La alta cantidad de bajas de Rusia en Ucrania provoca protestas y una rara respuesta oficial

Putin, durante un encuentro con militares en Moscú
Putin, durante un encuentro con militares en Moscú - Créditos: @Grigory Sysoyev

RIGA, Letonia.- Las graves bajas rusas en las batallas clave en el este de Ucrania han provocado una inusual protesta pública -y fuertes críticas a los mandos militares- por parte de los soldados supervivientes, y de los familiares de los combatientes recientemente reclutados, que dicen que sus unidades fueron conducidas a la matanza en operaciones mal planificadas.

El alboroto por las pérdidas en el campo de batalla cerca de Vuhledar, en la región de Donetsk, provocó una inusual declaración oficial del Ministerio de Defensa ruso, que trató de restar importancia a la supuesta elevada cifra de muertos entre los soldados de la 155ª Brigada de Marines de la Guardia Separada, que dirigió la ofensiva de Moscú en la zona.

Un soldado ucraniano de una unidad de artillería dispara hacia las posiciones rusas en las afueras de Bakhmu, Donetsk, el 8 de noviembre de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania.
Un soldado ucraniano de una unidad de artillería dispara hacia las posiciones rusas en las afueras de Bakhmu, Donetsk, el 8 de noviembre de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania. - Créditos: @BULENT KILIC

Fue la primera vez desde el inicio de la invasión rusa que el ministerio respondió oficialmente a los informes sobre las bajas masivas y las críticas a los comandantes en Telegram, la principal plataforma utilizada por los funcionarios, así como por los reporteros y bloggers que cubren la guerra rusa.

Criticar la guerra -o incluso llamarla guerra en lugar de “operación militar especial”- es ilegal en Rusia. Pero el Kremlin ha tolerado en los últimos meses las críticas a la mala actuación de los militares por parte de los halcones pro-guerra que apoyan la invasión, incluyendo algunos que exigen tácticas aún más brutales en Ucrania.

El domingo, los corresponsales militares pro-Kremlin publicaron el texto de una carta enviada por los miembros de la Brigada 155, que normalmente tiene su base en el Lejano Oriente de Rusia, en la que denuncian la orden que les envió a lo que llamaron “una ofensiva incomprensible” en el pueblo de Pavlivka, en la región ucraniana de Donetsk.

“Como resultado de la ofensiva ‘cuidadosamente’ planeada por los ‘grandes generales’, hemos perdido cerca de 300 personas muertas, heridas y desaparecidas, así como la mitad del equipo en cuatro días”, decía la carta. Estaba dirigida al gobernador Oleg Kozhemyako de la región de Primorsky, situada en la costa del Mar de Japón.

A casi 10.000 kilómetros de distancia, en el este de Ucrania, el tiempo había empeorado en Pavlivka, con la lluvia embarrando las carreteras y dificultando aún más el refuerzo de las tropas en la zona, según escribió el fin de semana en Telegram el comandante del batallón prorruso Vostok, Alexander Khodakovsky.

Soldados rusos esperan su salida mientras se encuentran cerca de un mural que representa a militares rusos con brazaletes con el símbolo "Z", cerca de la terminal ferroviaria de Paveletsky, en el centro de Moscú el 16 de octubre de 2022.
Soldados rusos esperan su salida mientras se encuentran cerca de un mural que representa a militares rusos con brazaletes con el símbolo "Z", cerca de la terminal ferroviaria de Paveletsky, en el centro de Moscú el 16 de octubre de 2022. - Créditos: @YURI KADOBNOV

“Mis temores sobre Pavlivka estaban justificados”, dijo Jodakovski, añadiendo que consideraba que el avance en la zona iniciado por los comandantes rusos había sido “prematuro”.

La carta también criticaba específicamente a Rustam Muradov, el comandante del Distrito Militar Oriental de Rusia, que fue nombrado en octubre. A principios de la guerra, Muradov dirigió la agrupación de fuerzas Vostok, responsable de las operaciones en las zonas orientales de Donetsk y Luhansk.

