Alfaro apela a la responsabilidad individual para evitar contagios

GUADALAJARA, Jal., junio 11 (EL UNIVERSAL).- En la etapa más crítica de la pandemia de Covid-19, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, modificó su postura respecto a las medidas obligatorias de aislamiento social y apeló a la responsabilidad individual para evitar un escenario más complicado en la entidad, que el próximo lunes iniciará una especie de tercera versión de la Fase 0 de reactivación económica anunciada desde el 18 de mayo.

El mandatario indicó que durante la última semana se superaron los 200 casos diarios de contagios y más de 10 defunciones cada día; en los últimos 10 días se presentó la mitad de los 5 mil 244 casos registrados hasta ahora en el estado.

Alfaro insistió en que este incremento de casos no es producto de la estrategia de reactivación económica de su gobierno, sino de la irresponsabilidad de quienes relajaron las medidas de aislamiento desde hace tres semanas.

"El problema es que hay quienes pensaron que no pasaba nada, que se podía regresar a la vida como la conocimos antes de la pandemia y hoy estamos padeciendo las consecuencias", dijo.

Anunció que el próximo domingo se anunciarán las nuevas medidas de reactivación económica y dijo que responderán a lo mínimo necesario para aligerar la carga a los sectores más dañados económicamente y que corren el riesgo de cerrar permanentemente sus actividades.

"Hoy cada ciudadano tendrá que vigilar su comportamiento, ser consciente y hacerse responsable de su salud y la de sus familias, ese es el nuevo reto que enfrentamos como sociedad (...) Estamos en un punto donde la conciencia y las acciones individuales cobra la mayor relevancia; los ciudadanos deberán cuidarse a sí mismos y a su familia, no salir a la calle más que para lo estrictamente indispensable, usar cubrebocas, seguir todas las medidas de salubridad e higiene", señaló.

El gobernador indicó que ahora el gobierno se enfocará en reforzar su capacidad hospitalaria para tener más camas y una mayor atención médica; en la capacidad de hacer más pruebas y, en coordinación con los municipios, ampliar la capacidad funeraria para el correcto manejo de cadáveres por Covid-19.