Alexei Navalny, crítico del Kremlin, vuelve a régimen de aislamiento penitenciario: Twitter

·2  min de lectura
Imagen de archivo del líder opositor ruso encarcelado Alexei Navalny asistiendo a una vista judicial por videoconferencia

LONDRES, 30 ago (Reuters) - El político opositor ruso encarcelado Alexei Navalny dijo el martes que fue puesto en aislamiento por tercera vez este mes para castigarlo por su actividad política.

El más duro crítico del presidente Vladimir Putin dentro de Rusia está cumpliendo 11 años y medio en una colonia penal de alta seguridad tras ser condenado por violación de la libertad condicional, fraude y desacato al tribunal, cargos que, según él, fueron inventados para frustrar sus ambiciones políticas y sofocar la disidencia.

En una publicación en sus cuentas de Twitter e Instagram, cada una con millones de seguidores, Navalny escribió a través de sus abogados que había sido enviado a una celda de castigo durante siete días por presentarse de manera incorrecta.

"El hecho es que soy 'demasiado activo políticamente para un preso'", escribió. "El sindicato de presos que he creado es una fuente de gran irritación: 'No le hemos metido en la cárcel para que cree sindicatos aquí'".

Navalny dijo que la campaña de su Fundación Anticorrupción (ACF) -vedada en Rusia-, para que las sanciones internacionales se extiendan a más ricos y poderosos de Rusia, llevó a esas personas a exigir medidas para que él y la fundación "den un paso atrás".

El Servicio Penitenciario Federal no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Navalny reiteró su oposición a la guerra de Rusia en Ucrania.

"No estoy peor que muchos otros, no me caen bombas encima. Odio esta guerra, y yo y mis colegas del ACF estamos tratando de hacer algo para ponerle fin", dijo. "Presionar a la élite corrupta de Putin hasta dividirla es lo que necesitamos ahora".

La semana pasada, Navalny dijo que había recibido un castigo similar de cinco días por caminar brevemente sin las manos a la espalda.

El 15 de agosto, dijo que le habían metido en una celda de castigo durante tres días por no cerrarse el botón superior de su uniforme de la prisión, que según él era demasiado pequeño.

En su última publicación, dijo que la celda de castigo significaba estar sentado "en un taburete de hierro en una celda de 2x3 metros comiendo nada más que bazofia".

Navalny fue detenido el año pasado cuando regresó voluntariamente a Rusia desde Alemania, donde fue tratado por lo que las pruebas de laboratorio occidentales demostraron que fue un intento casi letal de envenenarlo en Siberia con una toxina nerviosa de la era soviética.

Rusia niega haber intentado matarlo.

(Reporte de Reuters; Editado en Español por Ricardo Figueroa)