Alfredo Castro: En las elecciones de Chile está en juego una ideología perversa

·4  min de lectura

Ginebra, 23 nov (EFE).- El chileno Alfredo Castro, considerado uno de los mejores actores contemporáneos de Latinoamérica y voz del activismo social y político en su país, cree que en las segunda vuelta de las presidenciales en Chile -que se disputarán la izquierda y la extrema derecha- estará en juego "una ideología muy perversa y una forma de fascismo que se deben frenar".

Castro conoció los resultado de los comicios en Ginebra, donde ha asistido al Festival "Filmar", enfocado en el cine latinoamericano y en el que se le rinde homenaje con una retrospectiva de su abultada cartera de películas.

El intérprete ha recibido numerosos premios y el filme que protagoniza sobre el genocidio del pueblo originario selk'nam en Tierra de Fuego ha sido propuesto por la Academia de Cine de Chile para una nominación a los premios Oscar 2022, pero todos estos triunfos se eclipsan al constatar el avance de la ultraderecha en su país, representada por José Antonio Kast, que en menos de un mes disputará una segunda vuelta con Gabriel Boric, representante de la izquierda.

PREGUNTA: ¿Cuál es su reflexión sobre el resultado de la primera vuelta?

RESPUESTA: Estoy asombrado por este resultado después de que Chile votó por una Asamblea Constituyente que integra a los pueblos originarios, a las minorías sexuales, en fin una Constituyente muy diversa. No lo entiendo y tampoco tengo las competencias para analizarlo desde un punto de vista más sociológico que emocional.

P: Usted había advertido de la utilización del miedo como estrategia por parte de la extrema derecha ¿Esto podría explicar este resultado?

R: La extrema derecha ha hecho una campaña larga y de mucha provocación. Creo que esto es una estrategia internacional, no solo chilena, es algo que viene de Trump, de Bolsonaro, de Vox, que son movimientos que tienen un de funcionamiento internacional, pero vemos que han fracaso en todas partes. Trump ofreció casi lo mismo que Kast y terminó con el Capitolio tomado. No sé en que trampa ideológica cayó un sector de la población de Chile, pero claro que el miedo provoca estas cosas.

P: ¿Para la segunda vuelta, tiene esperanza en el electorado que no fue a votar?

R: Estoy asombrado de que la democracia cristiana no haya dado un apoyo inmediato al candidato Boric, que (Eduardo) Artés (Unión Patriótica) tampoco. Las diferencias programáticas del proyecto de (Yasna) Provoste y de Boric no eran tan radicales como para no tener un acto ético y político para evitar que la ultraderecha avanzara.

P: ¿Ve posible que la extrema derecha llegue al poder en Chile?

R: No lo sé, tengo temor en caso de que la democracia cristiana y Artés, la izquierda más radical, no sean capaces de un acto por Chile, por la humanidad, porque aquí no sólo está en juego un país, está en juego una ideología muy perversa que está influyendo en todo el mundo. No hay que ser ingenuo, esto no es un fenómeno chileno, sino mundial y todo el mundo debe estar muy alerta y no permitir que el fascismo avance.

P. En Europa, la noticia ha sido que la extrema derecha y la extrema izquierda se enfrentarán en la segunda vuelta ¿Será una elección de superlativos?

R: Tuve una entrevista con un periodista suizo que calificaba a Boric como de extrema izquierda y yo le hice ver que estaba completamente equivocado. Boric es de centroizquierda, un hombre joven, libertario y dialogante, en Chile que yo sepa no hay extrema izquierda. El programa de Boric no contiene ninguna imposición antidemocratica, así que me parece que afuera hay mala información.

P. ¿Cree que la pandemia marcará el cine de los próximos años?

R: Absolutamente. La humanidad cambió y tendremos que adecuarnos a esta nueva forma de vivir tanto en la vida cotidiana, como en el cine, el teatro y la creación artística en general. Creo que esto es un fuerte golpe para la humanidad, ojalá para bien.

P: Había esperanza de que la pandemia marcaría un cambio profundo, en la forma de consumir, que generaría más solidaridad y cuidado del medio ambiente, pero parece que no está siendo así.

R: Esta es la historia del capitalismo, que nació fracasado pero al que se inyectan recursos y sigue depredando Chile, Sudamérica o África. Por eso no entiendo que en Chile no vean que elegir a la extrema derecha es una vuelta al nazismo, a los valores más antidemocráticos que hay en la humanidad.

P. ¿Y cuál es el papel de la educación y la cultura en esto?

R: Son dos temas a los que la ultraderecha en Chile se ha opuesto y la dificultad que tuvo Michelle Bachelet para llevar adelante su reforma. Queda solamente el camino de la unidad del centro izquierda, del centro y de la izquierda, así como la lucha personal de cada sujeto por un cambio radical.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.