Oficialmente, el ejército no dio la razón de la reasignación, pero se produjo después de que los militares rusos sufrieran una derrota en Lyman, un centro logístico y de suministro clave en la zona de Donetsk. La vergonzosa derrota en se produjo un día después de que el presidente ruso Vladimir Putin declarara Donetsk y otras tres regiones ucranianas como anexionadas por Rusia, lo que supone una violación del derecho internacional.

La cadena de mando rusa ha parecido estar en constante desorden a lo largo de la guerra, ya que Moscú ha cambiado repetidamente a los comandantes generales y ha sustituido a los principales generales en sus cuatro distritos militares.

Recientemente, los medios de comunicación rusos informaron de que el coronel general Alexander Lapin ya no dirige el Distrito Militar Central, después de que el líder checheno Ramzan Kadyrov y Yevgeniy Prigozhin, aliado de Putin y financiador del grupo mercenario Wagner, le golpearan repetidamente por sus errores estratégicos y el mal rendimiento de sus tropas.

Una bandera ucraniana con mensajes de apoyo a las ciudades del este de Ucrania cuelga de un tanque ruso destruido expuesto en el centro de Kiev, Ucrania, el lunes 7 de noviembre de 2022.
Una bandera ucraniana con mensajes de apoyo a las ciudades del este de Ucrania cuelga de un tanque ruso destruido expuesto en el centro de Kiev, Ucrania, el lunes 7 de noviembre de 2022. - Créditos: @Bernat Armangue

El gobernador, Kozhemyako, desestimó en un primer momento la carta como una “posible falsa plantada” por los ucranianos, pero más tarde emitió un mensaje de vídeo en el que decía que se había puesto en contacto con los oficiales en el frente, quienes confirmaron que se habían producido fuertes combates y pérdidas, pero, dijo, “el número no es tan alto como está escrito en esta carta”.

“Gracias a la competente actuación de los mandos, las pérdidas entre los marines en este periodo no superan el 1% del personal de combate y el 7% de los heridos, una parte importante de los cuales ya se ha reincorporado al servicio”, dijo el Ministerio de Defensa ruso en su comunicado, emitido el lunes.

El ministerio añadió que la 155ª Brigada llevaba más de 10 días combatiendo cerca del centro regional de Vuhledar y avanzando “cinco kilómetros de profundidad hacia las posiciones ucranianas”.

Muchos comentaristas pro-guerra en Rusia han estado instando al ministerio a ser más transparente sobre sus derrotas. Pero en lugar de apaciguar a estos críticos, la declaración no hizo más que avivar su ira al minimizar el alcance de las pérdidas.

“Hasta el momento parece que los militares, habiendo notado otra inminente ola de descontento, decidieron subcontratar rápidamente a las autoridades de la región a su lado y marginar toda la situación, fingiendo una vez más que no pasa nada”, escribió un popular bloguero que escribe bajo el apodo de Informador Militar. “Esperamos que esta situación cambie”.

Los altos mandos de Moscú también están tratando de evitar otro escándalo público después de que los residentes de Voronezh, una ciudad en una región estratégica de Rusia cerca de la frontera con Ucrania, se quejaron de que los hombres recientemente reclutados de la región habían sido enviados sin preparación a Svatove, una ciudad en la región de Luhansk que ha sido el sitio de feroces batallas. Según el medio ruso Verstka, podrían haber muerto cientos de personas.

Un bombero trabaja en la escena de un edificio residencial dañado tras un bombardeo ruso en la liberada Lyman, región de Donetsk, Ucrania, el lunes 7 de noviembre de 2022.
Un bombero trabaja en la escena de un edificio residencial dañado tras un bombardeo ruso en la liberada Lyman, región de Donetsk, Ucrania, el lunes 7 de noviembre de 2022. - Créditos: @Andriy Andriyenko

Durante tres días estuvieron bajo bombardeo, trataron de sobrevivir lo mejor que pudieron... no tenían comida ni horas de sueño, aguantaron tres días y no huyeron, a diferencia de sus oficiales al mando”, dijo Inna Popova, la esposa de un soldado, en un discurso grabado en vídeo por los familiares de los soldados, y publicado por Verstka.

