A pocas horas del esperado estreno de la serie documental de su vida, “La marquesa” en Netflix, Tamara Falcó ha contado a la revista Hola! que sufre un pequeño problema de salud y está a la espera de poder operarse, aunque no es urgente ya que no reviste gravedad. Su aparición se agrava con una alteración postural típica en la infancia.

La ganadora de 'MasterChef Celebrity 4' ha contado que padece 'hiperlaxitud articular' y esto le ha generado problemas en el hombro. Se trata de una condición que ocurre cuando las articulaciones son capaces de moverse más allá de lo considerado normal, debido a un aumento de la elasticidad de los tejidos que las rodean.

"Soy hiperlaxa y el hombro se ha dañado. Me lo han detectado ahora, pero es algo típico", ha contado la marquesa de Griñón que no aclara si se trata del hueso, el músculo o la articulación.

La hiperlaxitud es frecuente en niños menores de cinco años y va disminuyendo con la edad, pero un 2 por ciento de los casos continúa con esta hipermovilidad excesiva que se prolonga en el tiempo. Se desconoce el motivo exacto por el que algunas personas son hiperlaxas, pero es una patología que puede estar determinada por la herencia genética sumado a problemas posturales.

Algunas personas pueden mover y doblar sus articulaciones más de lo normal debido a una alteración genética y a malas posturas corporales que puede acabar generando dolor crónico y lesiones repetitivas, entre otras cosas. (Foto: Getty)
Algunas personas pueden mover y doblar sus articulaciones más de lo normal debido a una alteración genética y a malas posturas corporales que puede acabar generando dolor crónico y lesiones repetitivas, entre otras cosas. (Foto: Getty)

También se sospecha que la hiperlaxitud articular tiene relación con el colágeno, una proteína presente en tendones y ligamentos, que provoca que las fibras de estos sean más delgadas y con menor rigidez, lo que permite la hipermovilidad de la articulación.

La mayoría de las personas desconoce que tiene esta condición ya que no suele causar daños y no requiere tratamiento, incluso puede otorgar ciertas ventajas en actividades deportivas que requieren flexibilidad como gimnasia y ballet. Sin embargo, según cuenta a El País el reumatólogo Jaime Bravo Silva: "La hiperlaxitud es como la fiebre, está indicando que algo anda mal: los tejidos son frágiles debido a una falta hereditaria de colágeno".

Los síntomas que produce pueden ser de lo más variado, pero los más frecuentes son el dolor en músculos y articulaciones. Su aparición está relacionada con las sobrecargas repetidas sobre alguna articulación. Los dolores pueden comenzar durante la infancia o la adolescencia y persistir, a temporadas, durante toda la vida. En ocasiones se llegan a producir derrames articulares, normalmente con ocasión de un esfuerzo o sobrecarga de la articulación, sobre todo en las rodillas. A veces se pueden escuchar “chasquidos articulares” que no tienen importancia pero que resultan desconcertantes y alarmantes para quien los percibe.

Además del dolor articular y muscular, las personas hiperlaxas tienen mayor predisposición a esguinces y luxaciones. Es entonces cuando descubren que son hiperlaxos, como le ha ocurrido Tamara, cuando se dan cuenta de que el dolor no se pasa o se repite constantemente.

Entre las complicaciones más frecuentes que sufren las personas hiperlaxas destacan los esguinces, luxaciones recurrentes en hombros, rótulas y articulaciones temporomandibulares, deformidades en columna vertebral y lumbago, debilidad muscular, torpeza motora y derrames periódicos en las articulaciones en relación con traumatismos que pueden conducir al desarrollo de artrosis. Pero hay una manera de saber si tienes hiperlaxitud articular. En general, las personas con hiperlaxitud suelen presentar alteraciones posturales con un patrón característico como por ejemplo:

  • Aumento de la curvatura de la parte superior de la columna (cifosis en argot médico), lo que las hace verse más encorvadas.

  • Incremento de la curva de la zona lumbar (lo que se conoce como 'hiperlordosis').

  • O bien tienen las rodillas juntas y desplazadas hacia atrás, o los pies planos con talones que se desvían hacia dentro.

Los casos más notables se pueden apreciar a simple vista o con algunos trucos, por ejemplo, cuando la persona se acuesta boca arriba en una superficie dura y queda un espacio libre entre su región lumbar y la zona donde esta tumbada, diríamos que hay hiperlaxitud con desviación de columna; pero para diagnosticarlo correctamente es necesario realizarse un examen clínico y radiografías. El médico realizará un conjunto de exploraciones en las articulaciones que se van puntuando y se considera que un individuo tiene hiperlaxitud articular si suma más de 4 puntos en una escala de 0 a 9. Además el médico investigará la presencia de los síntomas o alteraciones más frecuentes que forman parte del síndrome de hiperlaxitud, con especial atención a la detección de posibles hallazgos, potencialmente importantes.

Por otro lado, existen manifestaciones fuera de las articulaciones, siendo las más comunes el aumento de la elasticidad de la piel y una mayor facilidad para la aparición de moratones, a veces sin recordar ningún golpe, o bien con traumatismos mínimos. Igualmente ha sido descrita una mayor predisposición a padecer varices y hernias.

También se ha constatado la relación entre la laxitud articular y los trastornos de ansiedad. Y es que el dolor y las lesiones musculoesqueléticas no son las únicas consecuencias, “según el grado de carencia del colágeno, pasamos a hablar de 'Síndrome de Hiperlaxitud Articular', y puede haber un montón de síntomas que indican que el colágeno no solo falta en las articulaciones sino en más partes: reglas muy dolorosas, reflujo gástrico, colon irritable, dolor, ansiedad, fatiga, insomnio, estrés, falta de calcio y osteoporosis", apunta Judith Sánchez Raya, médica especializada en medicina física y rehabilitación del Hospital de la Vall d’Hebron. Muchas personas acuden al médico por cada una de esas dolencias, sin saber que esas enfermedades se deben a una misma carencia, y a menudo, aunque cada día menos, no les encuentran nada”.

Para tratar la hiperlaxitud lo primero es evitar posiciones o movimientos articulares que excedan los rangos normales y provoquen elongación excesiva de los tejidos. También se aconseja realizar ejercicios de fortalecimiento para aumentar la fuerza muscular y disminuir la flexibilidad de las articulaciones, pero también es necesario elongar estructuras acortadas por vicios posturales.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Sus manos reversibles le permiten coger objetos con la palma y con el dorso

Los estiramientos no sirven exactamente para lo que nos habían contado

Cuando doblar las falanges de los dedos pasa de ser una habilidad a una enfermedad

Por qué apoyarte en los codos no es bueno para tus articulaciones

La prueba sencilla que en 5 segundos puede delatar nuestro buen o mal estado físico

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.