Allen recuerda el día que casi se incendia por Indiana Jones

·4  min de lectura

Mario P. Székely, corresponsal

LOS ÁNGELES, EU, junio 12 (EL UNIVERSAL).- Antes de abrir la boca en señal de admiración por las hazañas de Indiana Jones (Harrison Ford) en "Los cazadores del arca perdida" ("Raiders of the lost ark", 1981), ha llegado la oportunidad para aplaudir cómo Karen Allen y su personaje de Marion Ravenwood podían, con una sonrisa, salir de las pruebas épicas del filme de Steven Spielberg que este 12 de junio cumple cuatro décadas de haberse estrenado al ritmo de las fanfarrias de John Williams.

Impresa está en la memoria colectiva, la imagen de Marion cayendo en un pozo de serpientes, rebotando su baja espalda en una estatua egipcia del tamaño de un edificio de tres pisos y cayendo en los brazos de Indiana Jones, trayendo en ese entonces la nostalgia por los seriales del cine de los años 30. Ahora, voltear a ver a Ford con su sombrero estilo fedora, látigo en cintura y chamarra de cuero, como a Allen con su vestido blanco elegante y moño en la cadera, es mero material de añoranza fílmica.

"Ese vestido blanco me trajo algunos problemas, porque lo confeccionaron antes de darse cuenta el nivel de fuego que iba estar yo rodeada en las escenas, sobre todo en la cámara de las serpientes. Resultó que el vestido sí era altamente flamable y no le podían poner ningún protector, porque la tela era muy frágil. Así que me pusieron gente a cada lado —fuera de cámaras— literalmente con cobijas mojadas y extinguidores en mano, en caso que me incendiara. Debo también agregar que no creo que un moño gigante en la parte del trasero de alguien sea lo mejor de portar; pero ya sabes… ya se volvió en el vestido emblemático de Marion", comparte enseñando también su sonrisa distintiva a EL UNIVERSAL la actriz de ahora 69 años, sobre su filme que terminara ganando cinco premios Oscar.

Fue en 1980, que Allen de apenas 20 años fue invitada a audicionar por el productor George Lucas, quien ya tenía en sus manos la saga de "Star Wars" y que en 1977 le había propuesto a su mejor amigo, Spielberg, en vacaciones de Hawaii, que dejará atrás su sueño por dirigir una cinta de James Bond y mejor gestaran juntos a un nuevo aventurero.

Entrando la década, el argumento se escribió bajo la pluma de Philip Kaufman y Lawrence Kasdan, haciendo de Jones un personaje que lo mismo era un profesor de arqueología que un caza tumbas milenarias.

Mientras Lucasfilm LTD anunció este mismo arranque de junio la filmación de una quinta parte para Indiana Jones, bajo la dirección de James Mangold (Logan), a partir de ahora Los cazadores del arca perdida está lista para ser disfrutada en su versión digital 4k, restaurada y con sonido envolvente, que hará que las nuevas generaciones puedan también enterarse con una serie de videos extras, el cómo se filmó la cinta en tiempos donde aún no existía la tecnología digital.

"¡Aquí estamos 40 años después! Esto es increíble. En aquellos días, no estábamos acostumbrados a ver películas como Los cazadores del arca perdida. Tan atrevida y única. Y Marion también era un personaje atrevido y único para su tiempo. Ya que no había muchos papeles de mujeres independientes. Además, la película tiene en la silla de director a Spielberg, en su máxima expresión. ¿Qué más puedes pedir?", celebra Allen, quien fue invitada a regresar a ser Marion en "Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal" (2008).

Esta cinta, junto con "Indiana Jones y el templo de la perdición" (1984) e "Indiana Jones y la última cruzada" (1989), también recibieron la restauración 4K para el aniversario de los primeros balanceos de Indy, trayendo decenas de anécdotas, como la que el mismo Lucas cuenta, que el nombre de su héroe, era el de su querido perro Alaska Malamut.

"No había forma de no disfrutar la relación entre Indy y Marion. Me recordaba esta dinámica de amor y odio que actores como Spencer Tracy y Katharine Hepburn tenían, sumado a que mi personaje se supone se enamoró de Jones cuando ella tenía 16 años y está tremendamente enojada que se haya alejado de su vida. Claro que en el filme, se reencuentran y están en este juego de que él la quiere proteger y ella cree y sabe que se puede cuidar", describe Allen, sobre la película en la que, con gallardía y tacones, supo sortear para ahora ser parte de la historia del cine.