Alguna vez almacén, el Hotel Saratoga atendió a los ricos y famosos en la Habana Vieja

·2  min de lectura

Ubicado en la Habana Vieja, el Hotel Saratoga era frecuentado por celebridades internacionales y opulentos empresarios extranjeros que visitaban la isla. Su arquitectura neoclásica se destacaba en el Paseo del Prado, donde durante mucho tiempo fue uno de los puntos de referencia en la capital del país.

Pero el edificio de cinco pisos no siempre sirvió de destino para los extranjeros que visitan Cuba. Originalmente construido en 1880, el Saratoga fue primero almacen antes de ser convertido en hotel en los años treinta, y luego fue confiscado y convertido en edificio de apartamentos populares para luego ser abandonado por su abandonado deterioro.

Fue finalmente en el 2005 que el edificio fue renovado nuevamente para convertirse en un lujoso hotel de cinco estrellas en medio de los esfuerzos de la isla por atraer el turismo internacional.

Havana’s Saratoga Hotel in the 1930s.
Havana’s Saratoga Hotel in the 1930s.

Ese legado de más de 140 años parece haber llegado a un abrupto final el viernes por la mañana, luego que una violenta explosión destruyera gran parte del edificio, dejando un saldo de al menos 18 muertos y mas de 30 heridos.

Una fuga de gas parece haber sido la causa de la explosión masiva, según la Oficina Presidencial cubana. El hotel estaba cerrado en el momento de la explosión debido a la epidemia de COVID-19.

Con tarifas que a veces se acercaban a los $700 por noche, el hotel había estado atendiendo a los ricos y famosos que querían visitar la isla socialista del caribe, ofreciendo hasta 96 habitaciones y suites, y diversas amenidades de lujo. Y su oferta tuvo buena acogida entre algunas celebridades estadounidenses, siendo el hotel visitado por artistas como Beyonce, Jay Z y Madonna.

Construido inicialmente por el rico comerciante español Gregorio Palacios, el Saratoga fue inicialmente un edificio de tres pisos con la planta baja sirviendo como almacén de tabaco y el segundo piso como casa de huéspedes con 43 habitaciones y un comedor.

Con el correr de los años, el edificio cobró distinción y ya para la década de 1930 el Saratoga se había convertido en un recinto de moda, descrito en ocasiones como uno de los hoteles más importantes de La Habana gracias a su columnata, donde destacados músicos cubanos interpretaban música local.

Pero luego llegaron los turbulentos años sesenta, y el edificio dejó de ser hotel abruptamente poco después del triunfo de la revolución de Fidel Castro.

El gobierno revolucionario intervino y se hizo cargo del edificio y lo convirtió en un edificio de viviendas con múltiples subdivisiones. Con el paso del tiempo, terminó cayendo en mal estado hasta que finalmente fue abandonado.

Los intentos por colocar a Cuba nuevamente en el mapa del turismo mundial fue lo que terminó rescatando el edificio de las garras del olvido y tras una ardua renovación, el Saratoga volvió a abrir sus puertas a inicios del presente siglo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.