Si alguien necesita ayuda con la tarea o los derechos de vivienda de los latinos, esta asistente de profesor interviene

·4  min de lectura

BALTIMORE — Al intervenir para traducir entre propietarios e inquilinos, Kendra Summers vio que sus vecinos latinos necesitaban un defensor.

La asistente de profesor en la primaria Maree Garnett Farring de Brooklyn creó Casa Amable, un programa que enseña a los nuevos residentes de EEUU sobre los derechos de los inquilinos y el proceso de vivienda, independientemente de su estado legal.

En 2019, Summers recibió una beca comunitaria de 18 meses con el Open Society Institute, que brinda fondos a activistas y emprendedores sociales para abordar problemas como la equidad en la salud, el desarrollo de la juventud y la justicia penal en las comunidades desatendidas en Baltimore. El año pasado, Summers tuvo que cambiar de marcha y lanzar Casa Amable mientras ayudaba a su comunidad a hacer frente a la pandemia a través del alcance de vacunas, campañas de recolección de alimentos y garantizar que los estudiantes tuvieran acceso a internet para el aprendizaje a distancia.

“Íbamos a encontrarnos en persona y tenía espacios alquilados”, dijo sobre sus planes para la organización. "El cuidado infantil iba a estar allí, pero con la pandemia, fue más por teléfono y contacto de base".

Summers ha vivido en Brooklyn durante los últimos siete años. El verano pasado, inició un grupo de WhatsApp llamado Familias de Brooklyn para conectar a los vecinos con recursos como campañas de recolección de ropa y clínicas para las pruebas de COVID-19; ahora tiene más de 200 miembros. Summers también se convirtió en embajadora de latinx para generar confianza en la comunidad y aclarar la información errónea sobre el proceso de vacunación del Departamento de Salud de la ciudad de Baltimore.

“Lo más importante que me dio mi beca fue la capacidad de ser libre y acudir donde me necesitaban durante esta pandemia”, dijo Summers, quien continuó trabajando a tiempo parcial en la primaria Maree Garnett Farring. Sin la beca "no habría podido servir a la comunidad tanto como he podido".

Summers y sus colegas tardaron la primera mitad del año académico en llamar a todas las familias de la lista de la escuela. Una madre llamó a la puerta de Summers a las 7 pm porque necesitaba ayuda para acceder a internet y las tareas de su hijo.

“Muchos de nuestros residentes latinos tienen trabajos en los que entran antes de que salga el sol y regresan a casa cuando se pone el sol”, dijo Summers. "Es realmente gratificante establecer conexiones con las personas y simplemente obtener lo que se necesita hacer por ellos, porque desafortunadamente, una escuela no siempre puede adaptarse a su horario".

Summers realizó visitas domiciliarias a familias que estaban luchando con la inseguridad económica y no eran accesibles por teléfono.

"Realmente tuve que poner mi oído en el suelo y hablar con los residentes", dijo Summers. “Tuvimos algunos estudiantes que desaparecieron, a falta de un término mejor, y no sabíamos cómo conectarnos con ellos. Queríamos asegurarnos de que estuvieran bien".

Uno de los padres que visitó fue Elba Yanira Morales Merlos, quien tiene dos hijos, uno en segundo y el otro en quinto grado. Summers enseñó inglés como segundo idioma al hijo mayor de Merlos este año escolar.

“[Kendra] es una gran maestra y ha ayudado mucho a mis hijos”, dijo Morales. "Ella es amable y amigable y la persona perfecta para buscar ayuda. Había cosas que no entendía acerca de inscribir a mis hijos cuando me mudé aquí, y gracias a Dios, nos cruzamos".

Durante la pandemia, Summers organizó una colecta de alimentos durante 12 semanas que sirvió más de 6,000 comidas calientes en un complejo de apartamentos predominantemente latino en West Jeffrey Street. Summers colaboró ​​con Mera Kitchen Collective, World Central Kitchen y Greater Baybrook Alliance. En la colecta de alimentos, familias latinas en Brooklyn y Curtis Bay intercambiaron y donaron útiles escolares, mascarillas y artículos de tocador.

“Kendra es una líder natural”, dijo Meredith Chaiken, directora ejecutiva de Greater Baybrook Alliance, una organización sin fines de lucro centrada en el desarrollo equitativo y la reinversión en vecindarios como Brooklyn y Curtis Bay. “Ella está muy conectada y conectada a la comunidad. Ella se ofreció como voluntaria para nosotros en muchas capacidades, pero específicamente con la comunidad de inmigrantes. Ella ayuda con la traducción para que nuestras reuniones sean accesibles".

Summers es estadounidense de primera generación. Su madre emigró de Argentina hace 39 años. Summers comprende cómo el acceso a la información y la educación pueden elevar a una comunidad y espera expandir Casa Amable.

Actualmente, Summers tiene seis participantes inscritos en el programa. Y al asociarse con Greater Baybrook Alliance, dos participantes están solicitando recibir $50,000 para préstamos para renovación de viviendas y $20,500 para compras de viviendas nuevas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.