Alistan la primera marcha cannábica en Hidalgo

·2  min de lectura

PACHUCA, Hgo., noviembre 18 (EL UNIVERSAL).- Integrantes del Movimiento Cannabico Hidalguense alistan la primera marcha cannabica por las calles de la ciudad, el próximo fin de semana, para exigir una regulación que respete la orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de evitar la discriminación. Además, abrirán un espacio de consumo tolerado.

A través de redes sociales, Movimiento Cannábico convocó a los usuarios de cannabis a unirse a esta manifestación, ya que —aseveraron los organizadores— los senadores deben de trabajar en una regulación que respete los derechos humanos y deje de considerarlos ciudadanos de segunda.

Con la etiqueta #PrimeroLosDerechos, exigen que la regulación respete incluya cuatro puntos básicos para el respeto a los consumidores: cultivo libre, posesión libre, consumo compartido y trato digno.

Esta manifestación por los derechos de los usuarios se realizará el próximo domingo en la capital de Hidalgo y recorrerá las principales calles de la ciudad, para concluir en el jardín de los Hombres Ilustres. Ahí se abrirá el primer espacio de consumo tolerado en la entidad.

Se pidió a los participantes traer marihuana para consumo personal, mientras que se prohibió la venta. Además, por precaución ante la pandemia, cada participante deberá de llevar pipa y papel para enrolar.

También habrá talleres de cultivo y pláticas sobre el estatus de la regulación.

El Movimiento Cannábico Mexicano acusó que las comisiones unidas de Justicia, Salud y Estudios Legislativos no han acatado lo ordenado por la SCJN de eliminar cinco artículos de la Ley General de Salud al considerar que son violatorios a los derechos humanos de los consumidores.

Reprocharon al senador hidalguense Julio Menchaca, presidente de la Comisión de Justicia, que haya retirado el dictamen que ya había sido votado en lo general y presentara otro cuyo contenido se desconoce.

Señalaron que buscan el uso personal individual o compartido. Este es un tema de derechos humanos, algo que —señalan— los senadores no han entendido.