Allanaron la casa usurpada en Cariló y los ocupantes se retiraron

Darío Palavecino
·2  min de lectura
La casa fue allanada esta tarde
Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi

CARILÓ. La Justicia ordenó el allanamiento de la casa situada en Leñatero 565, denunciada por sus propietarios como usurpada al menos desde enero último, y los ocupantes se retiraron antes de la intervención de las fuerzas policiales.

Quedaron en el inmueble algunos vehículos menores como cuatriciclos y una moto, ropa de quienes estuvieron viviendo allí durante estos meses y una verdadera colección de vinos y otras bebidas alcohólicas, según confirmaron fuentes del caso a LA NACION.

Pero en la vivienda que había tenido cambios notables con estos habitantes ilegales, desde la pintura de la fachada hasta equipamiento del parque externo y un nuevo nombre de fantasía para la propiedad, también se advirtieron puertas adentro otros cambios en la decoración. Por ejemplo, grandes cuadros con las imágenes de Néstor Kirchner y Cristina Fernández sobre la chimenea del living.

Efectivos de la Policía de Pinamar y personal de la Secretaría de Seguridad del municipio, que intervino desde el principio en este caso, fueron parte de este allanamiento solicitado por el fiscal Eduardo Elizarraga y ordenado este mediodía por el juez David Mancinelli.

Viviana Villena, propietaria del inmueble, siguió el procedimiento desde la calle. Había advertido la presencia de ocupantes en enero de este año. Contó que presentó una denuncia pero el fiscal no modificó la situación. Los ocupantes en ese momento presentaron un contrato de locación que les permitió continuar hasta tanto se resolviera la cuestión de fondo.

Esta semana, apenas el gobierno provincial autorizó el desplazamiento por las rutas e ingreso a los distritos municipales, volvió a su casa que da fondo al Cariló Golf Club. Y allí se encontró con más de una decena de personas en el interior.

Presentó un escrito en el municipio, que dio intervención a la Secretaría de Seguridad municipal. Y además hizo una ampliación de denuncia ante la fiscalía de Elizarraga, ante quien ayer prestó declaración y presentó documentación que la certifican como titular del inmueble.

Con esos elementos el Ministerio Público pidió al Juzgado que autorice el allanamiento y desalojo, medida que se hizo efectiva esta tarde.