Alexandra Beffer no para con su altruismo

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 6 (EL UNIVERSAL).- El año pasado Alexandra Beffer recibió la noticia de que no volvería a ver.

Luego de 34 operaciones un médico le confesó que su recuperación era imposible pues su nervio óptico está dañado en un 70% y su retina fragmentada.

La noticia la deprimió tanto que intentó suicidarse. Encontró apoyo además de en su hijo Alex, en una escuela de ciegos a la que él la llevó.

Durante 30 años de trayectoria radiofónica Beffer participó en distintas labores altruistas, por lo que al recuperarse de la depresión, y aceptar su nueva condición, decidió apoyar desde su trinchera a otras personas que como ella, merecen ser respetados.

"Lo que me ayudó fue la rehabilitación que recibí, mi hijo me apoyó después de mi intento de suicidio; ojalá que mi historia de vida sirva a alguien, no porque yo sea un ejemplo a seguir, sino porque no es fácil afrontar la discapacidad, yo estuve ocho años tratando con ello", contó Beffer en entrevista.

A través de sus redes sociales ha creado proyectos como "La hora del té con la Beffer", "De corazón a corazón", donde con entrevistas y charlas brinda entretenimiento a las personas en confinamiento y "Mujeres en acción", con el que, de la mano de varios expertos luchan contra la violencia de género.

"Estamos verdaderamente consternadas con toda esta situación que parece que va de mal en peor, la mujer está siendo violentada, maltratada y asesinada. Este foro se abre para brindar apoyo a las mujeres en todos los aspectos, ya que vengo con un equipo de abogados, médicos y psicólogos para que las mujeres que recurren a mí obtengan apoyo", contó en entrevista.

La actriz que destacó por su participación en programas clásicos como "Las solteras del 2" tuvo que recurrir al autoempleo luego de sufrir discriminación laboral.

Hoy con su empresa Beffer Producciones realiza sus propios proyectos.

Las ganancias que se recaudan las dona a la institución Vemos con el corazón, que ayuda a niños ciegos de escasos recursos.

Ya ha logrado donar dos operaciones de catarata.

"No está siendo fácil porque entiendo que vengo con un género diferente, pero las redes también tienen su encanto… la idea es apoyar a los niños para que en su vida futura puedan ser autosuficientes y se quite ese estigma de que si eres una persona con discapacidad tienes que estar pidiendo limosna".

La explicación médica que la también conductora recibió ante su padecimiento fue que las células endoteliales de sus ojos no se desarrollaron bien al nacer, pues fue una bebé prematura. Ahora asegura que tras 22 talleres en la escuela para ciegos y mucha práctica y optimismo ha aprendido a hacer todo por sí misma.

"Mis ojitos ya no pueden ver pero mi mente está al cien por ciento, ya no escribo pero visualizo mis proyectos, mis temas y vivo con el mismo empeño y compromiso para mi público", dijo.

"Entendí que a pesar de mi condición puedo seguir ayudando a las personas".