Por favor, ayúdennos a rescatar a nuestros [hombres] movilizados y a sacarlos de la primera línea de defensa”, dijo Popova, añadiendo que su marido había sido movilizado el 12 de octubre y enviado a Ucrania poco después.

Los funcionarios rusos afirmaron en repetidas ocasiones que los nuevos reclutas, convocados en el marco de una impopular movilización iniciada por Putin para reponer su ejército tras varios reveses, se encargarían principalmente de controlar las zonas ya ocupadas y de apoyar la retaguardia, y no de servir como fuerza principal de avance.

Moscú se hizo con el control de la región de Luhansk al principio de la guerra, pero su dominio del territorio está amenazado después de que las tropas rusas sufrieran una derrota cerca de Kharkiv en septiembre y perdieran Lyman, en la zona de la que era responsable el coronel general Lapin, según los medios rusos.

Si Rusia pierde Svatove, las fuerzas ucranianas probablemente podrán avanzar más hacia Luhansk, recuperando gran parte del territorio que Putin pretendía anexionar y absorber a Rusia.

Esta fotografía tomada el 5 de noviembre de 2022 muestra edificios residenciales destruidos tras un bombardeo en las afueras de Kharkiv, en medio de la invasión rusa de Ucrania.
Esta fotografía tomada el 5 de noviembre de 2022 muestra edificios residenciales destruidos tras un bombardeo en las afueras de Kharkiv, en medio de la invasión rusa de Ucrania. - Créditos: @DIMITAR DILKOFF

Verstka, citando a miembros de su familia, informó de que los hombres movilizados en Voronezh acabaron en la línea del frente tras sólo unos días de entrenamiento, probablemente una decisión de sus comandantes destinada a cerrar las brechas en las líneas defensivas y a rotar a las tropas agotadas.

Dos militares de la región de Voronezh declararon a Verstka que desde el intenso bombardeo de la semana pasada sólo se han contabilizado unas pocas docenas de hombres de los más de 500 soldados de su unidad.

El canal de Telegram pro-Kremlin “War on Fakes”, que suele ser citado por el Ministerio de Defensa, desestimó las informaciones como falsas.

El gobernador de la región de Voronezh, Alexander Gusev, dijo el domingo que se había reunido con los familiares que grabaron el discurso en vídeo. El servicio de prensa de Gusev no desmintió las informaciones sobre las bajas masivas, y un medio de comunicación local eliminó una noticia que había calificado la información de falsa.

“La situación es bastante difícil en términos de encontrar objetividad, por lo que no asumimos la responsabilidad de hacer tales declaraciones y de discutir las cifras y los hechos”, dijo el servicio de prensa a los periodistas del pool local, según una captura de pantalla publicada por un periodista del pool.

Rusia ha enviado oficialmente un refuerzo de 50.000 hombres movilizados a Ucrania en las últimas semanas, con al menos otros 250.000 soldados aún en entrenamiento, dijo Putin el lunes durante una reunión del gobierno.

Tanto Rusia como las fuerzas ucranianas se están preparando para un invierno amargo que complicará prácticamente todos los aspectos de la guerra, desde la logística hasta la moral y la salud física de las tropas.

Para Ucrania, el frío que se avecina será cada vez más difícil de sobrellevar tras semanas de ataques rusos a la infraestructura energética del país.

En Kiev, la capital, el lunes transcurrió con relativa tranquilidad, sin sirenas de ataque aéreo ni daños causados por los misiles rusos, un cambio positivo para los residentes que se han acostumbrado a los ataques de los lunes por la mañana durante el último mes.

Pero los ataques han obligado a las autoridades a planificar apagones en la capital y en otras partes del país para aliviar la tensión en la red energética, y millones de personas en la capital y sus alrededores se quedaron sin electricidad durante la noche.